Mexicanos que la rompieron en Coachella

Compartir

El Coachella Valley Music and Arts Festival es el evento musical de primavera más grande del globo. Desde 1999, han atrapado a las masas con sus monstruosos carteles, en los que Paul McCartney, Morrisey (ex-líder de The Smiths), Radiohead, The Cure, Nine Inch Nails, Daft Punk, entre otros; han sido parte de la barbarie, que tiene como recinto Indio, California. En la edición 2017 se incluye una agrupación que muy pocos esperaríamos llegara a esas instancias (y menos tan alto en el cartel): Los ángeles azules. Es por eso que consideramos buen momento para platicar sobre las gala de rockstars mexicanos, que han figurado en ‘Él’ festival primaveral.

Café Tacvba

La banda mexicana más importante de los últimos 25 años, ha sido parte de la constelación de Coachella. Su debut en este escenario llegó en 2003, justo dos meses antes de presentar su más grande éxito comercial, Cuatro Caminos. Regresaron en 2005 y 2008, ya con Cuatro CaminosSino en sus manos, respectivamente. Su última presentación fue en 2013, aparecieron como headliners y conquistaron escenario principal (a pesar de que le bajaran el volumen a su música, tras pasarse por un minuto).

 

Kinky

Resultado de imagen para coachella 2002 Gil Cerezo kinky

La fama les llegó con todo a Gil Cerezo y los suyos, por allá del 2002 con su debut homónimo y el sencillo Soun tha mi primer amor. Ese cautivador ritmo tropical les llevó a ser parte de Coachella en dos ediciones consecutivas, 2003 y 2004. Aunque muy pocos lo recordemos, su nombre llegó a figurar a la para de MUSE y por encima de LCD Soundsystem. ¿Que le habrá pasado a Kinky?

Zoé

Mucho trabajo le ha costado a Zoé ponerse en la élite nacional e internacional. Desde su trono, León Larregui y su banda presume de haber participado en dos ediciones de la magna fiesta californiana. 2010 fue la primera vez en la que aparecieron; se codearon junto a nombres como Muse, MGMT y The XX. Su regreso se dió en 2014, justo después de la salida de Prográmaton. 

Molotov

El estrepitoso y explosivo ambiente de Molotov llegó hasta Coachella. Fue en e 2009 cuando los chilangos fueron a dar a California, sólo que más abajo en el cartel, que las antes mencionadas. En aquella época venían de presentar Eternamiente, su 3er material de estudio. En aquel concierto se dieron el lujo de cantar Frijolero, sin cosa que la gente disfrutó.

Caifanes

Como muchos saben, Caifanes lleva ya mucho tiempo de “gira de renión”, a pesar de que su último disco salió en 1994 (ni el editor de esta nota había nacido). Iniciaron este ciclo de conciertos comenzando la presente década y Coachella fue de los primeros en recibir a los veteranos mexicanos. Como headliners, tomaron el escenario principal y con su conglomerado de éxitos reventaron los oídos de las decenas de miles de escuchas.

Carla Morrison

La originaria de Tecate, Baja California, hizo una parada en Indio, para la edición 2016 de Coachella. Llegó con el escaparate de Amor Supremo; y con una soberbia entrada, Carla Morrison se emocionó y no pudo evitar decirles a los asistentes “dreams do come true”. Compartió escenario con artistas como Cold War Kids, Wolf Alice, entre otros.

Porter

Una de las agrupaciones jaliscienses más importantes de los últimos años, también se presentó en Coachella. Era el 2008 y la agrupación, en ese entonces aún liderada por Juan Son, había presentado ya su primer EP, Donde Los Ponys Pastan, y su primer álbum Atemahawke. Aparecieron en las letras pequeñas, pero eso no les fue impedimento para hacer derroche de misticismo con Natalia Lafourcade, quien interpretó ‘Host of a Ghost’.

En la lista se incluyen  Austin TVJulieta VenegasXimena SariñanaLos Blenders, entre otros más. Para esta edición se unen dos más, los ya mencionados Ángeles Azules, y el dúo mexico-alemán, Pachanga Boys. Se hayan presentado o no en Festivales estadounidenses, hay varias bandas mexicanas que constantemente actúan en eventos de países no-hispanohablantes y eso es de aplaudirse.

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo.

Be first to comment