La infinitud de las escaleras de Bourgeois

Compartir

Imagen relacionada

La mecánica de la historia es una pieza del actor, acrobata y bailarín francés Yoann Bourgeois, en la pieza se logra identificar tres núcleos principales: la memoria, la gravedad, y la caída.  Está construida sobre un eje rotatorio que permite observar el movimiento continuo, fluido y que nos acerca a una sensación de infinitud.

Sobre el eje está construida unas escaleras por las que transitan cuatro  personajes que se lanzan al vacío para después recuperar el aliento y continuar con las escaleras, el juego entre estos personajes permite observar la armonía casi geométrica de los movimientos.

La música es por demás envolvente y ayuda a construir la metáfora del tiempo y la historia, los movimientos en ocasiones sostenido nos hace reflexionar sobre la metáfora que Bourgeois está planteando. El movimiento casi mecánico y repetitivo del los personajes nos recuerda el movimiento pendular de la memoria colectiva que hemos guardado por siglos.

Resultado de imagen para escaleras de Bourgeois

El juego entre subidas y bajadas también nos recuerda la intermitente piedra de Sísifo que además de mostrarnos la dicotomía de la vida y la muerte nos presenta una introspección sobre la repetición y la caída como puente de conocimiento y sabiduría.

La mecánica de la historia se muerta como metáfora de Apolo y Dionisio, como una dualidad entre el progreso y el fracaso, como la evolución y retroceso que indudablemente cargamos a lo largo de nuestra vida.

Y en esta idea progresista, recordemos a Benjamín quien lo ejemplifica con el análisis de la obra de Paul Klee y su Ángelus Novus.

Hay un cuadro de Klee que se titula Ángelus Novus. Se ve en él a un Ángel al parecer en el momento de alejarse de algo sobre lo cual clava su mirada. Tiene los ojos desencajado, la boca abierta y las alas tendidas. El ángel de la Historia debe tener ese aspecto. Su cara está vuelta hacia el pasado. En lo que para nosotros aparece como una cadena de acontecimientos, él ve una catástrofe única, que acumula sin cesar ruina sobre ruina y se las arroja a sus pies. El ángel quisiera detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo despedazado. Pero una tormenta desciende del Paraíso y se arremolina en sus alas y es tan fuerte que el ángel no puede plegarlas… Esta tempestad lo arrastra irresistiblemente hacia el futuro, al cual vuelve las espaldas mientras el cúmulo de ruinas sube ante él hacia el cielo. Tal tempestad es lo que llamamos progreso.

 


Referencias:

– Benjamín, W. (2008 [1959]). Tesis sobre la historia y otros fragmentos. México: Ítaca.

– Pieza La mecánica de la historia realizada para el festival Monumentos en movimiento

http://www.paris-pantheon.fr/Actualites/Monuments-en-Mouvement-Yoann-Bourgeois-au-Pantheon

 

Me gusta la sopa, los perros y el té verde.

Be first to comment