Distorsiones cognitivas: la realidad que no ves

Compartir

No son las cosas las que atormentan a los hombres, sino las opiniones que se tienen de ellas.

-Epicteto

Cada sentimiento que experimentamos en nuestra vida lleva consigo un pensamiento previo; todos los días vamos viviendo situaciones que dependiendo de nuestra percepción, vamos modificando la interpretación de ese hecho, es decir, configuramos nuestros pensamientos en función del significado que le atribuimos y posteriormente mostramos una respuesta.

Imagina que saliste un poco tarde rumbo a la Universidad, y te dejó el autobús que normalmente tomas ¿Qué correría por tu mente?  Probablemente comenzarías a angustiarte si te das cuenta de la hora del reloj, lo cual es completamente normal, no obstante existen personas que piensan en automático cuestiones irracionales que no les permiten ver la realidad tal cual es. “Si llegó tarde y no llegó a esa clase, seguro no podré graduarme y si no me graduó todo estará mal”. Este tipo de pensamiento es lo que se conoce como distorsión cognitiva.

Las distorsiones cognitivas son interpretaciones erróneas de realidad; esquemas mentales que se ven sesgados sistemáticamente de forma negativa, por tanto al funcionar como patrones organizativos, este tipo de esquemas escenifican, codifican, categorizan y evalúan los estímulos negativamente aun cuando exista evidencia clara que contradiga dichos pensamientos.

Estas interpretaciones catastróficas de la realidad, generalmente son mensajes específicos que se han aprendido a lo largo de la vida y suelen presentarse de forma espontánea, sin darse cuenta de ellos. Existen diversos tipos de distorsiones cognitivas, así que mencionaremos algunos de ellas:

Pensamiento polarizado (Todo o Nada): Es la tendencia de pensar en términos absolutos, donde no hay apertura a puntos medios, se trata de un todo o nada donde no hay apertura a una visión más global. Ejemplo: “¡Regresamos o te olvidas de mí para siempre!”

Generalización excesiva: Se trata de emplear una regla general o conclusión a partir de casos aislados para luego aplicarlas en otras situaciones independientemente estén relacionadas o no con el caso: Ejemplo: “María no me saludo seguro, debe ser que no le agrado a toda la gente”

Abstracción selectiva: Se trata de la tendencia a enfocar aquello que se considera negativo de una situación y a partir de eso interpretar la; generalmente se dejan de lado características positivas del momento o se minimizan. Ejemplo “Seguro mi comentario no está bien fundamentado en el trabajo grupal, soy muy torpe”

Inferencia Arbitraria: Sin ninguna prueba que afirme el hecho se comienzan a hacen inferencias sobre la experiencia vivida. Generalmente este tipo de juicios se emiten impulsivamente. Ejemplo: “Seguramente ya no me ama, porque no me ha contestado mis mensajes”

Personalización: Es el hecho de atribuirse arbitrariamente eventos externos así mismo. Comúnmente piensa que lo que la gente hace o dice tiene relación directa con ellos mismos. Ejemplo “Ese policía acaba de verme feo, seguramente cree que acabo de robar”

Debería: Se trata de una tendencia propia de las personalidades rígidas, en la cual la persona tiene ya establecidas ciertas normas y reglas sobre cómo deben actuar los demás. Este tipo de distorsión cognitiva puede provocar sentimientos de culpabilidad en la persona cuando no es capaz de seguir sus propias reglas. Ejemplo: “No debería tener emociones negativas, para ser mejor persona”

Lectura de pensamiento: Se trata de las conclusiones que el individuo presupone de una persona tratando de darle sentido a las intenciones o cogniciones de la misma. Ejemplo: “Me está mirando porque seguro voy mal vestida”.

Visión catastrófica: Pensamiento en el que se perciben o esperan tener catástrofes de situaciones que no muestran razones para ello. Generalmente va acompañada de la frase “Y si”. Ejemplo:  “¿Y si el maestro nos baja la calificación por no traer la tarea? ¿y si nos reprueba?”

Si bien las distorsiones cognitivas son automáticas y pasan desapercibidas, los efectos de nuestra conducta en los demás pueden darnos señales de que nuestro comportamiento no está siendo el más óptimo, por lo que valdría analizar la tríada pensamientos-emociones- conductas, de forma sencilla lo puedes hacer a través de un registro de tus pensamientos, emociones y como reaccionaste a diferentes situaciones del día. No obstante, nunca esta demás buscar ayuda psicoterapéutica  para encontrar nuevas formas de estructurar nuestros esquemas cognitivos.

Referencias:

Beck, A.T. & Freeman, A. (2005) Terapia cognitiva de los trastornos de personalidad. Barcelona: Paidós Iberica

Beck, J. (2000). Terapia cognitiva. Conceptos básicos y profundización. Barcelona: Gedisa.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment