La psicología de Harry Potter

Compartir

Desde el lanzamiento de Harry Potter y la Piedra Filosofal en 1997, este singular personaje logró una popularidad total. J.K. Rowling, autora del libro nunca dimencionó el alcance que tendría esta serie de novelas entorno al mundo mágico de Howgarts.

Lo interesante es que Howgarts no se salva de la psicología. Por lo que si tu eres superfan de Harry Potter seguro entenderás estas 4 lecciones psicológicas que aprendimos de Harry Potter:

Howgarts y el sentido de pertenencia.

Los seres humanos somos seres sociales, por lo que durante nuestra vida vamos formando nuestra identidad. Esta búsqueda de acuerdo al psicólogo Erik Erickson surge durante la adolescencia y tiene como propósito definirnos y establecer una perspectiva propia y un compromiso ideológico. A nivel grupal sucede algo similar: tenemos la necesidad de formar una identidad. En Howgarts esto se ve representado de una forma muy clara, esta escuela cuenta con el sombrero seleccionador que indica el lugar al que perteneces: Gryffindor,  Hufflepuff,  Ravenclaw  y  Slytherin. Esta creación de identidad causa cohesión grupal,es decir, se mantiene la unidad, lealtad y el compromiso necesario para que se puedan lograr los objetivos del grupo, tal como sucede durante los juegos de Quidditch.

Ron Weasley y las temidas arañas

¿Cómo Olvidar a Ron y su temor por los arácnidos? Este pelirrojo que adora el ajedrez y hacer bromas, detesta las arañas, pero más allá de eso Ron presenta aracnofobia. Este miedo excesivo e irracional lo pone en jaque en diferentes momentos de la saga tal como sucede en la película Harry Potter y la cámara de los secretos, donde al ingresar al Bosque Prohibido se encuentran con las Acromántulas, grandes arañas que están entre las criaturas más peligrosas del bosque.

Una cicatriz de Estrés Post traumático

Este padecimiento pareciera estar presente en muchos personajes que sin duda adoramos (¿Recuerdan a Darth Vader, en nuestro post de la psicología de Star Wars?). En el caso de Harry Potter también encontramos indicios de estrés postraumático. Recordemos que sus padres son asesinados por Lord Voldemort cuando apenas tiene 1 año de edad; el mismo destino tenía planeado para Harry, aunque lo único que pudo causarle en ese momento fue su cicatriz en la frente. Por tal razón vemos en Harry recurrentes pesadillas, flashbacks sobre estos eventos familiares y también nerviosismo, ansiedad e irritabilidad al hablar sobre dichos sucesos o enfrentarlos.

El efecto Dobby

Aunque no lo creas, la saga de Harry Potter ha inspirado a investigadores para desarrollar investigaciones y crear nuevos conceptos, tal es el caso del Efecto Dobby. A este singular personaje los psicólogos Nelissen y Zeelenberg, lo tomaron como referente para describir a aquellas personas que se culpan de manera constante. Dentro de la naturaleza humana la culpa es necesaria, ya que nos permite analizar las causas-consecuencias además de que es parte de nuestra moralidad. Sin embargo, cuando este sentimiento se apodera de tu vida, te impide realizar tus acciones diarias e inclusive la culpa más insignificante te hace pasar un mal rato, podemos hablar de dicho efecto. A sí tambien causa inseguridad y lo más importante se muestran tendencias de autocastigo.

 

 

Referencias:

Nelissen, M.A. &  Zeelenberg, M (2009). When guilt evokes self-punishment: Evidence for the existence of a Dobby Effect. Emotion 9(1), 118.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment