Tecnología que ilumina

Compartir

Resultado de imagen para led arbol navidad

Por Miguel Tenorio Cruz

En la prehistoria con el descubrimiento del fuego el hombre fue capaz de iluminar por la noche las cavernas que habitaba, así la antorcha fue la fuente de iluminación durante milenios. El culto a los árboles fue practicado entre los pueblos germánicos y diversas culturas alrededor del mundo han creído en mayor o menor grado en la divinidad de los árboles. El árbol navideño ha vinculado al hombre con la naturaleza y ocupa un lugar central en las celebraciones invernales recordándonos que después del frío y la oscuridad viene el calor y la luz. En el siglo XVIII la única manera de iluminar un árbol de navidad era con velas, lo cual resultaba sumamente peligroso.

En 1880 Thomás Alva Edison inventó el foco incandescente y tuvo la idea de colgar una cadena de luces afuera de su laboratorio. Edward H. Johnson asistente de Edison fue quien utiliza por vez primera las luces en el árbol de navidad en 1882. Sin embargo, comercializar las luces navideñas resultó un fracaso, así que el uso de velas pequeñas continuo siendo lo más común en aquellos años debido a los altos costos de producción.

A pesar de eso en 1894 el presidente de los EU Grover Cleveland puso un árbol de navidad con luces en la Casa Blanca. En 1920 un grupo de 15 pequeños fabricantes fundó la compañia NOMA Electric Co. conocida por vender luces de navidad, la cual existe solo como marca comercial desde 1967 y es utilizada por la compañía Inliten.

Desde las lámparas de cobre y bronce del 2700 a.C. encontradas en Egipto y Persia, la iluminación a gas propuesta por William Murdock en 1795 hasta la lámpara eléctrica de filamento de carbono de Edison, la calidad de las fuentes de luz artificial creadas por el hombre no habían experimentado un cambio tan sorprendente como el ocurrido en 1962.

Nick Holonyak inventó el 9 de octubre de 1962 el primer LED (siglas en inglés de Diodo Emisor de Luz) con espectro visible que emitía una luz roja de baja intensidad en un laboratorio de la empresa General Electric. Este componente electrónico posee dos terminales que permite la circulación de la corriente eléctrica a través de él sin intermediación de un gas, como ocurre en un foco tradicional. A través de la unión entre un semiconductor tipo p y un semiconductor tipo n recorrida por una corriente directa es posible la emisión de fotones luminosos. El color de la luz emitida depende directamente de su longitud de onda y es característico de cada aleación.

La tecnología LED ha evolucionado, de modo tal que un diodo LED puede permanecer encendido constantemente durante 6 años. Está encapsulado en una cubierta de plástico, pero el color de esta capsula no influye en el color de la luz emitida. La empresa Lighting Mixtures ha desarrollado un LED que consume 5.8 watts y emite la luz de un foco de 60 watts lo que representa una gran eficiencia energética.

Existen distintos tipos de LED: el ultravioleta, azul, verde, rojo, blanco y el infrarrojo. Los diodos LED se utilizan en los controles remotos de televisores, aire acondicionado, equipo de sonido, señales de control de tráfico, aplicaciones de control remoto, iluminación de interiores y exteriores, pantallas de teléfonos móviles, tabletas, computadoras, cruces de ferrocarril, pistas de aeropuertos, equipo quirúrgico microscópico, etc. También son utilizados en las pantallas digitales gigantes en ciudades como Tokio, Paris o en la emblemática plaza de Times Square en el corazón de Manhattan en EU.

Igual de espectacular que su invención han sido las aplicaciones del diodo LED, pero no solo se trata de un invento tecnológico pues en él hay también historias que contar para iluminar la navidad.

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment