Cinco leyendas de la ciudad de Puebla.

Compartir

Resultado de imagen para puebla blanco y negro

Durante esta época de Día de Muetos y de fiestas de Halloween, no pueden faltar las clásicas historias de terror que a todos nos gusta escuchar y que de vez en cuando nos sacan un pequeño susto o nos entretienen en un momento de suspenso. Además de las típicas leyendas mexicanas como La llorona, el Chupacabras, Los Volcanes, entre otras, el día de hoy hablaremos de cinco leyendas de nuestra querida ciudad de Puebla.

1: El Puente de Ovando

Resultado de imagen para puente de ovando

Cuenta la leyenda que la familia Ovando, una de las más ricas de Puebla, mandó construir el Puente de Ovando. Así, podrían unir su lujosa casa con el resto de la ciudad al cruzar por encima del río San Francisco. Supuestamente, el padre de la familia tuvo dos hijos: un joven fuerte y una joven, bella hija de 16 años.

El problema surge cuando ella se enamora de un joven de clase media, cuya unión es desaprobada por el padre pues pensaban que, si ella perdía su virginidad con él, los demás no tendrían más remedio que aceptar esta unión amorosa. Sin embargo, el día que ocurrió este evento, el hermano los atrapó en el acto.

Enfurecido, desenfundó su pistola e intentó disparar al joven, sólo para que ella se interpusiera en su camino, recibiendo la bala. Tratando de vengar a su amada, el joven de media clase intentó alcanzar su espada. Mas, el hermano fue más rápido y asesinó a su rival con un cuchillo. El hermano no fue procesado ni enviado a la cárcel debido a que cometió un “crimen de honor”. Eso no evitó su muerte, pues poco tiempo después fue encontrado tirado en un callejón.

Se cuenta que el padre, debido a ambas tragedias, se volvió adicto al alcohol y un día, en la madrugada, fue al Puente de Ovando y ahí se le acercó una mujer pidiendo limosna, sin embargo, el padre se negó a darle siquiera unas monedas, pero la misteriosa mujer resultó ser el espíritu de su hija, incrédulo trató de huir, tratando de negar lo que veía, pero el nivel del río inexplicablemente se alzó y el hombre cayó en él, siendo encontrado ahogado algunos días después.

Ahora, se dice que se puede ver al espíritu de una mujer en el puente pidiendo limosna, si se accede a darle algo, uno puede cruzar el puente, de lo contrario, es arrastrado al fondo de lo que un día fue el río San Francisco. O al menos, eso es lo que cuenta la leyenda…

2: Casa de los Enanos

Resultado de imagen para casa de los enanos

Ubicada sobre la Avenida Juárez en esta casa se cuenta que de una familia que una vez la habitó, quedaron dos hermanos, un hombre y una mujer, debido a que no salían, ambos se enamoraron el uno del otro y de esta unión salieron niños deformes “enanitos” que andaban paseando por los jardines. Debido a esto le pusieron láminas en las rejas (que hoy en día podemos ver y que alguna vez no existieron para poder contemplar los hermosos jardines), para que la gente no pudiera verlos.

Otros cuentan que no, que realmente era una familia normal pero que tuvieron una hija deforme y que al asomarse por las ventanas espantaba a la gente, por esto cubrieron las rejas y ventanas y solamente la gente de mucha confianza podía entrar. Otros más cuentan que hay fantasmas de gente de otra época que revive y que habita la casa todavía. O al menos, eso es lo que cuenta la leyenda…

3: La Fuente de los Muñecos

Imagen relacionada

Ubicada en la 18 Norte (entre la 24 y la 22 Oriente), esta fuente tiene como atractivo principal una estatua de un niño y una niña: él sujeta un paraguas y ella unos libros escolares. Se cuenta que se construyó después de la desaparición de los hijos de dos importantes personajes del actual barrio de Xonaca, allá por la década de los años treinta.

Los niños eran conocidos como “los muñecos”, ya que sus padres ponían un verdadero esfuerzo en vestirlos de forma impecable a pesar de que todos los días, al regresar de la escuela, los niños llegaban con las rodillas raspadas y los zapatos sucios de tanto jugar. Su desaparición fue misteriosa y jamás se encontró rastro alguno de ellos. La leyenda dice que por las noches las estatuas desaparecen, se les escucha cantar o reír por las calles; y que antes de que el sol salga los dos niños estatuas regresan a su lugar. Algunos vecinos aseguran ver los zapatos sucios y las rodillas raspadas de las estatuas. O al menos, eso es lo que cuenta la leyenda…

4: Patio de los azulejos

Imagen relacionada

La leyenda que se generó en el Patio de los Azulejos, como muchas de las casas religiosas, después de la reforma, funcionaron como vecindades. La historia cuenta que un viejo abogado, vivió en una de las habitaciones del segundo piso de la legendaria casa y por la noche cuando llegaba, encontraba sentado al pie de la escalera a un anciano que rezaba con un rosario en las manos.

La costumbre de verlo todas las noches hizo que el abogado y el misterioso hombre, hicieran un trato amistoso que los llevó a conocerse mejor y entablar largas charlas en la casi deshabitada vecindad; entre esas platicas el abogado supo que su amigo era sacerdote.

Así transcurrió el tiempo, cuando cierto día se presentaron dos monjas para solicitar limosna en la vecindad y llegaron con el abogado, en medio de la plática él les dijo que en esa vecindad vivía un sacerdote que tal vez conocían. Las monjas se miraron extrañadas y le preguntaron por el nombre del padre; al oírlo, no pudieron ocultar su asombro. Inmediatamente el abogado les volvió a preguntar si lo conocían y le contaron la historia del antiguo convento, de la cual habían escuchado que un sacerdote se aparecía rezando precisamente en esa vecindad todas las noches con su rosario en la mano.

El abogado al comprender que su amigo era un espíritu que rondaba por la vecindad, no soportó la impresión y se cambió de vivienda antes de investigar más acerca del misterioso hombre. O al menos, eso es lo que cuenta la leyenda…

5: La China Poblana

Resultado de imagen para estatua de la china poblana

Se dice que don Diego Carrillo de Mendoza y Pimentel, quien en ese entonces ostentaba el cargo de virrey en la Nueva España, mandó traer a una joven procedente del continente asiático, para convertirla en su dama de compañía. Durante el viaje que la jovencita hizo desde China hasta el continente americano, fue raptada y trataron de venderla, sin embargo, la chica escapó y logró llegar a México.

Una vez ahí, uno de los comerciantes se la vendieron a Don Miguel de Sosa, quien la hizo su esclava, a la muchacha se le conocía como Catalina de San Juan y vivió poco tiempo al lado de su nuevo amo, pues este falleció repentinamente. A pesar de esto, su amo dejó estipulado en su testamento que a su muerte se le diera la libertad y así se hizo, gracias a esto Catalina fue a vivir a un convento hasta el día en que murió

Actualmente, se le conoce al Templo de la Compañía como el sitio exacto en donde descansan los restos de la China Poblana. Se dice que luego de su muerte, varias mujeres comenzaron a imitar su estilo de vestir. La razón de esto era principalmente porque ella provenía de un continente lejano en donde se utilizaba otro tipo de materiales para confeccionar los vestidos.

 

 


Referencias:

  • https://www.yosoypuebla.com/2017/07/casa-enanos-avenida-juarez-puebla/
  • https://matadornetwork.com/es/10-terrorificas-leyendas-de-puebla-perfectas-para-dia-de-muertos/
  • http://leyendasymitospuebla.blogspot.mx/2013/04/patio-de-los-azulejos.html
  • http://leyendasymitospuebla.blogspot.mx/2013/03/la-aparecida-del-puente-de-ovando.html

Tengo 20 años y soy estudiante de tercer semestre de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la BUAP. Me gusta la música y mi mayor pasión es el fútbol.

Be first to comment