Flota como la piedra de Sísifo o de ¿Cómo aprendemos a dejarnos caer?

Compartir

Imagen relacionada

Por Berenice Reyes Jurado [1]

El cuerpo no es una cosa, es una situación; es nuestra comprensión del mundo, el boceto de nuestro proyecto.

Simone de Beavoir

Palabras clave: Flota, Caída, Cuerpo, Repetición, Sísifo.

¿En qué sentido las prácticas ligadas al cuerpo y a la tecnología se han reconstruido? ¿Cómo pueden fundamentarse en la actualidad? Brisa Muñoz en su texto Procesos de lo innombrable. Acercamiento a las prácticas artísticas ligadas al cuerpo y la tecnología explica.

La práctica artística entonces, puede ser entendida como “ejercicio” en el acto de hacer, que construye y desconstruye, un proceso que opera sobre la base de la prueba y el error en donde cada obra parece una resultante inacabada. En este caso el Arte vendría siendo un espacio de producción de procesos, una herramienta de conocimiento y reflexión frente a un problema como razonamiento estético. Esta idea de la práctica artística opera en diversos campos disciplinares, su carácter es dinámico e intersticial surgiendo más bien desde una zona de acción que de un lugar pre-establecido, definido y acotado [2].

Muñoz está proponiendo la obra de arte como un ejercicio práctico de investigación, creación y aprendizaje, es decir, el arte como un espacio de “producción de procesos”, siguiendo esta línea resulta oportuno revisar el trabajo de Bárbara Foulkes titulado Flota.

Resultado de imagen para Flota foulkes

Flota explora distintas líneas de trabajo como la caída, el peso, la gravedad, el cuerpo y el espacio; en este texto nos centraremos en la problemática de la caída. La pieza es una construcción performática que surge como consecuencia de una introspección a la caída y sus implicaciones en los conceptos de transformación y progreso. Foulkes construye su pieza atándose a un arnés y teniendo la pared como superficie decide que la única consigna para su pieza es la exploración y agotamiento de todas las posibilidades de la caída. Para realizar la obra, no contaba con estudios previos en arnés, lo que posibilitada el genuino y libre descubrimiento del movimiento.

La pieza Flota trabaja desde la incertidumbre, primero porque fundamentalmente se construye como un proceso que resulta inacabable y segundo porque reta la idea de virtuosismo que usualmente se busca en una pieza dancística. Un bailarín que goza de este título nace con las cualidades físicas para bailar puesto que su cuerpo goza del don de la flexibilidad, la destreza y la fuerza por mencionar algunas, en este sentido podemos afirmar que el virtuosismo en la danza es el equivalente a la idea de genio en las artes plásticas.

La pieza propone una dislocación del espacio al observar movimientos que estamos habitualmente acostumbrados a ver en un plano horizontal los percibimos de manera vertical. Foulkes está retando la gravedad, el error y por supuesto la caída, todo esto mientras hace registros audiovisuales para grabar el proceso. La pieza habla de repetición, de imitación, de reiteración, de un proceso que puede repetirse tantas veces como sea necesario y es ahí donde surge la piedra de Sísifo como analogía de Flota porque ambos hacen uso de la repetición como lenguaje.

Durante un año Bárbara Foulkes se colgó en un arnés con el único objetivo de caer una y otra vez de diferentes maneras, la caída en la pieza no solo tiene implicaciones físicas, resulta como metáfora de la piedra de Sísifo. Flota se cimienta partir del accidente, como certeza que construye y deconstruye una verdad.

Foulkes busca repetir la misma acción: caer; Sísifo por su parte realizaba la acción de subir una piedra sabiendo que al llegar a la cima de la montaña está volvería a caer y él tendría que repetir la acción. La piedra de Sísifo se puede leer metafóricamente como el conocimiento, debido a que resulta inacabable en un sentido que cuando se afirma una idea o teoría se debe cuestionar sus bases y postulados y con eso se vuelve al inicio de la montaña donde se formó inicialmente, así se repite la creación de un conocimiento.

La conexión entre la piedra de Sísifo y la pieza Flota radica en que por medio de la repetición ambos están descubriendo certezas que ayudan a encontrar nuevos caminos por transitar. La caída ya sea del cuerpo o de una piedra funcionan como ejemplo de dicotomía de la recuperación, es decir, para que un movimiento (cuerpo/objeto) pueda caerse tiene que recuperarse.

Imagen relacionadaDejarse caer como filosofía corporal es perder y recuperar el balance, es hacer caídas al suelo y después saltos. Foulkes con su pieza está partiendo de un análisis de movimiento que nos 2 hace referencia al movimiento de un péndulo, y en esto podemos apoyarnos con Doris Humphrey, quien propone el “arco que une dos muerte” como la técnica que genera una interacción pendular entre los movimientos que nos alejan del centro de gravedad (caída) y los movimientos que llevan al balance y a la seguridad (recuperación). Humphrey descubre en 3 Nietzsche la dicotomía de la vida y la muerte, con esto plantea que el movimiento tiene dos puntos, el más alto lo identificado como el ideal Apolíneo y el punto más bajo como el ideal Dionisíaco, estos dos puntos forman el arco entre dos muertes. Está teoría propone que el ir hacia la caída es ir en búsqueda del peligro y recuperar el equilibrio es ir hacia el control de uno mismo.

El progreso y el fracaso resultan antagónicos pero necesarios para el arte, sin embargo, ambos tienen un punto en común: la repetición. El teórico Hans Belting, quien trabaja a Sísifo desde el arte en su texto ¿Sísifo o prometo? Sobre arte y tecnología en la actualidad menciona.

En el ritual de la repetición que se relata en el mito de Sísifo hay más que sólo el viejo ejemplo de la vida, pues la repetición también significa no querer alcanzar el final, y por eso posponerlo. Esto no quiere decir hacer arte siempre de la misma manera. Incluso se requiere valor para todavía hacer arte, sabiendo cuánto arte se ha hecho antes que nosotros. Algo parecido se podría decir de querer la vida una y otra vez, siendo que tantos difuntos nos obligan a la repetición .

Sísifo que asume su castigo y aprende a divertirse con su tarea diaria, no espera que su situación vaya a mejorar, no pide perdón o decide inventar un nuevo Dios; por el contrario, encuentra en la repetición el sentido de la vida y esa es su mayor valentía. La pieza Flota y el mito de Sísifo tienen eso en común la valentía para revelarse contra las fuerzas externas y disfrutar del castigo/caída como un proceso de aprendizaje continuo.

Bárbara Foulkes y su estudio de la caída pone en diálogo diferentes lenguajes, que además plantean enormes interrogantes para problemas actuales que logran cristalizase en Flota. En su texto De la construcción de Flota en cinco páginas apunta.

La acción: caer una y otra vez de diferentes maneras, sostenida pero invertida. Me proponía repetir una caída infinitas veces, hasta llegar al límite de mis posibilidades profundizando en una sola acción. Filmaba cada sesión desde cualquier ángulo, por debajo, de costado, del otro costado, por arriba. Desde el comienzo generé una relación con el accidente y con el no saber. Paul Virilio dice que cuando se crea un acierto, al mismo tiempo se crea el accidente que se generará con él; en este proceso fue al revés, se buscó al accidente para crear aciertos, o más bien, los encuentros inesperados que surgen al dejar que diversos elementos se relacionen entre sí [5].

Flota resulta por demás interesante, con la exploración de la repetición a través de la caída y sus consecuencias, motiva a establecer muchos cuestionamientos que son la punta del iceberg de otros problemas ¿Cuándo el arte se cae? ¿Cómo se cae? ¿Para que sirve caer? ¿el progreso y la caída son una dicotomía de la vida?

¿Qué implicaciones tiene caer? La caída deja de ser caída cuando se experimenta, Flota como pieza performática se ha presentado en distintos espacios y en cada uno se vuelve a construir bajo el mismo motivo, caer y caer hasta transformarse en un punto de vista diferente. Flota es un proceso, que vive, crece, se modifica y está en constante transformación.

 


[1] berenice.reyes.jurado@gmail.com Revista virtual de arte contemporáneo y nuevas tendencias. ISSN 0719-4757. Publicada 06/05/2010 Disponible en:

[2] http://revista.escaner.cl/node/1932 (Último acceso: 10 de Noviembre de 2017)

[3] Doris Humphrey, El arte de hacer danzas (México: Conaculta, 2001) Humphrey basa su técnica Fall –Recovery (caída y Recuperación) en el principio de las 2 muertes: la del absoluto control del flujo de movimiento y toma máxima del peso (en bipesdestación) y la del abandono del peso (en nivel bajo, en el piso).

[4] Hans Belting, ¿Sísifo o prometo? Sobre arte y tecnología en la actualidad en La imagen y sus historias/ensayos (México: Universidad Iberoamericana, 2011), 85-86

[5] Bárbara Foulkes. De la construcción de Flota en cinco páginas. En: Colectivo AM. Recetario coreográfico. Un Roadbook. Texto en proceso. (México: Centro Nacional de las artes, 2013), 12

Referencias bibliográficas:

Belting, H. (2011) ¿Sísifo o prometo? Sobre arte y tecnología en la actualidad en La imagen y sus historias/ensayos. México: Universidad Iberoamericana.

Foulkes, B. (2013) De la construcción de Flota en cinco páginas. En: Colectivo AM. (2013) Recetario coreográfico. Un Roadbook. Texto en proceso. México: Centro Nacional de las artes.

Humphey, D (2001). El arte de hacer Danzas. México: Conaculta.

Revista virtual de arte contemporáneo y nuevas tendencias. ISSN 0719-4757. Publicada 06/05/2010 Disponible en: http://revista.escaner.cl/node/1932.

Me gusta la sopa, los perros y el té verde.

Be first to comment