¿Realmente nos sirven las matemáticas?

Compartir

Todos los días llegas (o llegabas) a clase de matemáticas y veías uno tras otro temas que muchas veces no entendías de que te iba servir en la vida, por lo que probablemente cuando te enseñaron Teorema de Pitágoras te limitabas a repetir “la suma del cuadrado de sus catetos de un triángulo rectángulo es igual al cuadrado de su hipotenusa”.

La historia no es nueva, en el año 2012, México durante la Prueba PISA (Programme for International Assessment) organizada por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), obtuvo el lugar número 53 de 65 países evaluados. Sin embargo resulta gracioso que nuestros ancestros los mayas, concibieron al enigmático cero, cosa que ni griegos ni romanos imaginaron alguna vez, por lo que sin duda los mexicanos realmente llevamos las matemáticas en la sangre.

Las matemáticas son universales y los más genial de todo es que son igualitarias, no importa la edad (incluso los bebés están en contacto de las matemáticas), género, nacionalidad, condición social, ellas están ahí para ser descubiertas y usarse en nuestra vida cotidiana.

Contar, medir y estimar

Tan simple como eso, desde el simple hecho de abotonar nuestra camisa hasta medir si tendrás espacio suficiente en las líneas de tu examen. Estos procesos matemáticos nos hace la vida más simple y son parte de nuestros esquemas mentales que hemos ido interiorizando.

Incluso para las personas que gustan de armar diferentes combinaciones de ropa las matemáticas les permiten calcular cual es su numero máximo de posibilidades

El transporte público

Este escenario cotidiano se vuelve un lugar perfecto para las matemáticas, ya que desde pagar la tarifa correspondiente hasta estimar tu tiempo de llegada traen implicitas matematicas. Es necesario hablar de conceptos como longitud, este concepto métrico nos ayuda a tomar una decisión sobre que método de transporte es más eficiente entorno al tiempo- espacio. Mientras que si tu usas bicicleta puedes hacer un conteo de que velocidad necesitas para llegar a ciertos lugares a tiempo, puedes separar tu trayectoria por bloques para determinar donde generalmente te encuentras con tráfico  o algun otro contratiempo que te haga ir más despacio o por otro lado ver las rutas más rápidas y viables.

Música

Este es uno de los ejemplos más sorprendentes que podamos encontrar, ya que para muchos es difícil relacionar las matemáticas con la música, actividad aparentemente muy alejada.

Grandes matemáticos han utilizado la música en sus obras, destacando entre ellos Pitágoras, quien realizó un estudio sobre la naturaleza de los sonidos, experimentó con cuerdas de distintas longitudes descubriendo las razones de longitudes que corresponden a sonidos agradables para el oído y creando la escala diatónica.

Por otro lado, algunos músicos muy conocidos utilizaron elementos matemáticos en sus obras relacionando algunos de sus compases con la razón áurea. Entre ellos destacan Mozart y Bach. Más recientemente, en 1929, Joseph Schillinguer detalló un sistema de composición basado en principios matemáticos, principalmente geométricos.

Colorear

¿Has imaginado como las matemáticas te sirven para colorear? Generalmente cualquiera de nosotros tomaría cualquier color y comenzaría la labor, no obstante en 1852 se desató todo un revuelo por saber cómo colorear un mapa cualquiera sin que los colores cercanos fueran similares.

Este pregunta se la realizó Francis Guthrie de la Universidad de Londres, quien se la mostró a su hermano para hallar solución pero ante la ausencia de respuesta, deciden consultar a su profesor Augustus de Morgan, quien intenta pero no encuentra manera de  darle solución y acude a la Sociedad de Matemáticas de Londres para plantear su caso:

Un estudiante me pidió que le diera un argumento sobre un hecho que yo ni siquiera sabía que era un hecho, ni lo sé aún ahora. El estudiante dice que si uno toma una figura (plana) cualquiera y la divide en compartimentos pintados con diferentes colores, de manera tal que dos adyacentes no tengan un color en común, entonces él sostiene que cuatro colores son suficientes

Esta conjetura causó revuelo entre la comunidad y fue hasta 1879 que Alfred Bray Kempe afirmó que si eran suficientes 4 colores, publicando su teorema en la American Journal of Mathematics. Sin embargo en 1890 Percy Jhon Heawood encontró errores en las demostraciones por lo que él señaló que en realidad se trataban de 5 colores.

Dato gracioso: Heawood se pasó 60 años coloreando mapas para buscar una simplificación de este problema.

Jugar algún deporte

Por ejemplo en el caso del fútbol están establecidas unas medidas para el área de la cancha, al igual que se requiere cierta velocidad para armar ciertas jugadas, por otro lado en el caso del basquetball podemos ver en ocasiones la formación de parábolas al tirar canasta los jugadores o en el caso del handball es necesario recurrir a ciertos ángulos para tirar acertadamente. Lo mismo ocurre cuando juegas billar; al tirar la bola la fuerza y el angulo decide básicamente si tu golpe será acertado o no.

Cuidado personal

En primera instancia las matematicas pueden ayudarnos a llevar un mejor control en nuestros hábitos alimenticios, seguramente si has ido alguna vez al nutriólogo te habrá comentado que necesitabas ciertos porcentajes de carbohidratos, grasas, azucares y proteínas, por tal motivo las matemáticas se vuelven importantes al igual que la química y medicina en el establecimiento de una buena dieta.

Por otro lado, si al tomar medicamentos tu doctor te los recetará sin tomar en cuentas las proporciones adecuadas probablemente no te curarías y en el peor de los casos podrías sufrir una intoxicación por un mal tratamiento.

Siguiendo la línea de cuidado personal, muchas personas utilizan productos faciales o corporales sin antes tomar en cuenta los porcentajes que la piel puede tolerar, lo que muchas veces ocasiona problemas dermatológicos. Algo similar ocurre en la ingesta de alcohol, generalmente durante una fiesta o reunión no sé toma en cuenta los volúmenes de alcohol por botella de ahí que al día siguiente la cruda sea insoportable.

Sin duda existen más y más usos de las matemáticas en nuestra vida cotidiana, modelar hechos de la naturaleza, estimar en las finanzas, hacer cálculos estadísticos de la población y así hasta el infinito. Así que sólo queda preguntarte ¿Qué uso le das tu a la matemáticas en tu vida cotidiana?

Referencias:

Pineda, J.D. (2009). Las matemáticas en nuestro mundo cotidiano. Revista Digital Universitaria, 10 (1), 1-8. Recuperado de http://www.revista.unam.mx/vol.10/num1/art02/art02.pdf

Corbalán, F. (1995). La matemática aplicada en la vida cotidiana. Barcelona: Grao.

Paenza, A. (2005). Matemática ¿Estas ahí?. Argentina: Siglo Veintiuno.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment