¿Por qué nos gusta y por qué no nos gusta el reggaeton?

Compartir

Resultado de imagen para reggaeton

¿Porque nos gusta?

Por Richard Sandoval 

Año 2005, enero, gira de estudios. La salsa, la cumbia y el pop son interrumpidos a la medianoche, cuando los primeros tragos de alcohol en los cuerpos de adolescentes desinhiben los gastados pasos de baile. El visitante inesperado llega con unos bajos desquiciados, profundos, oscuros, siniestros, descaradamente eróticos. Una voz femenina amenaza con aruñarte, y una masculina responde que “a mí no me vas a ruñar”.

Los pies se mueven solos, las caderas chocan con la de tu compañera de baile, y ya nos hemos convertido en felinos. Es reggaeton. Es demencial. “Gata fiera” da paso a “baila morena, baila moreno, perreo pa’ los nenes, perreo pa’ las nenas”. La pista de baile es animalesca, y desde ese día, hasta doce años después, de los cuerpos marcados con reggaetón al momento de la iniciación sexual, este metamorfoseado género musical, profundamente latino, no se ha podido arrancar de la piel, de la sangre y el cerebro.

Donde suene el reggaetón nuestros sentidos acuden, recordando los momentos claves que nos han marcado, el primer beso de un frenético noviazgo, los mejores chistes en torno a una fiesta de cumpleaños inolvidable, las vacaciones con esa amiga que ya no es tu amiga, la canción que estaba de moda cuando por fin acudiste a tu graduación.

El 7 de septiembre de 2017, Wisin y Yandel lanzaron la canción de su reencuentro luego de media década como solistas. “Como antes”, el título del tema que reunió al “dúo de la historia”, es un remake de la vida de toda una generación. Atentando contra la  evolución del estilo, que ahora en un código flow latino se ha suavizado con arreglos pop y texturas que te pueden llevar a la bachata, el trap, y la salsa en una sola canción, los puertorriqueños optaron por volver a los orígenes, al zumbido metálico que ametralla el cuerpo, a las voces felinas como coro, al perreo que “de repente recuerda lo viejo, todo el mundo pegado en la disco, bailoteo”. Y la rola funciona como una reafirmación de una teoría: el reggaetón, el perreo que hoy viaja en referentes sofisticados como Maluma y J Balvin tiene un génesis del que se desprende todo y al que vuelve todo. Ese génesis es el poder de libertad que activa en el cuerpo su dembow.

Un dembow que desordena, desprejuicia, te hace bailar con tu  amigo o tu amiga dando lo mismo si es hombre o mujer, un dembow que te inyecta la personalidad para sacar a bailar y dar un  beso, un dembow que se burla de los tabúes de las sociedades más conservadoras e hipócritas de Latinoamérica, un dembow que hace carne el deseo que es tan propio de lo humano. El sexo, el erotismo, la diversión e incluso la identidad de grupos sociales son el corazón del reggaetón, como también son la base de cualquier cultura. He ahí su capacidad de reinvención, su persistencia, su resiliencia.

Porque no se olvida lo que te envalentonó a ser un poco más libre, feliz y descarado. Descarnado. Por eso nos gusta como nos gusta.

Imagen relacionada

¿Porque no nos gusta?

Por Augusto Ortiz 

Es menester entender que no pretendo alcanzar un grado de verdad absoluta, es solo mi opinión y debe ser vista como tal, una vez aclarado esto, comenzaré advirtiendo que este género resulta de mi desagrado, por lo que a continuación abordaré algunos puntos a través de los cuales explicaré el porqué de mi desaprobación al género en cuestión Comencemos preguntándonos, ¿qué es el reggaetón?.

El reggaetón es un género musical que se construye por lo general con círculos armónicos de tres acordes, por ejemplo podríamos decir que con los siguientes acordes: C-D-Em podríamos interpretar miles de temas del género. Además de eso, también podemos decir que el reggaetón tiene una estructura rítmica de dos cuartos cuya forma básica es el dembow. Sobre su etimología existen dos teorías: una que reggaetón significa reggae grande, donde el on se usa básicamente para decir que es “grande”, y la otra teoría es que reggaetón significa ciudad reggae, y que sería la combinación entre la palabra reggae y town. En cuanto a su historia, el reggaetón nació en Panamá en los años 70’, pero el que se escucha actualmente nació en Puerto Rico, en los años 90’.

Ahora contestaremos las siguientes preguntas para abordar el tema: ¿Por qué el reggaetón no me gusta?. ¿Tienen razón las críticas clichés del género?, ¿el reggaetón es música?, y por último, ¿Es para mí el reggaetón un género sin nada que aportar? ¿Por qué el reggaetón no me gusta?. Primero, como he mencionado anteriormente la estructura armónica del género es bastante simple, solo tres acordes. Segundo, porque sus letras suelen ser grotescas, centrándose en el sexo, aunque eso ha cambiado un poco últimamente, aún es vigente. Tercero, porque no aprovechan las herramientas que la computación ofrece en materia de música, salvo por la introducción de pistas, sintetizadores y ecua-

lizadores, no se hace un aprovechamiento de estas herramientas, sin embargo, debo confesar que este problema a mi modo de ver lo comparte prácticamente toda la música comercial en la actualidad. En cuarto lugar, porque las canciones no exigen mucho del vocalista. Y para terminar es un género cuyo contenido cultural apunta al machismo y a valores que no contribuyen al mejoramiento social, y con una profundidad nula.

¿Tienen razón las críticas clichés del género?. En parte yo diría que si, pero hay otras en las que no concuerdo por las siguientes razones: “El ritmo repetitivo”; es innegable que el reggaetón tiene un ritmo repetitivo, pero eso no quiere decir nada. Para poner ejemplos de géneros interesantes, con mucha mayor riqueza armónica, y que también tienen ritmos repetitivos, podemos hablar por ejemplo del vals o la mazurca y también, por qué no, del swing, donde la percusión en muchos casos sólo se enfoca en marcar el ritmo del compás y nada más, sobre todo en el que es cantado.

¿El reggaetón es música?. Para quienes creen que este género no debe ser categorizado como música, lamento informarles que el reggaetón sí es música, puede que sea muy pobre, y en eso estamos de acuerdo, sin embargo es un género musical. El por qué es muy sencillo: cuenta con una melodía, con un acompañamiento, y con una percusión, además de hacer uso de silencios en sus diferentes líneas melódicas. Por lo que goza de todos los elementos que requiere la música.

¿Es para mi el reggaetón un género sin nada que aportar?. Pues la respuesta es un poco difícil de dar. Actualmente sí es un género cuyo aporte a la creación de belleza en el arte es inexistente, excepto las tecnologías que emplea el género (aunque esto también puede ser cuestionado), sus ritmos y melodías no son nada novedosas, sin embargo es un género. Aún así el reggaetón puede evolucionar y mejorar como género musical. Por ejemplo, si aumentamos su polifonía o aumentamos la complejidad de sus melodías, o si agregamos más elementos de percusión a la base del dembow. El problema está en que, aunque el género si pueda cambiar, todos somos conscientes de que esto no va a pasar.

* Augusto Ortiz es estudiante de psicología de la Universidad Na cional de Colombia.

* Richard Sandoval es periodista de la Universidad de Chile. Director de la página Noesnalaferia.

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo.

Be first to comment