De Aztecas a Mexicas: ¿Cómo ocurrió el cambio de nombres?

Compartir

Imagen relacionada

¿Quiénes fueron los aztecas? ¿Quiénes eran los mexicas? ¿Cómo ocurrió el cambio de nombres? ¿Existió una peregrinación? ¿El dios Huitzilopochtli la ordenó? ¿Encontraron el águila parada sobre un nopal? ¿Misticismo o realidad?

En este texto, abordaremos los diversos relatos que giran alrededor de estas y más preguntas; asimismo, diferentes hipótesis serán brindadas para una mejor comprensión de las interrogantes.

Para resolver estas disyuntivas, es necesario y elemental requerir la presencia de los importantísimos manuscritos titulados:

  • Códice Boturini o Tira de la Peregrinación1
  • Códice Aubin2
  • Códice Durán3

Estos antiguos documentos nos relatan la mística y significativa transformación del pueblo “azteca” al pueblo “mexica”.

Aztlán, lugar de las garzas, de la blancura, una especie de islote, posicionada, según diversos autores, “probablemente” al norte de México. ¿Y por qué se enfatiza el adverbio probablemente? Porque aún, en nuestros días, se desconoce su exacta ubicación; es decir, numerosos estudiosos en el tema han tratado de llegar a las entrañas del mismo mito para así, localizar con precisión el sitio; sin embargo, como hemos visto, su objetivo todavía no ha sido consumado.

Según una antigua leyenda, Huitzilopochtli (colibrí zurdo, colibrí del sur, dios del sol y de la guerra) ordenó a dicha población que iniciaran una peregrinación para llegar a la “tierra prometida”.

Aquí hago un paréntesis para explicar las diferentes hipótesis que giran alrededor de la salida de esta tribu. La primera se enfoca a que el pueblo ya estaba cansado del maltrato sufrido por sus gobernantes, en consecuencia, ellos deciden marcharse de esa región e ir en busca de un nuevo territorio. Otra más, nos sugiere que la etnia era, en realidad, una parte del pueblo Hopi, ubicado al sureste de Arizona, en el campo volcánico de San Francisco.

Estos abandonaron el poblado con el nombre “clan de la serpiente de cascabel” para regresar a la “tierra de la serpiente” en el sur. Pero, ¿por qué se dio este suceso? Las fuentes más cercanas nos indican un acontecimiento conocido como “la gran explosión”; en otras palabras, la fuerte erupción del volcán, lo que trajo como consecuencia, el desplazamiento de las diversas agrupaciones que cohabitaban ahí.

Pasando a la Lámina número uno de la Tira de la Peregrinación, podemos observar que, se encuentra (lado izquierdo) la mítica isla de Aztlán. Huitzilopochtli (lado derecho), dentro de una caverna, habla con un sacerdote y exterioriza su deseo de abandonar el islote para arribar a la región visualizada por él.

Resultado de imagen para Códice Boturini

(Fragmento de la Lámina uno del Códice Boturini)

En la lámina número dos, observamos cómo inicia el peregrinaje separándose de los otros pueblos.4 Tezcacóatl (primer individuo) carga al dios del sol y la guerra.

Resultado de imagen para Códice Boturini

(Fragmento de la lámina dos del Códice Boturini)

Esta estirpe deambuló por más de dos siglos, para ser más exactos, 210 años, iniciando alrededor del año 1150 y concluyendo en 1325, cuando se da la fundación de lo que conocemos como México-Tenochtitlan.

Durante su trayecto, ellos se establecieron en diferentes lugares para reposar por una corta temporada y abastecerse de comida para, de esta manera, proseguir. Cabe señalar que, en el tiempo en el cual su viaje duró, la gente de Aztlán acogió múltiples tradiciones de variadas culturas. Por ejemplo, de la mística Teotihuacan, forjaron la leyenda del nacimiento del quinto sol, donde los dioses se sacrificaron para dar paso a la quinta era en la cual estaban habitando.

De los Toltecas, tomaron leyendas como la existencia del rey- sacerdote Topiltzin Quetzalcóatl5 así como su próximo y seguro retorno. Asimismo, podemos ver la gran similitud entre el relato de origen de los toltecas y por otra parte, el de los aztecas. Ambos salen de un incógnito sitio e inician una significativa travesía.

Con la población Hopi pasó lo mismo, las Kivas, pequeños cuartos circulares, excavados en el suelo, hacen referencia a lo mencionado con anterioridad, el nacimiento y salida de ese linaje.

Regresando al recorrido, tenemos que los aztecas caminaron por un largo y gran período, atravesando lugares inhóspitos, distintas peripecias, dificultades y experiencias. En algunas áreas fueron desterrados, debido a que, se veía en ellos una gran amenaza, por ejemplo, en Chapultepec, la alianza que se encontraba allí, los expulsó y los mandó a un lugar desértico llamado El Pedregal. Su propósito era eliminarlos, puesto que, en esa zona árida la población de víboras de cascabel era más que impresionante.

Es importante enfatizar que el clan no se dio por vencido y con su infinita astucia, comenzaron alimentarse con víboras entre otros muchos insectos.

Después, en palabras de Eduardo Matos Moctezuma, incluimos lo siguiente: “Resulta que al ser expulsados de Chapultepec, los mexicas buscaron la protección del poderoso señor de Azcapotzalco, Tezozómoc, quien les asignó tierras en los límites de su territorio, en medio del lago de Texcoco, con la condición de que fueran sus tributarios y servidores. Al parecer esto ocurrió hacia 1325 d.C., según lo indican diversas fuentes históricas”.

Por tal razón, existe una posibilidad de que el águila no fue encontrada como nos han relatado; todo lo contrario, quizás, el mito fue creado para vanagloriar su imperio. El águila vuela tan alto que llega a “tocar el sol” y el nopal, corazón de Cópil6, se encuentra debajo de la misma.

Para finalizar, una respuesta que nos acerca al título. En el códice Aubin podemos ver que el dios Huitzilopochtli ordena al grupo el cambio del nombre:

Aquí cambió el nombre de los Aztecas diciéndoles: “Ahora ya no se llamarán

Aztecas sino Mexicanos,” y los marcaron en las orejas para que recibieran tal

nombre de Mexicanos, y cuando recibían el arco y otras armas llegó el fin del

día, siguiéndose el ruido de un huracán y el silbido de la culebra.

A modo de conclusión, las palabras del maestro Eduardo Matos Moctezuma resumen perfectamente todo lo que ha sido tratado a lo largo de este texto: “Lo anterior es buen ejemplo de la manera en que el mito y la realidad se entretejen. Sin embargo, ambas versiones son importantes: la histórica, porque es lo que aconteció realmente, y la mítica, porque es la respuesta que un pueblo da sobre determinados acontecimientos para legitimar su presencia”.

El pueblo mexica, posterior al azteca, en sus primeros tiempos, experimentó demasiados conflictos, dilemas, circunstancias; no obstante, fue un colosal e impresionante imperio; por esta causa, no cabe duda de que, posiblemente, enaltecieron su historia para que fuera igual de magnánima como su poderío.

Todas las culturas necesitan diversas leyendas y mitos para enriquecer su civilización. Estos son un tipo de alegorías de su vida diaria; es decir, nos acercan a la cosmogonía de los mismos y nos permiten tener una mejor comprensión de su percepción del mundo.

 

 


1 Cabe resaltar que este manuscrito fue requerido por los propios españoles para entender y familiarizarse con la cultura mexica; por tal motivo, no sabemos a ciencia cierta si los artífices del códice (Tlacuilos: pintores y cronistas mexicas) modificaron parte de la historia o si llegaron a basarse más en las diversas alegorías del pueblo.

2 El Códice Aubin o Manuscrito 1576 es posthispánico. No se sabe con certeza quién lo ordenó y quién(es) lo elaboró/elaboraron; aunque, esto último puede atribuirse a los antes nombrados Tlacuilos.

3 El Códice Durán o Historia de las Indias de Nueva España e Islas de Tierra Firme fue plasmado por el historiador y fraile dominico Diego Durán entre los años 1579 y 1581. Durán se adentró en la historia mexica a través de innumerables declaraciones y antiguos códices para así, brindar y plasmar las memorias de los nativos.

4 En el Códice Aubin también se señala la misma situación: Un clan camina separándose de las demás tribus.

5 Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl fue rey y sacerdote de Tula quien reinó por el año 850 d.C. Este personaje llevaba una vida casta, sencilla y admirable, debido a esto, adquirió una enorme fama. Es necesario indicar que, los seguidores de Tezcatlipoca aborrecían su conducta. Un día, de acuerdo al relato, mediante engaños, lo embriagan y dicho gobernante comienza a incurrir en distintas irregularidades; avergonzado, decide abandonar Tollan (Tula), no sin antes, prometer su regreso.

6 Según el relato, Huitzilopochtli mandó derrocar a su sobrino Cópil, quien se había sublevado en venganza del abandono que sufriera su madre, Malinalxóchitl, por parte del dios guerrero. Tras matar a Cópil, Huitzilopochtli mandó a sus sacerdotes a que le llevaran su corazón y lo tiraran en un lugar sagrado entre los tulares; del corazón de éste brotaría el nopal en que se posaría un águila, señal inequívoca para fundar México-Tenochtitlán.

Referencias

Dibble, E. (1958). Manuscrito Azteca de la Biblioteca Real de Berlín. Recuperado de: http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1080042629/1080042629.PDF

Flores, E. (2003). La saga de Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl. Recuperado de: http://www.jornada.unam.mx/2003/05/13/quet-saga.html

Gonzáles, L. (2015). Los tlacuilos y la construcción del espacio novohispano en el siglo XVI. Recuperado de: http://www.revista.unam.mx/vol.16/num4/art29/

INAH (2015). Códice Boturini. Recuperado de: http://www.codiceboturini.inah.gob.mx/approaches_text.php?textID=0

López, A. (s.f.). La Tira de la Peregrinación. Recuperado de: enp3.unam.mx/revista/articulos/2/peregrinacion.pdf

Matos Moctezuma, Eduardo, “¿Vieron los mexicas al águila parada sobre el nopal?”, Arqueología Mexicana núm. 114, pp. 88 – 89.

Ortega, S. (1999). La peregrinación de los aztecas. Recuperado de: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/estados/libros/sinaloa/html/sec_17.html

Virguez, J. (2017). Códice Durán. Recuperado de: https://nodoartes.wordpress.com/2017/02/15/historia-de-las-indias-de-nueva-espana-e-islas-de-tierra-firme-diego-duran-1587-ilustraciones/

Be first to comment