10 curiosidades que no sabías de Cézanne

Compartir

 

Nacido el 19 de Enero de 1939, Paul Cézanne fue un pintor francés Post impresionista. Su trabajo formó un puente entre el impresionismo del siglo XIX y el estilo cubista del siglo XX.

Era rico, a diferencia de sus contemporáneos

Su padre fue el cofundador de una importante firma bancaria en Francia, por lo que al fallecer este, Cézanne se hizo acreedor a una exorbitante herencia que le permitió tener una seguridad financiara a comparación de pintores de su época o anteriores, como fue el caso del Impresionista Van Gogh.

Fue gran amigo de Emile Zola

Durante su infancia entabló amistad con Emile  Zola, escritor quien posteriormente se convertiría en el padre y mayor representante  del naturalismo. Junto con Baptistin Baille se convirtieron en grandes cómplices por lo que los llamaban  “les trois inséparables” (los tres inseparables). Esta amistad duró muchos años hasta 1988, cuando Zola decide escribir su novela La Obra basándose en la vida de Cézanne; la primicia de esta novela es la trágica falta de éxito de un pintor, lo que causó incomodidad en Cézanne y acabó con su larga amistad.

Rechazado por la pintura

En primera instancia su padre quería que Cézanne estudiará leyes tal como él lo había hecho, por lo que se matriculó en la Academia Suiza, posteriormente y tras convencer a su padre, este le autoriza viajar junto con Zola a París para ingresar a la Escuela de Bellas Artes, sin embargo al presentar su postulación fue rechazado por lo que tuvo que regresar a Aix para aceptar un trabajo en la empresa de su padre.

Su gran maestro fue Camille Pissarro

Cézanne frecuentó a Pisarro, quien era considerado como uno de los padres del impresionismo. Para Cézanne, Pisarro fue como un padre, no obstante esta relación de admiración derivó en un compañerismo que los convirtió en grandes amigos.

Aislado de todo y de todos

Durante toda su vida Cézanne fue un sujeto solitario que prefería trabajar en completa soledad. Durante su trayectoria artística sólo exponía de forma ocasional, debido a que desconfiaba de todos los críticos de su tiempo y de la opinión pública. De igual forma, estaba alejado de su familia quien lo tachaba de tener comportamientos raros.

Vivió el Lado Oscuro

De 1861 a 1870 las obras de Cézanne se caracterizan por tonalidades oscuras e intensos usos del color negro. Esta etapa difiere de otras donde se mostraban escenas de bodegones y el uso del color no lo sobrecargaba de intensidad. Muchas escenas son de carácter antisocial, violencia, eróticas e incluso algunas pueden considerarse macabras.  Cabe señalar que Cézanne fue un hombre muy apartado de los demás y se considera que padeció de depresión por lo que se abstraía simplemente en su mundo artístico.

Admiraba a Eugene Delacroix

¿Recuerdas la pintura “La Libertad guiando al pueblo”? Bien, pues para Cézanne el autor de esta obra lo atraía por lo expresivo de su técnica y la utilización de tonos oscuros, para Cézanne el romanticismo de Delacroix fue una influencia clave para la representación de la vida contemporánea.

Los jugadores de Naipes

Esta obra es particular puesto que no se trata de un solo cuadro sino 5, los cuales  fueron creados de 1890 a 1895 y poseen diferentes tamaños. Lo curioso de esta serie de lienzos es que se encuentran esparcidos a lo largo del mundo. Existe uno en el museo de Orsay (París) en el Museo Metropolitano de Arte (Nueva York), en la fundación Barnes (Filadelfia), en el Instituto de Arte Courtland (Londres) y el restante es parte de una colección privada.

Nunca hacía bocetos

Podía comenzar a trabajar de la nada; para Cézanne no era indispensable dibujar una visión global de lo que serían sus pinturas; simplemente se disponía a crear, a diferencia de otros pintores quienes consideran imprescindible hacer borradores.

Picasso y Matisse lo reconocen como un padre dentro de la pintura

Cézanne buscaba representar la vida real de forma simple, así que exploraba a través de  figuras geométricas que le permitían consolidar esa simplificación. Además de que su deseo de capturar la verdad de las percepciones, lo hacían explorar el fenómeno óptico que proveía al espectador de una experiencia estética de profundidad. Dicha exploración geométrica de Cézanne y fenómeno óptico lleva a inspirar a muchos pintores del siglo XX, qu deseaban explorar a través de la simplificación geométrica lo complejo de las múltiples percepciones. Así pues, Pablo Picasso y Henri Matisse mostraron en sus obras una fuerte inspiración por las formas de expresión de este pintor.

 

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment