Energía solar, energía vital.

Compartir

Miguel Tenorio Cruz

Los griegos aprendieron a calentar sus casas con el sol de invierno y ha evitarlo durante el verano, así que construyeron sus moradas de modo tal que la luz solar del invierno entraba y calentaba sus hogares. Por otro lado, los romanos requerían de una enorme demanda de madera para construir edificios y barcos, para los baños públicos y villas privadas. Una vez que los romanos se quedaron sin madera no tuvieron otra opción que imitar a los griegos. Pero no se limitaron a copiarlos sino que emplearon tecnología solar.

En el primer siglo d.C. los romanos utilizaron materiales transparentes como la mica o la selenita para hacer ventanas. Fueron los primeros que utilizaron cristales en las ventanas para mantener calientes las casas en invierno. También orientaban sus viviendas para captar la luz del sol y construyeron invernaderos para cultivar frutas y verduras en invierno. La energía que procede del sol es fuente directa o indirecta de casi toda la energía que usamos.

Actualmente la energía solar fotovoltaica (FV) está comenzando a jugar un rol importante en la generación de electricidad en algunos países. Esto se debe a que la rápida disminución en los costos ha hecho que la electricidad no subsidiada y generada a partir de energía solar FV, pueda competir con los costos de los combustibles fósiles.

La tecnología fotovoltaica no contiene fluidos o gases que puedan derramarse o fugarse, tienen una respuesta rápida, tienen una eficiencia de conversión de luz solar a electricidad  relativamente alta, tienen amplio rango de capacidad de generación de microwatts a megawatts, tiene alta relación de potencia a peso,  no consume combustibles, no tiene partes de movimiento, permite aumentar la potencia instalada sin interrumpir el funcionamiento, son totalmente silenciosos y no contaminan el medio ambiente.

En México existen  9  centrales  de  generación  con  energía  solar  fotovoltaica,  que  se encuentran distribuidas en distintas áreas operativas: dos en Baja California, una en Baja California Sur, una en Noroeste, una en el área Norte, dos en el área Occidental, una en el área central y la última en Mulegé. En conjunto, suman 56.0 MW de capacidad y han generado 78.0 GWh de energía eléctrica. Empresas como SRS Energy Solutions, PLEXIGLAS y Tesla han diseñado tejas solares que convierten la luz del sol en electricidad. Con una batería integrada la energía recolectada durante el día se almacena y queda disponible en cualquier momento para su uso.

El primer combustible utilizado por el ser humano fue la madera, cuando los bosques comenzaron a desaparecer las personas utilizaron el carbón. Pronto el carbón que se encontraba sobre la superficie terrestre desapareció y fue necesaria la intervención de los mineros para cavar profundos túneles y encontrarlo.

Encontrar nuevas fuentes de energía despertó la creatividad del hombre y así Thomas Newcomen inventó una maquina de vapor para extraer el agua de las minas profundas. Para 1769 el escocés James Watt perfecciona la maquina de Newcomen y con ello proporciona un gran impulso a la revolución industrial. Hoy es difícil imaginar nuestra vida sin los combustibles fósiles, no tenemos alternativa alguna mientras la población mundial continua creciendo y aprendemos a vivir sin ellos.

El Banco Mundial a través del estudio “Atlas 2017 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible” menciona que “…las emisiones globales de dióxido de carbono se incrementaron de 22.4 mil millones de toneladas métricas en 1990 a 35.8 mil millones en el 2013, lo que significó un crecimiento del 60%. El incremento en las emisiones de CO2 ha contribuido al aumento de la temperatura global en aproximadamente 0.8 grados centígrados. En un escenario de alta emisión de CO2 la temperatura global se incrementaría en aproximadamente 3.7 grados centígrados. El cambio climático podría aumentar la intensidad de ciertos desastres naturales como tormentas, huracanas, ciclones e inundaciones”

En diciembre de 2015 la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC) que cuenta con 196 partes firmantes, en donde México se encuentra incluido, adoptó el Acuerdo de París con el objetivo de mantener el aumento de la temperatura en este siglo muy por debajo de los 2 grados centígrados, e impulsar los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura incluso más, por debajo de 1,5 grados centígrados sobre los niveles preindustriales.

Debemos de percatarnos que la solución a los problemas energéticos y climáticos se encuentra frente a nuestros ojos a 149.6 millones de kilómetros de distancia de la Tierra; la mayor fuente de energía de nuestro sistema planetario: el sol.

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo.

Be first to comment