Mujeres directoras de cine

Compartir

Resultado de imagen para Matilde Landeta

Por Ignacio Tlatelpa

Durante los comienzos del cine las mujeres tuvieron una gran participación en casi todas las áreas de la industria cinematográfica. Llegaron a destacar especialmente como guionistas y luego como directoras, pero con el tiempo su papel se vio reducido principalmente a la actuación. Sin embargo, muchas de ellas siguieron, aunque no siempre de manera continua, con su trabajo dirigiendo películas. La primera mujer que se desempeñó como directora de cine fue la francesa Alice Guy Blanché, quien había comenzado su carrera en Francia en 1896. Llegó a trabajar a los Estados Unidos, y fundó su propio estudio en 1910 llamado Solar Company. Fue una figura que estuvo a la par de los demás directores durante los primeros años del cine mudo estadounidense. El trabajo de Alice Guy Blanché abrió el camino para otras mujeres, la mayoría actrices, que comenzaron a dirigir sus propias cintas, como Alla Nazimova, Mabel Normand, Dorothy Davenport y Lillian Gish.

Con la llegada del sonido, las mujeres perdieron presencia, y durante los 30´s sólo Dorothy Arzner realizó obra constante en Hollywood. Otra gran excepción durante esos años fue la alemana Leni Riefenstahl, quien dirigió la película propagandística nazi El Triunfo de la Voluntad, en 1934, y posteriormente la sobresaliente cinta sobre las Olimpiadas de Berlín, Olimpia, en 1936.En los años 50´s la única mujer que aún dirigía fue angloestadounidense, Ida Lupino. En 1961 Agnès Varda, de origen belga pero radicada en Francia, se dio a conocer con la cinta Cleo de 5 a 7, así como los trabajos de la directora checa Vera Chytilova. En los años 70´s algunas mujeres llegaron a realizar cintas, como las estadounidenses Joan Miklin Silver con Hester Street en 1975 y Claudia Weill con Girlfriends en 1978. En Italia Liliana Cavani realizaba con los actores Dirk Bogarde y Charlotte Rampling la impactante Portero de Noche, y Margarethe Von Trotta dirigía El Honor Perdido de Katharina Blum, ambas de 1975. Varda a sus más de 80 años aún dirige películas (la última fue Las Playas de Agnès de 2008), y Cavani dirigió al actor John Malkovich en una versión de la novela de Patricia Highsmith, El Juego de Ripley, en 2002.

Pero sería hasta la década de los 80´s cuando aparecieron en la industria más mujeres dirigiendo trabajos importantes, como la actriz y cantante Barbra Streisand, quien comenzó en 1983 con el musical Yentl y después realizó la premiada El Príncipe de las Mareas en 1991 y El Espejo tiene dos Caras en 1996. Asimismo, Susan Seidelman hizo en 1985 la película Desesperadamente Buscando a Susana, con la cantante y actriz Madonna, y Penny Marshall dio inicio a su carrera con las cintas Quisiera ser Grande en 1988, con Tom Hanks, Despertares de 1990 con Robert De Niro y Robin Williams, Una Liga muy Especial en 1992, reuniendo a Hanks y Madonna en una película sobre el béisbol femenil, Renaissance Man de 1994, y The Preacher´s Wife, en 1996. Por otro lado Gillian Armstrong comenzó en 1986 con la cinta La Señora Soffel, con Mel Gibson y Diane Keaton, a la que siguieron la nueva versión de Mujercitas de 1994, la cinta Oscar y Lucinda de 1997 y Charlotte Gray en el 2001.

Imagen relacionada

Otras directoras que se abrieron paso, principalmente en la comedia, fueron Amy Heckerling con Mira Quién Habla, en el año 1989 y su segunda parte en 1990, o Clueless de 1995, y Nora Ephron con Sleepless in Seattle de 1993, Tienes un e-mail de 1998, con Meg Ryan y Tom Hanks, y la cinta del 2009 Julie y Julia, con Merryl Streep y Amy Adams. En los noventas despegó la carrera de muchas otras directoras, como la neozelandesa Jane Campion, con la cinta de 1993 El Piano, con las interpretaciones de Harvey Keitel y Holly Hunter, y en 1996 con Retrato de una Dama, donde Nicole Kidman y John Malkovich comparten créditos. La polaca Agniezka Holland realizó la reconocida cinta Europa, Europa en 1990, a la que siguieron Olivier de 1992, El Jardín Secreto de 1993, y Total Eclipse y Washington Square, de 1995. La australiana Sally Potter se dio a conocer con las cintas Orlando de 1993, La Lección de Tango de 1997, y The Man who Cried, del 2001, y la directora de teatro Julie Taymor con la versión cinematográfica de la obra de Shakespeare Titus, con Anthony Hopkins y Jessica Lange, también la película biográfica producida y estelarizada por Salma Hayek, Frida, y el musical del 2007 con canciones de los Beatles A Través del Universo.

Las mujeres también han incursionado en las películas de acción, como la directora Mimi Leder, quien realizó El Pacificador en 1997 con George Clooney, y la cinta Impacto Profundo en 1998, o Kathryn Bigelow con Blue Steel de 1989, Punto de Quiebre de 1991, Días Extraños de 1995, El submarino K19 de 2002, y la cinta ganadora del Oscar de 2008 Zona de Miedo.

Resultado de imagen para Yulene Olaizola

También debemos incluir a Catherine Hardwicke, quien ha realizado las películas A los 16, La Natividad, y la muy exitosa Crepúsculo, inicio de una serie basada en los libros de Stephenie Meyer. Más recientemente ha destacado la directora de la película sobre la Mujer Maravilla, Patty Jenkins, quien ha tenido pocos pero destacados trabajos en cine, como la cinta Monster del 2003, con las actuaciones de Charlize Theron y Christina Ricci.

En México las mujeres también han participado en la dirección, desde la pionera Matilde Landeta con La Negra Angustias de 1950, hasta María Novaro y sus cintas Lola de 1989 y Danzón, de 1991, la obra de Guita Schyfter, Novia que te Vea de 1992, o las cintas de Marisa Sistach, El Cometa, de 1997, Perfume de Violetas o Manos Libres. Entre las más recientes directoras mexicanas tenemos a Isa López con sus comedias, Efectos Secundarios o Casi Divas, a Mariana Chenillo con la cinta ganadora del Ariel, 5 días sin Nora, del 2009, o actualmente con el gran reconocimiento que está recibiendo el género del documental, las directoras Yuliele Olaizola con Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo, también del 2009; Maya Goded con Plaza de la Soledad del 2016, y Tatiana Huezo con su película Tempestad, ganadora del Ariel de este año y premiada en múltiples festivales, entre ellos la Berlinale, siendo además la cinta seleccionada por México para competir por los premios Oscar y Goya.

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo.

Be first to comment