5 discos para viajar al 2013

Compartir

En los días pasados tuve una pequeña conversación con un amigo, sobre la música que escuchábamos cuando morros. En esa plática entro a la discusión el ‘AM’, de Arctic Monkeys. Ambos concordamos en que es un extraordinario álbum y que fue con el que muchos (aunque lo nieguen, ¡Sí tu niñ@ indie, únic@ y detergente te hablo a tí!), conocimos a los liderados por Alex Turner. Seguimos charlando de los buenos discos que salieron, en el lejano (pero cercano) 2013. Nos dimos cuenta de que se repitió ese fenómeno con otras bandas, para los dos. Conocimos a Arcade Fire, por Reflektor, y a Daft Punk (fuera de Harder Better Faster Stronger), por Random Access Memories. Además de ello, comentamos sobre los del 2008, pero eso lo dejaré para otro artículo.

Es entonces que, durante estos últimos días, me dí a la tarea de descargar varios de los discos que destacaron en el 2013. Con canciones como Get Lucky, Do I Wanna Know? (sí, ya sé, que poser suena eso) o Instant Crush, rememoré aquella época en la que, (no como ahora) me bastaba con tener en mi reproductor un par de canciones de una agrupación, para sentirme como todo un adolescente. Sin más preámbulo, traigo con ustedes 5 discos que nos harán reencontrarnos con aquellos morros de secundaria (nosotros), que gustaban de pasarla ingenuamente bien, mientras América se coronaba ante Cruz Azul de manera dramática; Lobos BUAP llegaba a su primera final de Ascenso; se aprobaban reformas en el Senado, a más no poder; explotaba una bomba en el maratón de Boston; y partían de este mundo Nelson Mandela, Hugo Chávez, Margaret Thatcher y Paul Walker.

Trouble Will Find Me – The National

Es la primera vez que me pongo a hablar en este espacio, sobre este grupo de amigos de Cincinnati, Ohio. Vaya Melancolía que genera escuchar a The National. Al 2013 ya llegaban como una de las gigantes del folk independiente, con 5 discos en su carrera. Sin embargo, fue con Trouble Will Find Me que Matt Berninger explotó todas las facultades de su banda, para dar un salto gigante y convertirse en una banda de alcance comercial a nivel internacional. Sin perder su estilo, se aventaron temazos como This Is The Last Time, Don’t Swallow the Cap y, su más grande éxito, I Need My Girl.

Un túnel de tintes grises y azules, con 13 paradas para sentarte y dejar que el tren de las lágrimas llegue.

Reflektor – Arcade Fire

Arcade Fire navegó durante una década en lo más escuchado del mundo underground/independiente. Y como no, si sus tres primeros discos son una delicia. Los apadrinados por David Bowie, decidieron cambiar la ruta para el 2013. Dejaron atrás su depresión post-adolescente de indie rock, y se decantaron por el chamber pop y la música dance. Pegadisos coros como el de la canción que le da nombre al álbum (It’s just a reflektor, Will I see you in the other side?), estrambóticos beats y algunos toque gospel. Afterlife, Do We Exist y Awful Sound, son las que destacan sobre el resto.

Un  destellante mundo lleno de espejos, en el que las reflexiones de luz vienen del pasado.

Modern Vampires of The City – Vampire Weekend

Ahora toca hablar de un cuarteto de Brooklyn, que logró armarse un estilo atemporal. Es interesante como Vampire Weekend transformó su sonido en un pop que recuerda a toda época y al mismo tiempo, a ninguna en concreto. Por el nombre y el inicio, podríamos creer que Modern Vampires of The City fue un álbum inocente y tierno. Pero no señores, Ezra Koening, Rostam Batmanglij, Chris Baio y Chris Tomson se armaron un virtuoso material. Es probable que esta banda, en México, sea vista como una de esas agrupaciones que TODOS los adolescentes hemos escuchado, pero pocos la topan. Pero basta con escuchar Step, Unbelievers y Diane Young, para caer rendidos y querer reproducir más de los estadounidenses.

Un tranvía por la ciudad, para celebrar a la vida sin tapujos.

Random Access Memories – Daft Punk

Empezaré diciendo, no, esta no es la lista de los mejores discos del año, mas bien (como se habrán dado cuenta) de los más representativos.

No hay canción que mejor identifique al 2013, que Get Lucky. Este tema fue con el que anunciaron su regreso Guy-Manuel de Homem-Christo y Thomas Bangalter, tras varios años de ausencia (si no tomamos en cuenta, el soundtrack de Tron Legacy).  Con Pharrell Williams como voz principal de la canción y Nile Rodgers como el guitarrista, los franceses se armaron un sencillo pegadizo, bailable, vibrante, lleno de glamour en forma de funk y beats disco. Con Random Access Memories Daft Punk dejó atrás su visión futurista y se arraigo más en la línea de lo humano. Todo el álbum está lleno de hits en potencia: Instant Crush, Loose Yourself to Dance, Doin’ it Right, Give Life Back To Music (Aprovecho para hacer un paréntesis y decir que, en mi opinión, esta es la mejor interpretación de una canción, en la carrera de Julian Casablancas), etc. Un compendio alegre, que sin complejos se vuelve enteramente disfrutable.

Además, volver a reproducirlo te traerá recuerdos de las kermesses de tu secundaria/prepa, en las que Get Lucky sonaba una y otra vez.

AM – Arctic Monkeys

Es inevitable querer reproducir una y otra vez el AM, de Arctic Monkeys. Este compendio de Alex Turner, Jamie Cook, Nick O’Malley y Matt Helders, les trajo la fama mundial y no es para menos. Desde Do I Wanna Know?, hasta I Wanna Be Yours, el álbum se mantiene como una pulcra joya. Crudo, grisáceo y flotando entre el stoner rock y el blues rock, se alza como el disco imperdible del lustro. Probablemente el último gran éxito comercial/críticas del rcok.

Son 13 himnos que llevaron a Arctic Monkeys a lo más alto… (además de la escena) de tu repisa para convertirte automáticamente en un chico indie.

 

Espero te haya gustado este compendio. Si crees que faltó uno, déjalo aquí abajo en los comentarios. Tu opinión es muy importante para mí. Un placer platicar de música contigo; ahora, con tu permiso, voy a recordar cuando lloré (internamente) con Instant Crush, porque una chica me bateó en la secundaria (igual que ustedes y muchos más lo hicieron, no lo nieguen).

 

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment