Puebla suena fuerte: noche de metalcore en la ciudad

Compartir

 

El pasado sábado 13 de enero,  se llevó acabo la segunda fecha del tour de la banda Walking to Alaska, grupo de metalcore originario de Puebla, la cual demostró que cuando se trata de unir a la gente la música no distingue fronteras políticas y todos se unen para pasar un buen rato entre amigos.

La noche era fría, un viento gélido llegaba a los transeúntes que buscaban encontrar una fuente de calor en el corazón del centro histórico de la ciudad, entre edificios coloniales y atracciones modernas el Barba Negra bar sería el lugar donde distintas bandas de todo el país se congregarían para pasar una noche increíble.

Eran aproximadamente las 9:00 p.m. cuando los amplificadores se encendieron listos para explotar el lugar. Los poblanos Son of Devorah fueron los encargados de abrir la noche, con un sonido potente, una sólida base rítmica y varios efectos que envolvían la atmósfera, la banda de Post-hardcore dio un impresionante derroche de energía y precisión. Con un corto set de apenas cuatro canciones hicieron temblar el escenario y dejaron al público con ganas de más, no sin antes anunciar la próxima salida de su nuevo EP.

No pasó mucho tiempo antes de que Dying is Prada, otra banda poblana, llegara al escenario. Con un sonido pesado más cercano al metal la banda no tardó en interactuar con el público y compartir con ellos su energía, antes de darnos cuenta el tiempo se había pasado y en apenas media hora prometieron que pronto iban a regresar.

10:40 p.m. y directo desde el Estado de México llegaba Ocean Citizens, banda de Post-hardcore que muestra una combinación entre riffs y sonidos pesados, con partes más tranquilas y melódicas. A pesar del frío no se detuvieron para brincar e incluso bajarse a participar con el público, quienes dejándose llevar por la música no dudaron en armar el slam.

Era ya casi media noche, el reloj marcaba las 11:20 p.m. cuando Sleep on a Dream, llegaba desde Hidalgo para poner a todos a brincar y agitar la cabeza con su propuesta. Riffs hipnóticos, una base sólida y contundente, así como los enérgicos coros y la buena vibra de la banda que entre canción y canción agradecía al público poblano por recibirlos con tan energía, entre saltos, empujones y cabezas agitándose, se despidieron de la ciudad con una última canción que se encuentra ya disponible en youtube.

A pesar de la hora el frío nocturno ya no se sentía en el lugar, la noche era joven y siendo apenas las 12:10 a.m., Celaya, Guanajuato se hizo presente con la llegada de I’ve Lost the Ocean, quienes tocaron algunas canciones de su próximo EP. Durante su presentación la interacción, bromas, buena vibra y dinámicas con el público fueron constantes; la gente no paraba de brincar. Antes de irse anunciaron que el próximo mes se lanzaría su nuevo disco.

Finalmente era casi la 1 a.m. cuando por fin tocó el turno de los anfitriones: Walking to Alaska subieron al escenario, agradeciendo el apoyo de la ciudad que los vio nacer, una vez más se demostró el calor de los poblanos quienes se unieron al ritmo de secuencias y ese sonido pesado y enérgico de la banda, llegando a una catársis que cerraría con broche de oro la noche.

Una vez más la ciudad fue testigo del poder de la música, en donde jóvenes de distintos estados llegaron a compartir su propuesta a la ciudad, demostrando así que Puebla suena fuerte, y pronto se hará escuchar.

Geek, bajista, meme andante, escritor ocasional. Timado en renovación.

Be first to comment