¿Cómo se explora el espacio?

Compartir

Ahora platicaremos acerca de la exploración espacial, y nos sirve de guía la divulgadora invitada Daniela Flores.

En la antigüedad, explorar el espacio parecía algo que solo se puede lograr en una novela, como las que escribía Julio Verne, y mas tarde solo en una película de ciencia ficción como Star Wars o Star Trek. Pero quisiera decirles que esta idea, que puede sonar tan descabellada es para muchos la oportunidad para desarrollar tecnología, y así poder generar más conocimiento que pueda contestar a preguntas tales como: ¿qué es lo que hay en el espacio además de nuestro planeta?, ¿de qué está hecho un asteroide? o ¿cómo se ve nuestro planeta desde Marte?

En el siglo XIX (¡Sí, en el siglo XIX!), se pensó en ralizar viajes espaciales, solo que había que resolver un problema muy importante: ¿con qué se podía llegar al espacio?, es decir, un automóvil hace viajes terrestres, un barco lo hace en el mar, pero aún no se creaba algo que volara. En esta época también le surgió esta inquietud a Julio Verne, por lo que diseñó una máquina que podría ayudar a llegar al espacio, aunque no se llegó a materializar. Sin embargo esto cambió pronto, ya que el avión que realizó el primer vuelo lo hizo en 1903. Este artefacto parecía como una oportunidad de comenzar la carrera espacial, y aunque fue un invento asombroso ¿podría ayudar a cumplir el objetivo de llegar al espacio? La respuesta es: no.

Los artefactos que usamos en la Tierra funcionan tal como lo hacen gracias a las condiciones que nos brinda nuestro planeta y algo muy importante que tenemos es el aire: en el espacio no está presente este compuesto, por esta razón el avión no funcionaría ahí.

Nuevamente la travesía al espacio quedó suspendida, aunque no por mucho tiempo pues en 1926 por fin se pudo resolver esta problemática. El Ingeniero Robert H. Goddard (1882-1945) también soñó con vuelos espaciales y en este año diseñó, construyó y voló el primer cohete de combustible líquido. Gracias a esto es considerado el padre de la cohetería moderna.

Así fue como se resolvió la parte de salir al espacio solo que aún faltaba algo: el cohete saldría del planeta pero ¿quién nos mandaría los datos que recabara?

Mandar al hombre al espacio aún era precipitado y muy peligroso, de manera que se propuso la idea de construir un objeto que por lo pronto solo girara alrededor de la Tierra. El primero en resolver este desafío de enviar respuesta desde el espacio fue el Sputnik 1, palabra en ruso para satélite. Enviado al espacio por la Unión Soviética el 4 de octubre de 1957. La temática de la Noche de las Estrellas del 2017 fue precisamente la exploración espacial, y en el cartel de nuestra universidad se conmemoraba al Sputnik 1.

Este satélite era capaz de mandar señales de radio (como las que emite tu estación favorita) a la Tierra: emitía un pulso de frecuencias en forma de audio que se escuchaba como un “bip bip”. Un dato curioso es que se podía escuchar en las emisoras de todo el mundo, y aunque no tenía un significado en específico muchos intentaron descifrarlo.

¡Por fin! El hombre había logrado lo que había ansiado por tantos años, después del éxito con el Sputnik 1, le siguieron el Sputnik 2 que llevaba dentro a la famosa perra Laika y por su parte Estados Unidos logró poner en órbita el 31 de enero de 1958 al Explorer 1.

La lista de satélites lanzados es muy larga, y una vez que se adquirió más experiencia en este tema, se comenzó a aprovechar la información que se puede obtener de un satélite en distintas áreas como estas:

  • Sistemas de Comunicaciones: Se transmiten datos digitales e imágenes de televisión y telefonía.
  • Meteorología: Se reciben datos sobre la temperatura del planeta y la formación de nubes.
  • Recursos Terrestres: Datos con los que se pueden formar imágenes que proporcionan información sobre características del suelo, cantidades de hielo y agua en los mares.
  • Sistema de Posicionamiento Global (GPS por sus siglas en inglés): Nos ayuda a conocer la posición de un objeto las 24 horas del día en cualquier lugar del mundo. Hoy en día este sistema se emplea en los teléfonos celulares y hasta en algunos automóviles.

¿Existen robots que exploran el espacio?

Aunque los satélites son una gran herramienta para explorar el espacio, no es el único artefacto que han inventado para esta tarea: también se desarrollaron las sondas espaciales.

Una sonda, al igual que un satélite, es puesta en órbita mediante un transbordador espacial o un cohete, la diferencia radica en que el objetivo principal de un satélite es orbitar un astro (planeta, asteroide, satélite natural, etc.). En cambio una sonda espacial es un dispositivo que se envía al espacio con el fin de estudiar estos astros, por el momento dentro de nuestro sistema solar.

Ambos son vehículos espaciales no tripulados aunque al principio de esta carrera espacial se han intentado viajes con animales y personas. Por fortuna se dieron cuenta de que no se había desarrollado la suficiente tecnología (métodos y artefactos) para mantenerlos con vida y se decidió continuar sin tripulación.

Las sondas espaciales están más relacionadas con la Robótica pues están equipados con instrumentos para poder analizar el astro al que se dirigen. Por ejemplo, cuando aterrizan toman muestras y las someten a pruebas para saber la composición del objeto al que visitan.

Actualmente se siguen desarrollando proyectos en dónde la herramienta fundamental es un satélite o una sonda espacial.

Una misión importante finalizó en septiembre del 2016: Rosetta (un satélite) iba acompañado de un módulo de descenso llamado Philae (una sonda).Esta pareja perfecta de satélite y sonda debían alcanzar la órbita del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, para estudiar su composición: se cree que este cometa nació en el momento del Big Bang. (Imagen de Pictoline)

¡Lo encontró! Después de años sin saber de él, la sonda Rosetta encontró a su amigo Philae. Esta es la historia.

Te invito a conocer más detalladamente su historia a través de la página de Facebook y de la serie que se encuentra en el canal de YouTube que creó la ESA, Agencia Espacial Europea por sus siglas en inglés:

Otra misión que recientemente también llegó a su fin fue la de Cassini, la cual tenía como misión sumergirse en la atmósfera de Saturno. En esta imagen puedes conocer un poco de su historia.(Imagen dePictoline)

Hoy, la misión de Cassini en Saturno terminó 🚀 ✨Gracias por todo, explorador 😢

Para finalizar, los beneficios que se obtienen por desarrollar satélites no solo son para la ciencia. Se puede mencionar que el área de las comunicaciones se revolucionó, también hubo mejoras en productos como los pañales desechables, ya que se logró una mejor absorción, así como el surgimiento de alimentos deshidratados, auxiliares auditivos, gafas de Sol, entre muchas más, sin contar la cantidad de información que aún espera a ser analizada.

Bibliografía:

https://www.nasa.gov/centers/goddard/about/history/dr_goddard.html

https://www.nasa.gov/mission_pages/cassini/spacecraft/index.html

http://www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/38/exploracion-espacial

*********************************

Daniela Ingrid Flores Islas

Estudiante de Ingeniería Mecatrónica en la BUAP, amante de la ciencia y tecnología, apasionada por la literatura y danza, también fanática de la ciencia ficción y cómics.

Comprometida con mejorar su entorno mediante la divulgación científica.

*********************************

Esta entrada es el resultado del taller Escribir para divulgar donde hemos empezado a desarrollar habilidades de escritura para compartir eso que sabemos o que nos gusta acerca de la ciencia y la tecnología.

Sigue otros textos e imágenes en las redes sociales con el hashtag #EscribirParaDivulgar

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment