¡Nos encanta procrastinar!

Compartir

Procrastinar, es algo que no queriendo terminamos haciendo en muchas ocasiones ante presentaciones finales, proyectos, o compromisos. ¡Simplemente es inevitable!. Algunos investigadores señalan que un 80% de la población muestra este comportamiento y que hasta un 50% lo hace consistentemente, es decir, siempre actúa de manera similar. Pese a que sea habitual puede llegar a representar un problema, puesto que produce ansiedad, angustia y se incrementan las conductas impulsivas.

Resultado de imagen para procrastinar

¿Qué es procrastinar?

La palabra procrastinación viene del latín procrastinare que significa literalmente “dejar para mañana”, este fenómeno consiste en evitar, aplazar o prometer realizar posteriormente alguna actividad e incluye la elaboración de excusas y justificación de dichos retrasos con el propósito de evitar la culpa.

Generalmente esta situación se ocasiona por una falla en la autorregulación del individuo, donde se ven influidos diferentes factores como la habilidad del sujeto para realizar la acción, los conocimientos que posee, su tipo de personalidad, incluso la influencia de familiares o amigos que hayan afectado la autoestima del individuo o su tolerancia a la frustración en la realización de ciertas actividades.

Resultado de imagen para study

Tipos de Procrastinación

Una primera tipología de la procrastinación nos señala la existencia de dos tipos:

Procrastinador ocasional: Se trata  de la conducta procrastinadora ante cierto tipo de tareas o su realización en un contexto específico.

Procrastinador cotidiano: Este tipo de procrastinador está más relacionado con aspecto de la personalidad, donde se muestra un patrón más frecuente, independientemente del tipo de tarea y el lugar donde se vaya a desempeñar.

Otro forma de establecer los tipos de procrastinación es la siguiente:

Procrastinación por evitación: Es la tendencia a evitar situaciones que nos comprometan por el miedo o la duda a realizar la tarea satisfactoriamente. Este tipo está íntimamente relacionado con la autoestima del individuo y su temor al fracaso. Ejemplo: “Mejor después presento mi examen de inglés, porque aún no puedo pronunciar como nativo”.

Procrastinación en sentido contrario: En lugar de creer que la actividad a enfrentar es muy difícil se le atribuye una facilidad y simpleza, por lo que se prefiere postergar, debido a que no tomará mucho tiempo. Empleo: “Ahorita lavo los trastes, al fin son poquitos”.

Procrastinación por indecisión: Propia de las personas que no saben, dudan  o carecen de un plan para comenzar la actividad que necesitan hacer. Generalmente en este tipo de procrastinación se presenta una indecisión sobre los pasos a seguir y no se consigue llegar a la mejor forma de comenzar. Ejemplo: “¿Qué haré primero ir al banco o hacer el súper?”.

En la cultura mexicana este comportamiento es muy común sobre todo con la frase “Ahorita”: Ahorita lo hago, ahorita voy, ahorita llego… que se convierte en una unidad de tiempo indefinido y muchas veces no nos lleva a ningún lado. Además la procrastinación nos provoca ansiedad, estrés y es un claro indicador de baja autoeficacia e inteligencia emocional.

Resultado de imagen para study

¿Cómo evito ser un procrastinador?

  • Ponte plazos, debes establecerlos de forma clara y precisa.
  • No aceptes compromisos o actividades que no estas dispuesto a hacer.
  • Genera ambientes que te permitan acercarte a finalizar la tarea más rápido.
  • Consigue alguien que te acompañe en aquella tarea que se te hace pesada o que crees imposible “Dos cabezas piensan mejor que una”.
  • Si procrastinas tu tarea por estar en redes sociales desde tu celular conviene establecer límites en el uso de tu celular.
  • Si tienes miedo de hacer algo trata de identificar que es aquello que te lo impide o en su defecto ¡hazlo! aunque sea con miedo, pero ¡hazlo!.
  • Comienza por lo más fácil o divertido.
  • Trabaja en tus hábitos sobre todo si se trata de una actividad que procrastinas constantemente.
  • ¡Motívate! A veces necesitamos pequeñas recompensas para funcionar mejor.

Si bien la procrastinación pudiera parecer nuestro peor enemigo, hay veces que es necesario, puesto que nos da tiempo para salvarnos de hacer algo, no obstante es mejor disminuir este comportamiento para evitar situaciones de ansiedad o estrés y por supuesto el no cumplir con nuestras actividades: académicas, sociales, profesionales o familiares.

Referencias:

Álvarez Blas, Ó. (2010). Procrastinación general y académica en una muestra de estudiantes de secundaria de Lima metropolitana. Persona, (13), 159-177.

Argumedo Bustinza, D., & Díaz Cema, K., & Calderón García, A., & Díaz-Morales, J., & R. Ferrari, J. (2005). Evaluación de la confiabilidad y la estructura factorial de tres escalas de procrastinación crónica. Revista de Psicología, XXIII (1), 113-138.

Dominguez Lara, S., & Villegas García, G., & Centeno Leyva, S. (2014). Procrastinación académica: Validación de una escala en una muestra de estudiantes de Universidad Privada. Liberabit. Revista de Psicología, 20 (2), 293-304.

Torres Ceballos, C., & Padilla Vargas, M., & Valerio dos Santos, C. (2017). El estudio de la procrastinación humana como un estilointeractivo. Avances en Psicología Latinoamericana, 35 (1), 153-163.

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment