Tlalocan: el paraíso de Tláloc.

Compartir

La vida en el más allá siempre ha sido un papel importante para muchas culturas del mundo y no era la excepción para los mexicas. Dependiendo de la condición de su muerte, existían ciertos lugares. Uno de los más enigmáticos y misteriosos es el paraíso de Tláloc y se muestra a continuación:

Al Tlalocan, terreno nebuloso, repleto de follaje, fecundo, iban todos los seres ahogados, “tocados” por un rayo o por padecimientos como la hidropesía(1), gota(2), buba(3), sarna, lepra, es decir, todos  los malestares y situaciones que guardaban estrecha relación con el agua. Aquí, Tláloc, divinidad conectada con la lluvia, los relámpagos, junto con los Tlaloques(4), los asistentes del dios, esperaban a todos los ya fallecidos para colmarlos de regocijos; además, las flores, los árboles llenos de fruta, las mazorcas, los frijoles verdes en vaina, las calabazas, los chiles verdes, ramas de bledos o amaranto, tomates rebosaban y nunca faltaban.

Aquella zona gloriosa se hace presente en el mural de Tepantitla(5), situado al noroeste de Teotihuacan, próximo a la colosal Pirámide del Sol. El área fue habitable y la mística pared, con cierta probabilidad, se elaboró el año 450 d.C. Sirvió como una especie de alegoría para comprender lo que sucedería al término de la vida (tomando en cuenta los motivos anteriormente mencionados).

En la maravillosa escena, en lo alto, distinguimos a un personaje que se asemeja a Tláloc(6). El individuo posee un tipo de penacho del cual surge el aspecto de un ave y plumaje verde; asimismo, está sentado sobre lo que parece un cerro. Presuntamente, allí, los granos eran resguardados, especialmente por los Tlaloques (a un lado del ídolo). Las manos del ente, libres, brindan presentes a la tierra. Arriba de la deidad, un árbol, posiblemente el Tamoanchan(7), repleto de ramas, emerge.

Prosiguiendo, abajo, alusivamente al espacio terrenal, diversos sujetos aparecen, excepcionalmente, ejecutando variados trabajos, acciones. Algunos realizan labores agrícolas, otros danzan, se divierten, persiguen mariposas, se duchan, juguetean, se enfrentan en el extraordinario y ritual juego de pelota… En fin, un sinnúmero de faenas.

Disponemos del curioso ejemplo de lo que aparenta ser un dentista. El personaje señalado está enfrascado en su trabajo y lo concreta con la ayuda de un utensilio. Su piel tiene un tono naranja. En lo alto del mismo, un tocado se percibe, por una parte, como singularidad de su estatus social o como indicativo religioso.  El otro hombre, con las piernas dobladas, aguarda con paciencia el proceso dental. Una de sus manos se encuentra levemente despegada del piso, mientras que la izquierda se apoya en el brazo del especialista. Él porta un maxtlatl, en otros términos, un braguero; por lo antepuesto, se puede inferir que pertenece a una clase social baja.

El Tlalocan de Tepantitla oculta diversos misterios que no han sido resueltos. Cada centímetro es una incógnita, un sinfín de preguntas, no obstante, nos queda el consuelo que con el pasar del tiempo se logre resolver. Lo que sí es un hecho es que cada conjetura, cada respuesta, nos acerca un poco más a lo que fue en su momento la magnánima sociedad teotihuacana.


(1) Hidropesía: Es la retención de fluidos en alguna parte del cuerpo.

(2) Gota: La acumulación, en las articulaciones, de cristales de ácido úrico. Lo anterior da como resultado una inflamación, enrojecimiento y malestar en las mismas.

(3) Buba: Llagas con un aspecto de frambuesa que dañan al cartílago, huesos y piel.

(4) Los Tlaloques moraban en los 4 rumbos de este mundo. Ellos recorrían el mundo y originaban la lluvia.

(5) Tepantitla: Sitio de muros o paredones altos.

(6) En el artículo titulado “La Diosa de Tepantitla: Una nueva interpretación”, se analizan a profundidad los rasgos y características del importantísimo muro, también, se argumenta que la divinidad podría tratarse de una deidad femenina, probablemente, la diosa del agua teotihuacana.

(7) Tamoanchan: En palabras de López Austin: “Lugar de la creación”. Es donde Quetzalcóatl trasladó el maíz para que fuera molido por los dioses y, finalmente, colocado en las bocas de hombres y mujeres. Ahí Oxomoco, Cipactónal (ideales femenino y masculino; expertos en los augurios) y los demás restauraron el calendario. Igualmente, allá, Tepoztecatl y sus acompañantes hallaron el pulque.

Referencias

Carlín, L. (2016). Arte y sociedad en Teotihuacan: El “Tlalocan”, mural de Tepantitla. Recuperado de: http://zonafranca.mx/arte-sociedad-teotihuacan-tlalocan-mural-tepantitla/

De la Rosa, R. (s.f.) Tlaloques: ayudantes de Tláloc. Recuperado de: http://www.codigoradio.cultura.df.gob.mx/index.php/el-lugar-de-nuestro-origen/1079-tlaloques-ayudantes-de-tlaloc

Diccionario de la lengua española. (2017). Gota. Recuperado de: http://dle.rae.es/?id=JN4MHke

Diccionario de la lengua española. (2017). Hidropesía. Recuperado de: http://dle.rae.es/?id=KLR4SI6

Gonzáles, A. (2006). Leyendas del agua en México. Recuperado de: https://www.imta.gob.mx/biblioteca/libros/leyendas-agua-mexico.pdf

Haase, C. (2013). La muerte y los mexicas. Recuperado de: http://www.tanatologia-amtac.com/descargas/tesinas/103%20La%20muerte.pdf

Henning, P., González, P., Plancarte, F. & Robelo, C. (s.f.). Tamoanchan. Recuperado de: http://www.mna.inah.gob.mx/documentos/323.pdf

Hernández, T. (2017). ¿A dónde van los muertos?. Recuperado de: http://www.eluniversal.com.mx/nacion/sociedad/donde-van-los-muertos

INAH. (2008). Ruta mural en Teotihuacán. Recuperado de: http://www.inah.gob.mx/es/boletines/920-ruta-mural-en-teotihuacan

López, L. (2011). Tlalocan: Paraíso Teotihuacano. Recuperado de: http://larisalo.blogspot.mx/2011/10/tlalocan-paraiso.html

Paulinyi, Z. (2007). La Diosa de Tepantitla en Teotihuacan: una nueva interpretación. Recuperado de: http://www.redalyc.org/pdf/351/35112370010.pdf

Trejo, S. (2003). Tlalocan, “Recinto de Tláloc”. Recuperado de: http://arqueologiamexicana.mx/mexico-antiguo/tlalocan-recinto-de-tlaloc

Ugalde, F. (2015). Tepantitla, Teotihuacán. Representación odontológica. Recuperado de: http://www.medigraphic.com/pdfs/adm/od-2015/od153j.pdf

Vacas, M. (2017). Pian. Recuperado de: https://www.webconsultas.com/salud-al-dia/pian/pian-13761

Villarreal, G. (2012). Cultura Teotihuacana. Recuperado de: https://www.uaeh.edu.mx/docencia/P_Presentaciones/prepa3/cultura_tehotihuacana.pdf

Be first to comment