¿Por qué stalkeamos?

Compartir

En la actualidad es casi imposible imaginar nuestras relaciones interpersonales sin las redes sociales, muchas son las historias de personas que han encontrado el amor en ellas o que han creado proyectos innovadores gracias a la facilidad e inmediatez que brindan, por lo que es innegable que las redes sociales revolucionaron la forma en que nos relacionamos y de igual forma nuestro accionar.

Imagina el siguiente escenario: Una persona comienza a preocuparse sobre si su pareja la ama lo suficiente o si podría salir huyendo con alguien más. La ansiedad y las suposiciones conducirán a esta persona a correr a cualquier red social, por ejemplo Facebook, a corroborar si alguien ha trasgredido en su relación. Con lo que se encuentra es que su pareja a agregado a otras 3 personas muy atractivas y ha sido etiquetada con alguna otra persona, de igual forma atractiva. Lo descrito anteriormente  es común para muchas personas y lo único que ocasiona es inseguridad, miedo, ansiedad y celos.

Las redes sociales son plataformas que se ha convertido en caudales de información, que aunado a nuestra imaginación convierte en detective a más de uno. Revisar compulsivamente alguna actualización, la última historia de Instagram o aquello que se publicó en Facebook sobre alguien que nos interesa, es un acto dañino que podría hacerte perder tu tranquilidad mental.

Pero ¿Por qué lo hacemos?

Puede ser hasta cierto punto normal nuestro interés o curiosidad en las personas, lo cual es completamente entendible, pero también existen casos donde las parejas después de su separación continúan vigilando cada movimiento del otro en redes sociales. Generalmente se trata de la necesidad de aún estar cerca para conocer a los posibles rivales, es decir, vamos recolectando información para estar preparados ante alguna situación en que nuestra persona se sienta insegura ante alguna competencia.

De acuerdo a la Teoría del Apego, las personas necesitan de un cuidador desde el nacimiento y durante toda la infancia para desarrollarse social y emocionalmente. Este lazo nos permitirá establecer nuestras expectativas y modelos en las relaciones de pareja y es conveniente que el cuidador sea un modelo positivo y receptivo para crear confianza e intimidad. Al momento de crear relaciones de pareja (y en general relaciones sociales)  nosotros creamos vínculos de confianza que permiten el funcionamiento adecuado de la relación; sin embargo cuando hay inconsistencias en la confianza o muestras afectivas se comienzan a elevar los niveles de ansiedad.

Las personas que presentan ansiedad comienzan a dudar si son realmente valiosas para ser amadas y se preocupan de que no haya una correspondencia. Ante esto tienden a hipervigilar a su pareja y generalmente encuentran mensajes ambiguos que no pueden interpretar adecuadamente, por lo que su percepción los lleva a catastrofizar el futuro de la relación. Frecuentemente la postura que toman las personas después de este proceso es de tratar de acercarse más a la persona, se muestran más controladores y a su vez los niveles de agresividad suelen aumentar, de ahí que la otra persona encuentra esto molesto y trata de huir.

Lo mismo puede suceder cuando se stalkea constantemente a alguna persona que le resulta o aparenta ser exitosa, la diferencia es que comúnmente en estas situaciones las personas se comparan con los logros o actividades que otros muestran en sus redes sociales. Sin embargo, de igual forma la percepción de la imagen de esta persona parece abrumadora y termina causando ansiedad ante la comparación, en consecuencia catastrofizamos y nos sentimos insatisfechos con nosotros mismos.

Acciones que puedes tomar para evitar stalkear

  • Establece límites: Tú decides que quieres ver en tu feedback, por lo que puede ser conveniente eliminar o dejar de seguir a alguien, si no quieres realizar esta acción puedes dirigir tu atención hacía otro tipo de contenido que te ayude a dejar de enfatizar a esa persona.
  • Reemplaza este comportamiento por uno más saludable:  Al estar vigilando a alguien en las redes sociales es probable que estés dejando de lado a la persona más importante que eres tú, de tal manera que conviene centrarte en ti y descubrir alguna actividad que siempre quisiste hacer cómo andar en bicicleta o aprender a bailar. Así mismo valdría la pena que reflexionarás en tu salud cambiando hábitos alimenticios o comenzando algún deporte, incluso yoga.
  •  Conéctate con tus amigos: Como ya se mencionó anteriormente gastar nuestro tiempo en esta actividad nos desgasta y pone más irritables, por lo que es probable que algunos amigos se hayan alejado de ti. No estaría mal retomar esas amistades y salir a hacer aquello que disfrutan como: ir a algún concierto o salir al cine.
  • Desintoxícate de tus redes sociales: Tal vez estés pasando demasiado tiempo en tu celular, si es tu caso podrías intentar descarga alguna aplicación para controlar este hábito, si ya sabes que generalmente es por las noches cuando realizas esta acción, simplemente tienes que programar la aplicación. Por otro lado, si no te agrada esa idea, sería conveniente que intentarás reducir tu tiempo en las redes sociales de forma gradual.

Una relación cuando termina nunca es fácil, de igual forma es complicado compararnos ante tanto bombardeo de información, pero lo que si podemos hacer es elegir que es lo que queremos ver y con quienes queremos estar en contacto, recuerda elegir cosas que te ayuden a crecer como persona; de esta manera podremos tener mejores relaciones interpersonales que se reflejarán en otras áreas de nuestra vida.

 

Referencias:

Marshall, T.C., Bejanyan, K., Di Castro, G. & Lee, R. (2013). Attachment Styles as Predictors of Facebook-Related Jealousy and Surveillance in Romantic Relationships. Personal Relationships, 20 (1), 1-22. DOI: 10.1111/j.1475-6811.2011.01393.x

 

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment