En Puebla no hay escena

Compartir

En Puebla no hay escena, me repiten sin parar. Ecos de un público difícil, de personas que les cuesta trabajo nuevas propuestas aceptar. La noche es joven, la gente comienza a salir buscando un poco de diversión y buena música encontrar. Se dirigen a bares famosos, conocidos lugares donde tributos y covers sin duda van a escuchar; canciones de antaño, memorias y recuerdos de momentos que en su momento pudieron disfrutar.

En Puebla no hay escena, las bandas comentan con regularidad. ¿Cómo va a haber escena si entre bandas no se suelen apoyar?, una competencia constante, una desunión entre géneros, e incluso cierta rivalidad. Los mismos carteles, y poco material o propuestas que buscan innovar, a este paso al público jamás nos vamos a ganar.

En Puebla no hay escena, pues los lugares una oportunidad no te dan. Los foros emergentes realmente son pocos, aquellos que abren un espacio para las nuevas propuestas, jóvenes talentos que buscan con su música innovar, con sus palabras contagiar, no son negocio, no atraen público y si quieres tocar cierto dinero vas a tener que pagar.

En Puebla no hay escena, pues pocos son los medios que difusión dan. Las bandas deben encargarse de promocionar su proyecto, amigos, familiares, compañeros, conocidos y extraños por igual; utilizando las redes sociales para a más gente poder llegar. Los medios prestan atención a aquellas bandas posicionadas que una vez más vuelven a la ciudad, parecen olvidar que aquellos gigantes en sus inicios pasaron por una situación similar.

En Puebla no hay escena, pues el público no quiere escuchar. En una ciudad donde se prefiere lo conocido, lo clásico, lo popular, para las nuevas propuestas es difícil una oportunidad encontrar. Tiempo y dinero invertido que no se sabe si algún día volverá, la mayoría son jóvenes con sueños de que su música a la gente le pueda gustar, invirtiendo y arriesgándose (en muchos casos) a una dura realidad enfrentar, situaciones y problemas que tristemente en busca de mejores oportunidades los hará la ciudad abandonar.

En Puebla no hay escena… o al menos es lo que los pesimistas suelen pensar. Una gran cantidad de propuestas nuevas y frescas fácilmente podemos encontrar, las calles de la Angelópolis resuenan sin parar, las casonas antiguas del centro histórico a un grupo de amigos suelen albergar, jóvenes amigos que se juntan para su música compartir y un buen rato pasar, experimentando, proponiendo, sonando, divirtiéndose, chicos que por una noche no distinguen ni clase social, ni religiones, ni políticas, todos son camaradas listos para olvidarse un rato de todo, escuchando lo que los demás tienen para decir, para hacer sonar.

En Puebla no hay escena, hay una gran diversidad. Pequeños grupos conformados por bandas de distintos géneros que ante la problemática, poco a poco barreras tontas comienzan a olvidar, los pequeños festivales se comienzan a formar, los jóvenes no piensan parar, e impulsar el arte es una de las metas que están logrando alcanzar. La variedad es impresionante, propuestas nuevas e interesantes para satisfacer todos los gustos son fáciles de encontrar, trabajos profesionales que hacen olvidar el mito de que lo nuevo no es bueno, que no está bien hecho, y que poco a poco en la ciudad se comienzan a posicionar.

El camino es difícil, pero poco a poco se va a lograr; a pesar de los obstáculos, Puebla suena fuerte y sin duda se hará escuchar.

 

 

Geek, bajista, meme andante, escritor ocasional. Timado en renovación.

Be first to comment