Feminista imprescindible: Simone de Beauvoir

Compartir

No se nace mujer, se llega a serlo

A 110 años de su nacimiento, Simone de Beauvoir sigue siendo pieza clave a nivel cultural e ideológico.  Simone de Beauvoir nació un 9 de enero de 1908 en París, bajo la cuna de una familia burguesa que desde su temprana formación se vio en condiciones precarias, puesto que su abuelo, director del Banco de la Meuse había sido acusado de malversaciones y por tanto la dote no fue entregada como correspondía al padre de Simone, cuando se acordó el matrimonio de este con François, su madre.

A partir de este suceso, durante su adolescencia Simone comienza a cuestionarse aquellos convenios sociales en relación con el matrimonio, además de que algo la marcaría de por vida: el hecho de no haber nacido varón, esto se debe a que su padre siempre le hizo público sus deseos de tener un primogénito hombre y no ella sobre todo por las habilidades intelectuales que mostró.

Su capacidad de análisis y curiosidad ante las interrogantes que la inquietaban hacía que sus deseos de aprender y comprender su mundo derivarán en la escritura, específicamente en su Diario íntimo; esta teorización de aquellos temas relevantes para Simone de Beauvoir, resultaron en su alejamiento de la religión, sobre la cual su madre había fundamentado su educación en la infancia, para dar paso a un acercamiento más profundo a la filosofía en la Universidad de Sorbonne.

Es durante sus estudios universitarios, donde se encargó de construir su propio capital social, gracias a René Maheu, conoce a Jean-Paul Sartre, con él cual logra una química intelectual, debido a que para él siempre había algo que cuestionarse: nada estaba resuleto. Posteriormente Simone de Beauvoir se encontró en una etapa de vida independiente, debido a que daba clases particulares y se convirtió en maestra de diferentes instituciones, lo que le permitió realizar sus deseos de viajar por Europa, con el fin de tener un panorama global más acertado de lo que sucedía durante la Segunda Guerra Mundial.

Es en este punto, donde el existencialismo toma un papel protagónico en su vida, ya que fue un momento de ardua dedicación a la escritura; con la publicación de su primera novela “La invitada” en 1943, además de la cacería por parte de los periodistas a aquellos escritores conocidos bajo el término existencialistas, con el fin de encontrar algún motivo de escándalo.

Para el año de 1947, Simone de Beauvoir, se dirige a Estados Unidos con la intención de dar un ciclo de conferencias, es aquí donde conoce a Nelson Algren, quien logró enamorarla de forma muy diferente a lo que Sartre había establecido con ella. De regreso de la aventura norteamericana, Simone de Beauvoir se da cuenta de la necesidad de investigar de lleno sobre la situación de la mujer, la cual era una idea constante en ella, pero que también empezaba querer ser tratada por otras colegas.

 

Un día me quise explicar a mí misma. Empecé a reflexionar sobre todo mi ser y me sorprendí cuando lo primero que pensé fue: ‘Soy una mujer’

Fue en ese mismo año cuando las mujeres francesas lograron obtener su derecho al voto y poco tiempo después su libro “El Segundo Sexo”, fue publicado, causando un total revuelo. El carácter de este ensayo es el devenir histórico- sociocultural en el que se marca una dicotomía lo mismo y lo otro; esa otredad perteneciente a las mujeres, que las convierte en objeto y ontologiza inferiormente en un mundo totalmente masculino.

Esto le causo criticas incluso de Albert Camus, quien señaló a Simone de Beauvoir de haber deshonrado al varón francés, mientras que la derecha francesa se opuso porque hacía una desmitificación de las instituciones tradicionales como la familia, el matrimonio, la maternidad y la iglesia católica.

Sin duda quien rompe los modelos siempre será criticado en nuestra sociedad, no obstante, los aportes de Simone de Beauvoir  al existencialismo y el análisis del papel de la mujer le han valido para ser reconocida como feminista imprescindible y pieza clave en los estudios de género, el reconocimiento de la ciudadanía de la mujer y todos los movimientos socioculturales y políticos que han derivado a partir de su obra.

Referencias:

Abellón, Pamela. (2013). Feminismo, filosofía y literatura: Simone de Beauvoir, una intelectual comprometida. Mora (Buenos Aires), 19(2), 00. Recuperado de http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1853-001X2013000200001&lng=es&tlng=es

De Beauvoir, S. (1949). El segundo sexo. México: DeBolsillo

Loeza, G. (2008). Simone de Beauvoir. Feminismo emblemático. Revista de la Universidad de México 51(8), 37-40. Recuperado de http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/5108/5108/pdfs/51loaeza.pdf

Tinat, K; (2009). La biografía ilusoria de Simone de Beauvoir. Estudios Sociológicos, 27(81), 755-800. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=59820678001

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment