6 series para maratonear antes de que acabe febrero.

Compartir

Se acerca un descanso y, como todo buen científico o ingeniero, ya lo estas planeando. Aquí te recomiendo algunas series dignas de maratón y te digo porque verlas. Muchas veces nos vemos viejos cuando mencionamos lo que antes pasaba. Por ejemplo, cuando era niño podía jugar en la calle sin miedo a que me robaran o me pasara algo. Pero esto es mentira puesto que siempre han existido abusos y crímenes de todo tipo. Ya nos lo había advertido el buen doctor Anibal Lecter que no debes confiar puesto que el peligro viene de alguien cercano a ti.

Y ya entrados en esta idea me acordé de Erased, una serie de Netflix que se basa en un anime de igual nombre acerca de un asesino de niños. Aunque al principio parece de ciencia ficción porque hay un viaje en el tiempo, en realidad creo que es más una apología a aquello que no debe perderse: la amistad, el trabajo en equipo, el resolver las cosas con el ingenio y usar la tecnología adecuadamente, el vivir como niño. Es una serie que, a pesar de tener de fondo el intento de atrapar a un muy inteligente asesino serial de niños, te hace sentir empatía por sus personajes, la ternura del primer amor y el enojo por los abusos. Y sólo tiene 12 episodios.

Si aumentamos un poco la edad de los personajes debemos mencionar a Merlí, una serie de una televisora española que nos muestra a un profesor de filosofía nada convencional.  Si bien te pudiera parecer un personaje al que todo le vale, en realidad es una postura que tiene ante la vida y que mantiene coherentemente al seducir a la compañera de trabajo o a la mamá de alguno de sus alumnos. Sin embargo, la serie no vale solo por las relaciones humanas, muchas de ellas amorosas, y por los problemas de los adolescentes, que en cualquier otra serie juvenil se tratarán con más dramatismo, sino por cómo los temas del curso de filosofía que Merlí está impartiendo a los muchachos afecta la vida y las actividades de los mismos y les permite a todos tomar ciertas decisiones.

Tres temporadas con un total de 40 capítulos (todos en Netflix) nos dan todo este panorama de la filosofía aplicada al mundo moderno.

Si eres fan de Philip K. Dick y te gusta pensar como sería ver dentro de la mente de otro, o simplemente te gustan los comics y quieres ver algo alucinante te recomiendo Legion: una serie de FX (8 episodios) basada en un mutante de Marvel muy poderoso con la conciencia fragmentada y poderes psionicos.  La historia es sencilla pero alucinante y no siempre estás seguro de estar dentro o fuera de la mente del personaje. La producción, el diseño del vestuario, al ambiente hacen una delicia de esta serie que te hace reflexionar acerca de que es la realidad. Oh, si, hay una historia de amor. La historia de amor.

Otra joya tanto para tus sentidos como para el intelecto es Altered Carbon de Netflix. “Tú no eres tu cuerpo”, una de las frases iniciales que te pone en alerta pues te avisa que no va a ser una historia sencilla. Otra vez una historia que bien pudiera ser de P. K. Dick, pero que se basa en un libro de Richard K. Morgan.  La premisa es que la conciencia se puede registrar de manera automática en una memoria (llamada pila en la serie), que se puede injertar en otro cuerpo, dando así la posibilidad de seguir una vida muy larga. Pero esto no es para todos, como siempre, y sólo los ricos y poderosos, los mats (por Matusalem), pueden pagar cuerpos de buena calidad, y la historia empieza cuando un supersoldado es integrado a un nuevo cuerpo para descifrar una muerte muy extraña. No es tanta la línea detectivesca como la muestra de este mundo del futuro, distópico y con tintes de novela negra, que nos permite preguntarnos porqué es necesario que la gente muera. Digna de mención es la participación de Martha Higareda a quien solo ubicaba por Amar te duele y otras películas de comedia o romance mexicanas, pero que aquí aporta no solo la belleza coprotagonista, sino la fuerza de un personaje cuya cultura mexicana no solo se nota en el físico sino también en el lenguaje y las costumbres. Dios de ellas, el tener a la familia tan cerca y ser católico, es crucial en la trama. Y no te preocupes, no sabrás quien el asesino hasta el final, aunque no forzosamente en el episodio décimo, que es el último.

Hablando en serio, la divulgación científica, que ahora tiene el nombre oficial de Comunicación Pública de la Ciencia y la Tecnología, tiene como uno de sus fines explicar los procesos de la ciencia. ¿Pero qué tal si tienes la oportunidad de ver no solo el proceso sino el nacimiento de una disciplina?  Aquí aprovechamos para recomendar dos series de Netflix que nos permiten ser testigos de este proceso.

Con Mindhunter (10 episodios) tenemos la posibilidad de entender cómo nacen los perfiladores del FBI. Está basada en el libro Mind Hunter: Inside FBI’s Elite Serial Crime Unit de Mark Olshaker y John E. Douglas, en el que se basa uno de los personajes de la serie.

Formará parte de la criminología:

La criminología es una disciplina empírica trans y multidisciplinaria que tiene como objeto de estudio al criminal, con relación al crimen mismo, sin dejar de lado del todo a la víctima, la cual será en todo caso objeto total de estudio de la victimología, con el objetivo de entender al criminal y las distintas motivaciones que lo llevaron a cometer determinados crímenes.

Y lo que los personajes hacen es entrevistar a distintos asesinos para saber que los motiva y en la búsqueda de estrategias para prevenir delitos.

Según la serie acuñan el término de asesino serial y empiezan a reconocer ciertas características que muestran estos asesinos y que después se vuelven clave para hallarlos. Una muestra de este tipo de análisis lo hace precisamente Anibal Lecter en el Silencio de los Inocentes.

Por otro lado, en Manhunt: Unabomber, vemos ya a los perfiladores como un tipo de investigador ya reconocido, pero que habrá de investigar una estrategia, basada en la forma en como el Unabomber escribe sus cartas y su manifiesto, para poder atraparlo. Ese es el proceso que mencionamos arriba, este trabajo arduo de ir uniendo piezas para tratar de explicar y pronosticar forman parte del trabajo de la ciencia, pero pocas veces los medios se dan el tiempo para mostrarlo.

Ya me tocó vivir esta historia, e inclusive leer este manifiesto en los periódicos de México, por lo que me parece una historia muy cercana en el tiempo.

Tampoco es una serie fácil de ver, sobre todo cuando te das cuenta del horror que sufren las personas por las bombas. Pero más terrible aún es que de repente empieces a sentir que de cierto modo el manifiesto tiene algo de verdad.

Espero que te animes a ver estas series y te gusten. Si te has dado cuenta varias están basadas en un libro, lo cual es un argumento que damos en el taller Escribir para divulgar: antes que un video, una canción, hay un texto.  ¿Tú te animas a escribir?

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment