Bowie, una rareza espacial

Compartir

David Bowie partió hacia su planeta hace dos años. Este ser del espacio nos mostró que se puede hacer ciencia ficción con la música.

Creo que la primera vez que me enteré de la existencia de David Bowie fue por su participación en la película Laberinto (1986), enmarcado con los títeres de Frank Oz y una muy joven Jeniffer Conelly. En esta película es el rey de los Goblins y pone en aprietos a Jeniffer para que pueda rescatar a su hermanito. Escribió las canciones para esta película.

En una entrada anterior comentaba que su canción Space Oddity, de 1969, era la primera canción con un tema de Ciencia Ficción (CF). En la letra muestra lo que debe sentir un astronauta al quedar a la deriva en el espacio, solo en su traje, tratando de despedirse pero que sin que nadie lo escuche.

Mira esta versión cantada por él mismo en 1972.

Me recuerda mucho el cuento de Ray Bradbury, de la familia de un astronauta: La madre vive preocupada de que, al morir su marido en el espacio, el dolor de los niños y de ella sea tan grande que no puedan salir cuando haya luna si es que muere en la luna. Pero dejan de salir de día porque su nave cae en el sol.

Sin embargo, la situación de canción es más parecida a lo que sucede en el cuento Caleidoscopio que puedes leer aquí.

Esta canción ha sido utilizada en muchas películas, una de las que más me gusta es la Vida secreta de Walter Mitty

Aunque debes oírla en orquesta, la mejor versión de todas es cantada por un astronauta, Chris Hadfield, quien la interpretó desde la Estación Espacial Internacional, en homenaje a David.

Chris se preguntó antes de hacer este video:

¿Cuando David Bowie escribió Space oddity, en 1969, alguna vez imaginó que sería tocada en órbita?

Otra canción muy conocida es The man who sold the World. Inspirada en una novela The man who sold the moon, de uno de mis autores favoritos de CF, Robert Heinlein. En su historia, Heinlein cuenta como un hombre hace todo lo posible, forzando las leyes y costumbres, pero sin romperlas, para lograr llegar a la luna y hacer negocio con ella.

Esta canción inicialmente se dio a conocer por Nirvana, cuya versión podemos disfrutar unplugged:

Desde Wikipedia nos enteramos que

“The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (en español, El ascenso y la caída de Ziggy Stardust y las arañas de Marte) o también conocido simplemente como Ziggy Stardust, es el quinto álbum conceptual publicado por David Bowie, aparecido en el año 1972. Fue el disco con el que el artista consiguió llegar a las grandes audiencias y está considerado uno de los mejores álbumes de su carrera y el más representativo del glam rock.​ También ha sido incluido en la mayoría de las listas de los mejores discos de la historia del rock que elabora la prensa especializada y ha influido a numerosos grupos y artistas desde que se publicó.”​

También de este albúm, la canción Starman aparece en la película The Martían (2015).

Esta película está basada en el libro de Andy Weir, cuyas bases científicas hacen que se reconozca como un libro de Ciencia Ficción Fuerte.

Por cierto, Weir participa como asesor en el docudrama Mars, dirigido por el mexicano Everardo Gout. Inicialmente transmitida en National Geografic, también la puedes disfrutar en Netflix. La serie muestra la forma en cómo podríamos llegar a marte, mediante las vicisitudes de los astronautas en su preparación, vuelo y vida en el planeta, y de la gente de la sala de control. Pero también mostrando entrevistas actuales de expertos como Elon Musk y su programa SpaceX o el mismo Weir.

Pero me estoy desviando. En Blank on Blank Bowie nos habla de la extraña combinación dio lugar a Ziggy Stardust:

Y aunque la letra es muy elusiva y misteriosa también vale la pena oír Life on Mars?

En su último video antes de partir vemos una figura entre fantástica y de CF. Epitafio musical de Bowie, se despide con

Mira aquí arriba, estoy en el cielo
Tengo cicatrices que no se ven
Tengo drama, no puede ser robado
Todo el mundo me conoce ahora

David Bowie aparece en varias películas, muchas de ellas de ciencia ficción y hablaremos de eso en otra entrada. Basta decir que apareció como Nicola Tesla en una de ellas.

El nombre de David Bowie está unido al de grandes personajes como Hayao Miyazaki, H. G. Weels, Georges Méliès, Mary Shelley o J.R. Tolkien, ya que en 2013 ingresó al Salón de la fama de la Ciencia Ficción y Fantasía, que se encuentra en el MoPOP en Seattle.

El trabajo de David Bowie en la música y en la pantalla con frecuencia profundiza en las preguntas que rodean el significado de la existencia y la identidad humanas. Como artista, constantemente busca más allá de la música en busca de inspiración e influencia, recurriendo a la literatura, el arte, el cine y la moda para crear obras que rompen los límites tanto del género como del medio. – MoPOP

En sus canciones, la Ciencia Ficción no tiene que ver con rayos láser o Space Operas, pero si con viajes espaciales y modos más sutiles de ficción. Bowie es un personaje que ha impactado en muchos medios, a tal grado de que Grant Morrison se inspirara en su figura para el Guasón de “La broma asesina” y a Jaret Leto en Suicide Squad.

Como te puedes dar cuenta, falta mucho por platicar de este personaje, ya que trasciende no solo a la música, sino a otras artes.

Para finalizar, te recomiendo esta playlist que los amigos de Alioth arte&ciencia subieron para recordar a Bowie hace un año.  Recordandonos que murió el 10 de enero de 2016, dos días después de su cumpleaños no 69 y que nos dejaba un disco, Blackstar, como legado artístico a partir del cáncer que lo aquejaba.

 

 

 

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment