#Recomendación 10 discos imperdibles del 2017.

Compartir

Nos fue complicado armar un texto sobre lo ‘mejor’ del 2017, pues creemos que en esta interacción con el público, lo primordial es ofrecerles recomendaciones que entendemos como interesantes por la propuesta que los músicos ofrecen, más allá de darle un calificativo cuantitativo. En este artículo encontrarás discos fascinantes, que cautivaron al equipo que hace posible radiobuap.com. Entre la selección se encuentran artistas nuevos, así como consolidados; todos destacando por extraordinarias composiciones, que consideramos imperdibles.

Ponte el cinturón, abre tu app favorita de streaming y alista tus pulgares, porque es muy seguro que en el siguiente viaje expresado en letras y contenido audiovisual, encuentres material para adjuntar a tus playlists y cerrar el 2017.

Crack Up – Fleet Foxes

Robin Pecknold y sus hombres están de vuelta con un nuevo disco de Fleet Foxestras seis años de silencio. Este es su 3er álbum de estudio y lleva por nombre Crack-Up.  Alrededor  de 55 minutos minutos, nos transportan entre la nostalgia, tristeza, alegría, amistad y amor. Desde I am all that i need / arroyo seco / thumbprint scar, hasta la canción homónima. En este material Pecknold imprime una sensación de destrozo y rearme, denotando sus problemas personales. Indie flolk transversal, adornado de un piano sutil y arreglos de cuerda, siempre listos para cerrar cada canción; además de samples aquí y por allá, de música etíope.

Un disco cargado de epicidad.

A Deeper Understanding – The War On Drugs

En el 2014, The War On Drugs sorprendió al medio musical con uno de los que, probablemente, será de los mejores discos de la década: Lost in a dream. Aquel material buscaba sumergirte en la depresión de Adam, una obra en la que el de Filadelfia definitivamente se situaba al margen de la disciplina de equipo para abrirse en canal públicamente

Continuando en la línea melancólica, anclándose en el rock de los 70′, e inspirándose en composiciones de Bob Dylan y Jackson Browne, la banda estadounidense nos regala A Deeper Understanding, 11 cortes de anhelos al soft-rock, adornados con sintetizadores, percusiones más de los ochentas  y algunos toque de space-rock. Todo un viaje de más de una hora, en el que sientes necesitar más tiempo, en vez de sentirlo largo. Inclusive, las canciones más largas, Thinking of a place e In chains, son las que llevan a otro nivel a los liderados por Adam Granduciel.

Demuestran que el silencio también es un recurso para engrandecer una obra.

Expectativas – Bunbury

Cuando nos referimos a sorpresas del 2017, en hablahispana Bunbury fue la mayor. A finales de agosto, a través de sus redes sociales, dio a conocer que lanzaría su noveno álbum de estudio, Expectativas. Desde siempre ha sido sabido que Enrique es un gran seguidor de David Bowie. En este material crea una atmósfera grisasea y atemporal, que se asemeja mucho al álbum no. 24 en la carrera del británico (The Next Day, 2013). Con un sonido contundente de bajos y baterías, y un sólido equilibrio entre guitarras, synths y vientos, lleva su pop-rock latino, a un ambiente más norte americano.

Después de 20 años de trayectoria, Enrique Bunbury adquirió madurez sonora y lírica y esto le permitió sacar distintos mensajes que se combinan en un álbum conceptual sensato y de gran corazón. Critica en primera persona a muchos puntos de la sociedad. No tergiversara las palabras, es directo y da en el blanco, sin caer en un intento de trasgresor forzado.

La madurez magnifíca tu trabajo.

Caloncho  – Bálsamo

Bálsamo es el segundo material de estudio de Óscar Alfonso Castro Valenzuela, mejor conocido como Caloncho. Es sin duda, de los mejores trabajos en la escena mexicana. Durante 13 canciones, navegarás por indie afro-pop, con toques de jazz, reggae y ranchero. Es difícil que un artista logre un sonido peculiar, totalmente suyo. En Bálsamo, Óscar lo logra.

Desde la portada se percibe lo que Caloncho quiere decirnos, que la música es un sanador que le da color a la vida. En cada track, el autor crea sus propios conceptos y da su punto de vista para diversas situaciones del diario, pero sin caer en lo presuntuoso. Pule el sonido ya trabajado en Fruta Vol. II (su 1er álbum). La instrumentación crece; brillozas cuerdas, piano disuelto en algunos cortes y un armonioso trabajo con los sintetizadores. Sin salirse de las tendencias indie actuales, da en el clavo y crea un alegre y disfrutable álbum.

Ser inquieto brinda inéditos sonidos.

Painted Ruins – Grizzly Bear

Depués y gracias a de Veckatimest (2009) y Shields (2012), Grizzly Bear llegó a a cima de la escena músical.  “Somos una democracia (…) la banda se acabaría si uno decidiera retirarse”, son las palabras con las que Edward Drosten define la convivencia del grupo. Fueron 5 años de espera, debido a los diferentes proyectos, por individual, que los 4 integrantes decidieron continuar o iniciar a desarrollar. Fue el pasado viernes 18 de agosto, la fecha en la que por fin lanzaron a la luz su nuevo disco, Painted Ruins.

