Mi compañero es un cobot

Compartir

Miguel Tenorio Cruz

Los aztecas fundadores de la ciudad de Tenochtitlán con un grado de cultura elevado, desde la poesía de Nezahualcóyotl hasta la fabricación de objetos de obsidiana y cobre, también poseían reglas o normas para regular la vida de su imperio. Impusieron en los reinos sometidos lo que se conoce hoy como derecho azteca, aunque en muchos de ellos permitieron su independencia a este respecto. Existen varios documentos jurídicos como las 20 leyes del rey Nezahualcóyotl de Texcoco que le sirvieron de modelo respecto a los asuntos interiores y que aplicó de 1431 a 1472 como lo describe Josef Kohler y Javier de Cervantes y Anaya en la obra publicada por el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal titulada “El derecho de los aztecas e Introducción a la Historia del Pensamiento Jurídico en México”

A través de la historia de nuestro mundo las normas han sido importantes para la sociedad porque controlan conductas que pueden ser destructivas y de ese modo así se mantiene el bienestar de la población en general.

En el ámbito industrial en 1946 delegados de 25 países se reunieron en Londres y decidieron crear ISO para facilitar la coordinación y unificación de normas internacionales. El 23 de febrero de 1947 la nueva organización oficialmente comenzó operaciones.

Debido a que el nombre “International Organization for Standardization” tendría diferentes acrónimos en diferentes idiomas los fundadores decidieron nombrar a esta organización con un término corto: ISO. La palabra proviene del griego isos que significa igual.

ISO es una organización internacional no gubernamental independiente que cuenta con 162 países miembros entre ellos México y mantiene sus oficinas centrales en Ginebra, Suiza. Ha publicado desde su creación 21991 normas internacionales de casi todo en la industria desde tecnología para seguridad alimenticia hasta agricultura y salud.

ISO tiene un comité de expertos dedicado al desarrollo de estándares en robótica con 26 miembros participantes y 9 miembros observadores, ha publicado 17 normas ISO. Entre una de ellas se encuentra la norma ISO/TC 15066:2016 Robots and Robotic Devices – Collaborative Robots, donde se definen los requisitos de seguridad para robots y aplicaciones colaborativas.

Un robot colaborativo está diseñado para trabajar en líneas de montaje junto a operarios sin correr riesgos de seguridad, gracias a que obtiene conocimiento suficiente de su entorno para protección del ser humano, permitiendo la automatización de diversas tareas que se desarrollan en la industria como tareas de manipulación de productos, ensamblaje, alimentación de maquinas y uso de herramientas, entregar componentes a compañeros de trabajo humanos etc. En 1995 nace el concepto de Cobot (Robot Colaborativo) como parte de un proyecto de investigación en la fundación General Motors.

Algunos de los Cobots que se encuentran en le mercado son: YUMI robot colaborativo de dos brazos de la marca ABB, CR-35iA robot japonés de FANUC; LBR iiwa robot alemán que dispone de 7 ejes y un alcance de 800mm de la marca KUKA; Baxter que cuenta con pantalla LCD, tres cámaras de visión, detección de fuerza, y dos brazos con 7 grados de libertad en cada uno diseñado por Rethink Robotics; NEXTAGE robot de Rollomatic con geometría similar a la humana con dos cámaras de video en la cabeza y una en cada brazo.

La norma ISO/TC 15066:2016 especifica los requerimientos de seguridad para los robots colaborativos industriales, su ambiente de trabajo; así como, los requisitos y guía de operación de los robots. En esta norma se define a un robot colaborativo como un robot que puede ser usado en operaciones colaborativas, donde un robot trabaja en cooperación directa con un ser humano dentro de un espacio de trabajo definido. Entre otros aspectos establece que si el robot abandona una posición segura mientras una persona se encuentra en el espacio colaborativo de trabajo debe iniciar una parada de categoría cero o desconexión de la energía cumpliendo así la Primera Ley de la Robótica de Isacc Asimov: un robot no puede hacer daño a un humano o por inacción permitir que un ser humano sufra daño.

Los cobots están diseñados para trabajar con la gente, codo con codo, como un compañero que comparte la estancia en el trabajo, respetando las leyes o normas que el ser humano establece para convivir armónicamente como en su momento la sociedad azteca lo hizo.

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo.

Be first to comment