#Recomendación ‘Musas’ – Natalia Laforucade

Compartir

El año pasado, mientras platicábamos sobre el nuevo álbum de Caloncho, mencionamos a varios artistas que han obrado arduosamente en la escena nacional, para beber del cáliz del éxito comercial. Una de las cabecillas de la lista es Natalia Lafourcade. La compositora e intérprete chilanga comenzó su carrera en el lejano 2002, con un debut homónimo. De aquel compendio la canción que más se le recuerda es En el 2000. Previamente había participado con una banda llamada Twist (1998). A pesar de un buen recibimiento de la crítica, para su siguiente material de estudio se decantó por presentarlo en formato de banda, a la que llamó Natalia y La Fourquetina. En la primera década del presente siglo, traería dos materiales más con más aclamaciones de la prensa. Ya en el 2012 un homenaje a Agustín Lara. Años asombrándose con la grandeza del folclor y homenajeándolo de virtuosa manera, le valieron para llegar a lo más alto de la música latinoamericana, en el 2014 con el éxito, en todos los sentidos, Hasta la raíz.

El pico más alto le llegó en época de madurez. Para el pasado 2017 pudo colgarse de esa fórmula ganadora y seguir cosechando fans de escucha fácil. Sin embargo, esa no es Natalia. La capitalina optó por continuar su transformación. Es en mayo que, tras un par de adelantos, conocimos Musas. En este nuevo compendio se apoyó de Los Macorinos, un dúo de guitarristas que formó Chavela Vargas para tocar con ella del 2004 hasta el fin de sus días. Demostrando el orgullo por sus orígenes, Lafourcade trae a la vida a grandes vernáculos como Violeta Parra, Simón Díaz y, de nueva cuenta, Agustín Lara.

Tu Sí Sabes Quererme es la introducción engañosa para sus que sus recurrentes escuchas se trasladen de su pasado álbum, al nuevo. Una excelsa balada pop, con arreglos de guitarra, contrabajo y las jaranas, en la que una diestra voz nos relata la belleza del enamoramiento, destacando la pureza de sus falcetes. El cambio llega inmediatamente con Soledad y el Mar; otra balada, en la que las sutiles percusiones de fondo se hacen acompañar de los bellos arpegios de Los Macorinos, dándole protagonismo a la mujer soprano, quien continua usando la vibración de sus pliegues vocales, ahora para hacernos llorar.

Lafourcade se da el lujo de hacer uno de los más bellos homenajes que nuestro país ha escuchado en los últimos años, con Mexicana Hermosa. En ella hace una referencia hacia los problemas sociales, en contra-argumento invita a no ponerse triste, mirar al cielo, pues la noche es buena pa’ reconciliar los sueños. De las más hermosas odas en Musas, son Rocío de Todos Los Campos y Tú Me Acostumbraste; el primero es hacia su cercana amiga, la actriz y bailarina mexicana Rocío Sagaón, quien falleció en 2015; el segundo para la reconocida cantante cubana, Omara Portuondo; ambos lúgubres y profundos.

Desde el más allá, ese lugar inexplicable, vino Rocío para componer su canción a través de mi voz, mi guitarra y mi pluma sobre el papel. Rocío de todos los campos vivirá eternamente como la gran inspiración que fue y es para todos los que la amamos

Natalia Lafourcade a Sony Music

Como conclusión, Musas es un trabajo excelso en todos los apartados. Natalia trajo con sigo un renacer de la música latina. Aquella época dorada se desvive majestuosamente en cada uno de los 12 cortes. Como ella lo afirma en entrevistas, une a América Hispana a través de sonidos. Se vale afirmar que Lafourcade esta en otra dimensión, una en la que los grandes de la música de nuestra región le han pedido que de su pluma florezcan las tradiciones, sin caer en estereotipos comerciales, revindicando su postura como ilustre compositora y enalteciendo a las Musas que la inspiraron.

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment