Más música, más productividad

Compartir

Una de las cosas que la mayoría de las personas busca al comenzar una tarea es que esta sea productiva conservando la calidad en aquello que está realizando. Para llevar a cabo estos procesos debemos estar totalmente enfocados en nuestra actividad, no obstante, en ocasiones nos encontramos ante estímulos sonoros que podrían no ser del todo una buena idea, si hablamos de dicha productividad, ya sea algún ruido molesto o tu música favorita.

Estudios han demostrado que él multitasking no es la mejor idea de todas al momento de querer aumentar la productividad, debido a que consigue bajar la eficiencia de las personas. En el caso de trabajar cuando estamos escuchando música se torna muy particular de explicar, principalmente porque la música produce en nosotros tres cambios importantes: podemos perder la atención de lo que hacemos, modificar nuestro nivel de excitación y cambiar bruscamente de estado de ánimo.

Sin embargo, no todo este perdido, ya que hay diferentes formas en las que puedes usar la música para ser más productivo y lograr aquello que te plantees.

Música clásica

Sin duda es una favorita de muchos al momento de estudiar, sobre todo las composiciones de Beethoven. La música clásica es efectiva al momento de laborar, debido a la ausencia de palabras; al momento que nosotros activamos las regiones cerebrales relacionadas con el lenguaje, dejamos de lado la actividad en la que estábamos trabajando, ya que nuestra atención se comienza a centrar en decodificar el mensaje de la canción o simplemente recuperar la letra de la misma que tenemos almacenada en la Memoria a Largo Plazo. Aunque si a ti no te agrada mucho esta idea, podrías intentar escuchar aquella música jazz, canciones cuya letra casi no suena o que no entiendas lo que dicen.

Upbeat: más música, más producción

En tareas que son repetitivas esta puede ser tu mejor solución. Se realizó un estudio con obreros que laboraban en la línea de control de calidad, en el que se les puso música upbeat por intervalos de tiempo, lo interesante fue observar como su labor se hacía menos monótona y aburrida derivan en un aumento de productividad.

Música como motivación

Elegir la canción correcta puede mover nuestro estado de ánimo al punto adecuado donde podamos explotar aquello que nos impulsa a continuar trabajando sin caer en el aburrimiento. Un estudio en alumnos canadienses demostró que la después de haber escuchado música con tonalidades alegres de Mozart los estudiantes mostraron mejores resultados en una prueba de IQ, a diferencia de aquellos que escucharon una pieza de Albinoni. Es importante señalar, que es conveniente escuchar esta música alegre antes de comenzar la tarea y posteriormente permanecer en silencio o elegir música instrumental durante su realización. ¡Así que ha escuchar más música optimista!

 

Finalmente ¿qué es lo que debes evitar si quieres aumentar tu productividad? Puede ser triste para algunos, pero… la música popular y sí eso incluye a Maluma o Luis Fonsi con Despacito. La ciencia detrás de esto, indica que las letras de las canciones populares nos hacen entrar en un proceso multitarea que interfiere con la comprensión de lo que estamos haciendo, pero la buena noticia es que si te gusta este tipo de música la puedes usar como motivación por periodos de descanso al momento de realizar tu tarea.

 

 

Referencias:

Fox, J.G. & Embrey, E.D. (1972).  Music- An aid to productivity.Applied Ergonomics 4(3), 202-205.

Canto, J. (2013). Is a background music a boost or a bummer? Psychology Today. Recuperado de https://www.psychologytoday.com/blog/conquering-cyber-overload/201305/is-background-music-boost-or-bummer

Cockerton, T., Moore, S., & Norman, D. (1997). Cognitive test performance and background music. Perceptual and Motor Skills, 85, 1435-1438.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment