Cirugía del futuro

Compartir

Miguel Tenorio Cruz

El quehacer quirúrgico del siglo XIX en México comprendía prácticas como la flebotomía que consiste en hacer una incisión en una vena para evacuar una cierta cantidad de sangre. De acuerdo a José Joaquín Izquierdo Raudón médico egresado en 1917 del Colegio del Estado, hoy Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, ” …los cirujanos de la primera década del siglo XIX, conscientes de los grandes sufrimientos y de los peligros inmediatos y tardíos a que exponían a sus operados, sólo practicaban intervenciones quirúrgicas sencillas, o aquellas en las cuales parecía que estaba la única esperanza de salvación”. La obra “Raudón, cirujano poblano de 1810” editada por la Universidad Autónoma de Puebla y el Gobierno del Estado de Puebla describe como los cirujanos del siglo XIX lavaban sus manos y los instrumentos empleados solo que, a diferencia de los actuales, “los de antaño lo hacían hasta que habían terminado”.

En Puebla, las prácticas realizadas por los aspirantes a médicos y cirujanos se realizaban en los hospitales de la ciudad, particularmente en el de San Pedro, donde se efectuaron las primeras operaciones y prácticas quirúrgicas, y se establecieron tratamientos muy avanzados para la curación de las heridas. El desarrollo del campo de la medicina no ha sido ajeno al avance tecnológico de nuestros días.

En 1989, el robot PUMA 200 fue el primero en realizar la colocación de una aguja en una biopsia cerebral. Desde entonces, la introducción de la cirugía robótica ha tenido varios avances en distintos campos como: ginecología, otorrinolaringología, neurocirugía, urología, ortopedia, endoscopías y cirugías gastrointestinales.

En el año 2000, el sistema de cirugía da Vinci se convirtió en la primera plataforma de cirugía robótica para su uso en laparoscopias comercialmente disponible en los Estados Unidos y aprobada por la FDA que es la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos. El sistema de cirugía comprende: una consola maestra de cirugía, un sistema de imagen 3D y un robot con 4 brazos articulados de 7 grados de libertad y 90 grados de articulación montados sobre una base. Dos o tres brazos sostienen los instrumentos quirúrgicos mientras que el tercer o cuarto brazo sujeta el endoscopio durante el procedimiento de cirugía.

Esta compuesto por más de 35,000 componentes electrónicos e incluye mas de 2 millones líneas de código de programación para su funcionamiento, donde la mitad de dicho código esta relacionado con la seguridad de operación. Es importante señalar que mas de 775,000 pacientes alrededor del mundo han sido operados por el sistema da Vinci y más de 1700 sistemas se han instalado en distintos hospitales.

Nueve años fueron necesarios para crear la plataforma de cirugía robótica da Vinci y más de 250 millones de dólares para desarrollar su tecnología. Los beneficios de la cirugía robótica son: tiempo de hospitalización corto, disminución del dolor, tiempo rápido de recuperación y pronto regreso a las actividades normales, disminución de pérdida de sangre, y debido a que se realizan pequeñas incisiones quirúrgicas se reduce el riesgo de infección.

Es de todos conocido que cualquier corte o incisión grande en el cuerpo de un paciente puede conducir a daños colaterales del tejido, deterioro de funciones y reducción en la calidad de vida; los resultados proporcionados por la cirugía robótica solucionan varios de estos problemas. La cirugía del futuro ha llegado para realizar procedimientos de invasión mínima que involucran disecciones complejas y delicadas, con seguridad y precisión para beneficio del ser humano.

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment