La psicología de Star Wars

Compartir

Hace tiempo en una galaxia muy lejana… Había unos personajes fuera de serie que sin duda conoceremos hoy con otra  mirada. Desde su estreno Star Wars se volvió en un fenómeno global de la cultura pop y aunque suene difícil de creer puede ser una herramienta para entender un poco más de la salud mental y aspectos psicológicos que muchas veces pueden parecer complejos. Así que hoy te presentamos algunos puntos para saber más de la psicología de Star Wars.

Dependiente de la obsesión: C3PO

Aún recuerdo cuando vi por primera vez Star Wars, me impresionó este personaje por lo protocolario que puede ser y las habilidades que posee. C3PO es un androide diseñado para asistir a los humanos de ahí que veamos en él la dificultad para tomar decisiones y el empeño excesivo en el perfeccionamiento de sus acciones. C3PO tiene por demás una personalidad rígida: se preocupa por los detalles, por las normas, por seguir un orden y se ve muchas veces inflexible a realizar ciertas acciones incluso para salvarse a él mismo, lo cual nos da indicios de un trastorno obsesivo-compulsivo.

Por otro lado, podemos verlo parloteando en diferentes ocasiones en las que expresa su preocupación por no saber qué hacer, es completamente dependiente de los seres humanos y se muestra temeroso, además de que le es difícil expresar su opinión.

Reina del drama: La Princesa Leia

La princesa Leia, sin duda es una mujer única, con una personalidad que impone, pero que a su vez busca el protagonismo. Ella posee ciertos rasgos de personalidad histriónica, es decir, aquellas personas que no se sienten realmente cómodas si no son el centro de atención, que muestran exagerada expresión emocional y que también tienen una actitud seductora.

Palpatine y la manipulación

Sonriente en todo momento, el carismático senador Naboo o Darth Sidious, puede describirse como un sujeto egocentrista, que busca simplemente por los intereses propios, claramente egoísta. Por otro lado algunos podrían considerar esto como un trastorno disociativo, es decir, una disrupción de la propia percepción o de conciencia, aunque no se trata de esto, ya que él es consciente de los planes que tiene y el papel que juega dentro de la saga. Por tanto podríamos hablar más de alguien manipulador  y con una gran falta de empatía.

Problemas de autoridad: De Anakin a Darth Vader

Hablar de este personaje implica muchas cuestiones en un primer punto hablaremos del “establecimiento de límites”. Nuestros padres son elementos clave al momento de implementar límites durante la infancia, ya que estos, nos permitirán tener un mejor desarrollo dentro de la sociedad. El caso de Anakin Skywalker es interesante, ya que al ser un esclavo y carecer de información sobre su padre, las figuras de autoridad masculinas a su alrededor le parecen despreciables lo que deriva en impulsividad y ansiedad durante su adolescencia, así mismo nos encontramos con un Anakin egocentrista con tendencia a tener Personalidad Borderline, que se ve inmerso en distorsiones cognitivas, es decir la utilización de esquemas no funcionales que nos alteran emocionalmente y producen interpretaciones equivocadas de la realidad.

Estrés postraumático

Shmi la madre de Anakin, murió en sus brazos después de que fuera torturada por incursores Tursken, lo cual es completamente un evento traumático en la vida de Any, de igual forma podemos señalar como síntoma importante las constantes pesadillas, el recordatorio permanente de su planeta Tatooine y las constantes cogniciones negativas que muestra a lo largo de su vida.


Referencias:

Friedman, S.H. & Hall, RCW. (2015).Teaching psychopathology in a galaxy far, far away: The light side of the force. Acad Psychiatry . 6, 726-732.

 Friedman, S.H. &  Hall, RCW. (2015) Using Star Wars’ supporting characters to teach about psychopathology. Australian Psychiatry 23(4),432-434.

Carvalho, L. F. (2017). From Anakin Skywalker to Darth Vader: understanding Star Wars based on Theodore Millon´s theory of personality pathology. Revista De Medicina Y Cine / Journal Of Medicine & Movies, 13(3), 121-126.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment