Bernard Pras: Del caos al arte

Compartir

El mundo del arte no tiene límites, eso es exactamente lo que expresa Bernard Pras en su trabajo artístico. Este francés se graduó en Bellas Artes en 1974 por la Universidad de Touluse y posteriormente continuó su labor como profesor universitario, hasta que durante los años 80’s tomó la decisión de dejar su puesto e incursionar en su real pasión: crear arte.

Ante la infinidad de posibilidades en el mundo artístico, Pras reconoce en Giuseppe Arcimboldo una gran inspiración. Giuseppe Arcimboldo fue un pintor renacentista que construía rostros humanos a partir de la combinación de flores, plantas, frutas o cualquier cosa, consecuentemente Bernard Pras pensó en elementos que podrían estar en sus obras y se dio cuenta de que prácticamente aquello que algunos considerarían basura en el lugar correcto podría llegar a ser arte.

La técnica de este artista es conocida como anamorfosis; se trata del efecto de imagen que se logra tras juntar diferentes objetos. A diferencia de la pintura donde se manejan dos dimensiones en las instalaciones de Pras lo caótico de los objetos se vuelve arte al estar en la perspectiva correcta.

Juguetes, ropa incluso pinzas son utilizados por Bernard Pras

Pras generalmente se basa en obras anteriores para dar su propia interpretación logrando recrear obras como: La Cabeza de Medusa de Caravaggio, el retrato de Luis XIV de Rigaud, el Ángelus de Millet, el grabado de La gran ola de Hokusai, la Noche estrellada de Van Gogh y su autoretrato, El grito de Munch, el Guernika  de Picasso o el retrato de Marilyn Monro al estilo pop de Andy Warhol.

Para la creación de sus obras recolecta artículos de todos tipos: juguetes, electrodomésticos, ropa, lentes, pistolas, botellas incluso papel de baño. Este artista utiliza cualquier objeto que tenga el color necesario para su nueva creación y se ayuda de una cámara fotográfica para poder colocar en el lugar correcto las piezas que irán construyendo su diseño. Posteriormente en su computadora las compara con las obras que esta recreando, con el fin de verificar que la colocación haya sido adecuada y los colores sean los precisos.

Así mismo para Pras es importante que las piezas que recolecta tengan alguna relación con la persona que va a representar en el caso de tratarse de algún retrato y tarda aproximadamente 3 semanas en ensamblar sus instalaciones más grandes. Posteriormente se toma la foto de la instalación y finalmente se tiran los objetos. Esa precisamente es la parte más difícil de este tipo de instalaciones.

Este francés genio de las perspectivas, sin duda se convertirá en uno de tus artistas plásticos favoritos al darle sentido al caos y convertirlo en arte.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment