#RecomiendoLeer “Yo soy Malala” – Malala Yousafzai, Christina Lamb

Compartir

Imagen relacionada

Algunos niños no quieren consolas, quieren un libro y un bolígrafo para ir al colegio

 

Malala Yousafzai sufrió un atentado en Mingora  en 2012.  Ella  y otras niñas Pakistaníes  se  dirigían a su escuela en una pequeña camioneta sin ventanillas, tan solo cubierta de plástico grueso y sucio que les impedía ver el camino a través de este. De repente  la camioneta se detuvo sin más, de manera súbita al ver como un hombre talibán con barbas largas hacía señas para que se detuvieran y no continuaran con su camino. Entonces  hicieron la pregunta que detonaría todo.

<< ¿Es éste el autobús del Colegio Khushal?>>  Cuando el conductor de la camioneta respondió que sí, preguntaron directamente << ¿Quién es Malala?>> Entonces el hombre levantó una pistola negra y disparó tres veces. Una de las balas hirió a Malala.

El libro Yo soy  Malala  da testimonio de la chica originaria del Valle de Swat, en Pakistán, que  por poco muere al defender sus derechos de ir a la escuela. En su libro, Malala cuenta con detenimiento aquel suceso que marcó su vida, pero también introduce al lector a  su mundo explicando su historia, la de su padre y los aspectos culturales y políticos de su país y como es que de repente el derecho de las niñas de tener educación se ve prohibido de manera arbitraria.

Pronto en Swat apareció un Mulá (persona que interpreta el Corán) llamado Fazlullah, que transmitía un programa de radio, mucha gente comenzó a escucharlo y  admirarlo. Sin embargo fue a partir de esto que la idea de que las niñas fueran a la escuela comenzó a atemorizar a la gente incluso a los mismos profesores de las escuelas, pues ya no querían enseñar ni educar a las niñas porque al Mulá no le parecía correcto. Felicitando así a todas aquellas que habían abandonado la escuela para dedicarse a las labores del hogar. Y señalando de manera burlona a las que todavía asistían. Nombrándolas ovejas.

Ziauddin  Yousafzai, el padre de Malala, educador y activista que también se vio interesado en temas de política de su país es de gran importancia en el libro, pues él es quien ha impulsado siempre a su hija inculcándole  el valor y las ganas de  estudiar y defender sus derechos para que Malala no tuviera una vida tan apagada y la educó para que su voz se hiciera escuchar, y no fuera  como el resto de las mujeres habitantes del Valle de Swat.  Tras el intento de silenciar a Malala, su nombre ha sonado con fuerza por todo el mundo y sus ganas por defender los derechos de los niños a la educación se han vuelto más fuertes. En 2014 fue ganadora al Premio Nobel de la Paz con solo 17 años.

En el 2015 fue estrenado un documental dirigido por  Davis  Guggenheim  sobre la vida de esta joven activista, nombrado El me nombró Malala donde cuenta la vida tanto de Malala como de su familia y aborda el suceso en el que casi pierde la vida. El corto no solo cuenta con fotografías y entrevistas, sino que además tiene animación.

Cuento mi historia no porque sea única, sino porque no lo es; es la historia de muchas chicas. No soy una voz, soy muchas. Nuestras voces se han hecho más fuertes y más fuertes

– Malala Yousafzai.

Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la BUAP. Tengo 20 años y disfruto muchísimo leer y escribir un poco de todo.

Be first to comment