El Primer Festival de Música en Puebla

Compartir

Click in the picture to enlarge

Durante el recordado mandato del gobernador Aarón Merino Fernández y con el apoyo del presidente poblano don Gustavo Díaz Ordaz, se consideró que la Ciudad de los Ángeles reunía las condiciones ideales para la creación festival internacional de música y arte.

La ciudad todavía no ofrecía el lamentable aspecto del ambulantismo y el vandalismo y podía presentar una bella imagen para ser marco de un festival del más alto nivel internacional. Este evento se adelantó en varios años al tan dispendioso, derrochador y fastuoso e imperial Festival Cervantino que costó millones de dólares a la pretensiosa administración de los setentas.

Los festivales que desde hace décadas se realizan en Europa, Canadá y Estados Unidosm son planeados para atraer a amateurs y visitantes que al asistir, dejen dinero al saciar su anhelo de cultura y arte. Tal sucede en Salzburg, en Oberammergau, en Bayeruth, en Edimburgo, en Granada, en Strafford-on Avon, y otros renombrados lugares del mundo del arte donde desde hace décadas hay festivales.

El Festival de Puebla de 1966, se llevó a cabo del 4 de Mayo al 10 de junio y trajo artistas y espectáculos que únicamente se presentaban en Puebla. En un bello programa, preciosamente impreso en color, se nos ilustra sobre los artistas y eventos que llegaron para deleite y asombro a los poblanos y sus visitantes.

En este festival se utilizaron los lugares más bellos y notables de la ciudad para el lucimiento del evento y también de los primores del Relicario Colonial de América: la Catedral, el templo de Santo Domingo, el Patio del Palacio de Justicia, el Teatro Principal y el Auditorio de la Reforma.

A este recordado festival de 196, vino la Orquesta Japonesa de la N.H.K. de Tokio con los notables directores Hiroyoki Iwaki y Yuso Toyama. El concierto tuvo lugar en el bello patio de San Pantaleón los días 4 y 5 de Mayo.

El 11 y 13 de Mayo siguió el recital del notable pianista chileno, gloria de los intérpretes beethovenianos, Claudio Arrau, considerado como uno de los mejores pianistas del mundo, de impecable técnica y asombroso repertorio. No podía faltar la intervención de la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por el creador de los Conciertos Promenade, el maestro Carmen Dragón. Esta orquesta tocó el 14 y 15 de mayo.

Imagen relacionada

Una única e inolvidable actuación del mago del arpa, el sin par intérprete español, Nicanor Zabaleta, quien apareció el 18 de mayo. El maravilloso espectáculo del Ballet Real de Holanda, llenó los ojos de los que tuvieron la fortuna estar en el Teatro Principal las noches del 17 al 22 de ese mayo poblano. Los ballets, los solos y las pasde-deux, fueron una de las notas más notables de este Festival de Puebla.

Con el recuerdo fresco del film Amor sin Barreras de 1963, el Festival se dio el lujo de presentar el ballet de Bernstein West Side Story con Chita Rivera especialmente llegada de Broadway. El Auditorio de la Reforma, se vio pleno por un público de Puebla, México y Estados aledaños.

El regio marco de la Iglesia de Santo Domingo, se prestó para el oratorio Elías de Mendelssohn, bajo la dirección del maestro Luis Herrera de la Fuente, director titular de la orquesta. También se cantó Crimen en la Catedral de Pizzeti, dirigida por el italiano Anton Guadagno y así mismo vino la Metropolitan Opera National Company para cantar la ópera Susannah de Carlisle Floyd.

Estuvo en Puebla el famoso Ensemble Baroque de París, nada menos que con el gran flautista Jean Pierre Rampal, acompañado de los maestros Pieriot, Gendre y Lacroix. Fue un concierto inolvidable.

Este primer Festival de Puebla, cerró sus jornadas el 10 de junio con la Orquesta Sinfónica de Filadelfia bajo la batuta de Eugene Ormandy, uno de los más renombrados del mundo. Hay que mencionar que a diferencia del Cervantino que después enviaba muchos de sus eventos  a la Capital y otras ciudades de provincia, los espectáculos solamente se presentaban aquí, obligando a los interesados a acudir a Puebla y dando al festival un carácter exclusivo.


(Este es un fragmento del libro: “Puebla Ayer” de Miko Viya. Terminado de imprimir el día 24 de noviembre de 1989 en los talleres de la Editorial Cajica, S.A. instalados en la calle 19 Sur 2501. Puebla, Pue. Méx.)

Tengo 20 años y soy estudiante de tercer semestre de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la BUAP. Me gusta la música y mi mayor pasión es el fútbol.

Be first to comment