Este nuevo material contiene estilos bajo una música de cámara, con toques pop y folk, revestidos con sintetizadores y adornados con percusiones asfixiantes. A lo largo de 11 cortes, la banda neoyorkina  nos da relatos corrientes de un día común, con metáforas desarraigadas e inquietas. Inclusive tocan el tema del amor, por momentos, de forma cínica. El título del álbum describe parte de las sensaciones que provoca al escucharlo, se siente un trabajo más difícil de digerir, pero no de menor calidad que los anteriores.  Nos demuestran que son una agrupación madura y nos entregan otro trabajo que raya en la excelencia.

Se puede rayar en la perfección. Es cuestión de darle el lugar a cada participe de las composiciones.

Cigarettes after sex – Cigarettes after sex

El caso de esta banda neoyorkina, Cigarettes After Sex, es uno muy particular, pues en los 5 años de trayectoria que llevan, no habían sacado álbum, sólo 2 EPs (I. en 2012 y Affection en 2015).Sin embargo, con estas pocas dosis de música, Greg González y sus hombres han ido creando un hype entre la comunidad de oyentes de la música indie, pasando de tocar en pequeños lugares en Brooklyn a festivales internacionales. Es hasta este año que logran concretar el tan esperado 1er álbum

El debut es de nombre homónimo. Recrean un dream pop con guitarras minimalistas, similar a Beach House y  Slowdive. El ambiente depresivo y desgarrador, contribuye a la creación de atmósferas tanto melódicamente como a nivel textos, personajes e ideas cargadas de belleza.

Es de las mejores ‘revelaciones’ del año.

DAMN – Kendrick Lamar

En este 2017, el nuevo rey del hip-hop dejó en claro que su límite es el cielo. Kendrick Lamar es un hombre que vive en un pico real y metafórico, con un ojo entrenado en los cielos, el otro en busca de historias en el valle de abajo. Su nuevo material, DAMN, es un viaje de 55 minutos sobre la situación política actual de Estados Unidos, el racismo que aún existe y los problemas con los medios de comunicación actuales (en particular con Fox News). Sumerge sus ideas en el Trap y sonidos “POPulares” del Hip-Hop. Su habilidad para rapear continúa con adjetivo de imponente.

Veroz, ágil, fuerte e intimidante. Cada canción es un gancho en llamas, que arrasa con lo que se le ponga. La religión, el gobierno o el racismo, son parte de los hígados que caen incendiados ante el autor de DAMN.

El hip hop atraviesa un buen momento y Lamar lo deja en claro.

Melodrama – Lorde

Ser un artista de interés comercial, no exenta la exigencia de brindar calidad la música. ”A David (Bowie) realmente le gustaba Lorde, y sintió que ella era el futuro de la música, y tuvieron unos momentos maravillosos juntos”, reveló  hace tiempo Mike Garson, ex pianista del Duke Blanco. Tras su masifico éxito con su debut, Pure Heroine (2013), Lorde regresó con Melodrama en este 2017.

Desde la apertura, con Green Light, sus pianos house y pegajoso estribillo, la neozelandeza te atrapa. Con un par de cortes dance, baladas y temazos pop, Lorde deja desnuda a la mayoría de integrantes de la escena. Enteramente disfrutable, con toques de electrónica y una producción brutal, Melodrama alzó la mano en el 2017 para señalar que la hija prodiga de David Bowie, es el presente de la música.

El Pop aún no ha terminado de explorarse, la luz verde aclaró el panorama.

Far Field – Future Islands

Son contados los grupos que gozan de llevarse bien con la crítica y a la par, tener un gran número de seguidores. En este 2017, Future Islands acrecentó su impecable línea discográfica con The Far Field. Las aperturas atrapantes con una nota en sintetizadores y la soberbia voz de Gerrit Welmers, se combinó con un chispazo de genialidad, representado en golpes de indie pop bailable.

No ha sido un recorrido fácil para Gerrit Welmers, William Cashion y Sam Herring, pero a 11 años de su EP debut, han canalizado todas sus experiencias hacía su trabajo más redondo, más gratificante, el más creativo, hermoso, personal y ponderado que podrían encontrar de ellos. Cada corte es un single potencial.  para hacer su disco más auténtico e impecable.

Se trata de Future Islands tomando lo mejor de Future Islands.

Who Built The Moon? – Noel Gallagher’s High Flying Birds

La rivalidad musical de los Gallagher continúo en el 2017. Ambos nos presentaron discos de gran nivel. El que salió avante fue Noel (otra vez). En el pasado noviembre fue que conocimos Who Buil The Moon?. En este nuevo material encontramos a un ex-Oasis cumpliendo su promesa de explorar nuevos horizontes. Guitarras retadoras, sintetizadores armónicos, el bajo entremezclado con las letras y recursos caseros, como palmas y tijeras (broma), es lo que encontramos en este transbordador espacial.

Su punto más fuerte yace en lo musical y la producción, lo que de manera subsecuente desprende también algunas buenas melodías guiadas por lo que existe debajo. Las letras son un extra que juegan con parafraseo acorde a estos ambientes; como bien lo dijo Noel alguna vez, -“todo lo que quería decir lo escribí hace 20 años” – y eso es un hecho.

Noel demuestra que su genialidad aún no se agota.

 

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo.

Be first to comment