#Recomendacion Black Mirror Soundtrack: Hang the DJ – Alex Somers & Sigur Ros

Compartir

Es increíble como las series de plataforma por streaming, han vencido a la TV. Stranger Things, 13 Reasons Why, The Punisher, The Defenders, entre otras más, son las que buscan atrapar al público joven, poco exigente. Hay una cantidad inconmensurable de este tipo. De entre todo este tumulto, algunas destacan por sus ideas distópicas o útopicas, dependiendo tu postura. Una de las más populares de los últimos años es Black Mirror. Esta historia de ciencia ficción británica, fue creada por Charlie Brooker. En cada episodio se muestra como la tecnología afecta la vida humana, en ocasiones sacando lo peor de la especie. En entrevista a The Guardian, Brooker señala que cada episodio tiene un tono diferente, un entorno diferente, incluso una realidad diferente, pero todos son acerca de la forma en que vivimos ahora y la forma en que podríamos estar viviendo en 10 minutos si somos torpes.

En otro momento nos sentaremos a platicar de los mensajes ocultos (según la semiótica, visibles) que la afamada obra británica lleva por dentro. Hoy platicaremos de una joya nórdica-estadounidense, que se encuentra en el trasfondo de la trama: el soundtrack, en particular del 4to episodio, de la cuarta temporada, llamado Hang the DJ. Esta táctica de invitar a músicos a sonorizar solo un capítulo, es una herramienta que Brooker ha utilizado en ocho ocasiones. Entre los compositores destacados se encuentran los pianistas Max Richter y Clint Mansell (quien trabajó para la película que debió llevarse el Globo de Oro de Mejor Animación, Loving Vincent); y el DJ Ben Salisbury.

Hang the DJ fue compuesto por Alex Somers, un artista visual y músico nacido en Baltimore, Maryland; en conjunto con el líder, vocalista y guitarrista de la banda islandesa, Sigúr ros (dos canciones); con quien mantiene una relación amorosa, desde hace casi 10 años. Este par de músicos han colaborado un sin fin de veces, tanto con la popular agrupación de Islandia, como en proyectos individuales de cada uno; e incluso en conjunto como Jonsi & Alex.

La apertura con una base melódica frágil (con un sintetizador), sonidos idófonos, un parecido al thereminvox y el autotune simulando un frío eco, es como Somers nos da la bienvenida; esta intro lleva por nombre All Mapped Out. Son 34 minutos de viaje en 18 cortes. Se entiende por autonomacia que cada canción tiene un fin específico con la trama del episodio, pero esto no hace que pierdan identidad. Cada canción es un mundo paralelo, todas conviviendo en un mismo universo. La bruma se expande con el paso de los segundos. La travesía es neurótica. Por momentos, caprichosa.

Los momentos más altos se dan en los trabajos de mayor minutaje. Ruined out es grisaseá, áspera, mantiene un misticismo particular. One year es una línea horizontal en la que un lento piano se va desdibujando, conforme llegamos al cierre. End es la obra cumbre; su arranque es cauteloso, Jonsi sube conforme las olas de las percusiones lejanas se van acercando; un piano nos susurra, rápidamente, lo épico que será aguardar a que el reloj marque los 3:41, cuando los golpeteos se ponen en primer plano, con la voz del líder se Sigur Rós cantándole al cielo. Cuando llega  Over and Over Again, lo evidente se hace presente. Hang the DJ es un ciclo continúo; no tiene inicio ni fin. Todo el compendio es una fase infinita.

Somers compone un disco difícil de descrifrar. Navega entre las tonalidades de blanco a negro. Descompone las emociones, mientras arma y desarma cada canción a su antojo. Es inevitable imaginar historias distintas en cada corte. Más allá de ser un fan de la serie o no, esta bella obra es una excentricidad que por tus oídos debe entrar. No sabemos si Sigúr Rós estrenará álbum en el 2018; o si lo harán Jonsi & Alex; sin embargo aquí seguiremos esperando a que estos genios de otra galaxia, nos vuelvan a hacer creer en lo bello que es brincar entre charcos (Hoppípolla, 2005).

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo.

Be first to comment