Un poco sobre el emo actual en México

Redes Sociales

Resultado de imagen para No somos marineros

 

Emo-core must be the stupidest fucking

thing I ever heard in my entire life […]

‘emotional hardcore’… If hardcore wasn’t emotional

to begin with.

-Ian MacKaye, 1986.

 

Por: Redacción

El Revolution Summer tomó lugar en Washington, D.C., en 1985, y de aquél movimiento surgieron dos cosas: la primera, y la más importante –probablemente– para los organizadores (MacKaye y su séquito de fanáticos): desvanecer las relaciones que se gestaron con los skinheads cuando el hardcore estaba en su máximo auge; y la segunda, que desagradó bastante a los mismos: el nacimiento del emotional hardcore.

Mucho se rebatió desde entonces. Pues, a ninguno les pareció adecuado aquél sustantivo con el que se les etiquetaba a las bandas que estaban optando por un camino más melódico, íntimo y sonoro en la música, a pesar de que éste le quedaba a la perfección. De aquél movimiento, nació Rites of Spring, banda que muchos idolatran y observan como los padres de todo un género musical. Se marcó una nueva tendencia en el punk, que en subsecuentes años se tomaría como toda una expresión artística.

Resultado de imagen para Rites of Spring

Desde entonces, el género mutó en un híbrido muy raro: sus raíces e inicios, asentados en el hardcore de los ochenta, se transformaron, paso a paso, en una combinación que se acercaba a las bandas indie inglesas (véase, por tomar un ejemplo, The Smiths), pero con una furia y sentimiento personal (intrínseco) implícito. De ahí, de esa experimentación, que salieron los hijos bastardos del género, que bien retomaban otros sonidos distintos que había preconcebidos, y que ayudaron a ampliar toda una gama musical en el underground de finales de los ochenta y principios de los noventa; observamos al math, al post-hardcore, al post-rock, et. al., que han servido como trampolines sonoros facilitadores a que, todas las bandas interesadas en el emo o texturas semejantes, experimenten con otras dinámicas, estilos y sonidos de los que no están acostumbrados. En toda la nueva contextualización que sufrió este tipo de música, el símbolo original, sus bases y reglas establecidas, cambiaron debido a la sociedad, a actos y bandas que nada tenían que ver con el género, como el caso de la asociación depresión/suicidio o bandas como My Chemical Romance; no obstante, aquél tema es tan extenso y controversial, que no vale mucho la pena tocarlo, y de ello podrían hacerse ensayos completos que bien no tienen cabida aquí.

A México el género llegó mucho después, y resultó ser más a fin a la emergente oleada californiana del pop punk (Green Day, blink-182), que las raíces del emo o a los sonidos estadounidenses que se escuchaban en aquél entonces. Específicamente, para poner en contexto, habría que mencionar los inicios de División Minúscula, Insite, Sad Breakfast como los precursores de esa música en México. Pero fue en años ulteriores, con la explosión del internet, que muchas personas pudieron estar en un contacto más cercano con las nuevas tendencias del emo y acoplarse a éstas.

Resultado de imagen para División Minúscula

De aquí que parte la idea de generar una lista pequeña de las bandas que están sonando hoy en día en México. Definitivamente no es una lista exhaustiva, pues, como se menciona, no pretende serlo. Cada día –estamos conscientes–, surgen nuevas bandas, de proyectos olvidados o alternos, así como de pequeños grupos de amigos que deciden, un buen día, tomar sus instrumentos, juntarse y tocar lo que se salga. Cada día, también, el género se bastardiza, se retroalimenta y se expande. Eso es genial, pero crea, por otro lado, una problemática al intentar sintetizar a todas las bandas en tan poco tiempo y darle a cada una su valor. Por esa razón, hemos extraído, de toda ese oleaje, bandas que consideramos importantes para el momento y que bien podrían abrir una rendija para que se acerquen a uno de los géneros más interesantes del rock contemporáneo.

No somos marineros

Resultado de imagen para No somos marineros

No somos marineros ha estado en boca de todos; tanto así, que mucha gente los ve como una banda sobrevalorada. Sin embargo, esta concepción está alejada de la realidad. Este cuarteto de la Ciudad de México (¿o Satélite?) saltó a la fama como una de las bandas más importantes de esta década en el underground mexicano. En su haber, existe material, grabados y sin grabar, con un éxito inigualable. De sus canciones tangibles en grabación, sacaron, en 2010, el Demo Juvenil, EP de tres canciones; en 2014, develaron el sencillo Onnie Jay Holy y su primer larga duración, Lomas Verdes; en este lapso, también se juntaron con Zeta y grabaron Voces del Nuevo Continente; y fue hasta este año, en agosto, que nos presentaron su último disco, D’arcy.

Mucho ha abarcado la banda: desde fraseos en la guitarra inspirados en American Football o TTNG, hasta canciones más agresivas con guiños a Fugazi, acabando con sonidos influidos por el shoegaze y pop.

Sad Saturno

Resultado de imagen para Sad Saturno

Originalmente concebido como un proyecto en solitario de Cheke Mondragón, que grababa sus canciones con una guitarra acústica, samples a series o películas famosas, muy notorio a los gritos de Conor Oberst en algunas canciones de Bright Eyes, Sad Saturno emergió de un estrato más abajo del underground mexicano, a compartir escenario con bandas internacionales como Delta Sleep. Ahora como full band, el proyecto evolucionó a contar con más secciones instrumentales, melódicas, y una maduración sonora en su música.

Se caracteriza por compartir grabaciones acústicas. Tiene dos EPs oficialmente como proyecto solitario; un LP como banda, Destinados a Fallar, que retoman algunas bases que estaban ya hechas en otros discos; y un Split con Juan Chi, de Zeta. Próximamente estarán sacando su siguiente EP, que, como imaginan, será acústico.

Inválido

La imagen puede contener: una o varias personas

La historia de Inválido es imprecisa en cuanto a datos biográficos, o referencias en su cronología del tiempo, debido a que, a través de su página en Bandcamp, vemos que la banda sacó su primer disco en el año del 2003; continuó en 2005 y 2007 con otros dos discos; y de ahí, saltó su línea temporal hasta 2013 (qué hicieron en esos seis años se mantiene como un misterio, al menos con los recursos que internet nos proporcionan). En los últimos cuatro años, se dedicaron a grabar y lanzar sencillos, sesiones acústicas o canciones separadas entre sí. No obstante, Inválido resulta ser una de las bandas más interesantes, experimentales y antiguas del género en México.

Referente no sólo del emo mexicano, la banda también roza, en gran parte de sus composiciones, con el post-rock, música que ha generado mucha euforia en el último año. Con canciones que se extienden, propias del post, hasta los siete u ocho minutos, las voces y letras íntimas producen una atmósfera particular y sublime que ayuda a la introspección por las tardes.

Inválido anunció recientemente su separación definitiva, sin embargo, y a la par, se supo que estarían tocando un último show en Puebla, el día 7 de Octubre. AQUÍ pueden checar la información completa.

Johnny Pequeñín

Resultado de imagen para Johnny Pequeñín

Éstos (confirmados al cien por ciento) son originarios de Satélite, en la Ciudad de México. El quinteto se formó con la intención de tocar música propia, inspirada en grupos en común que tuvieran, como el caso de No somos marineros y Joliette. A pesar de su corta duración como banda, han sacado dos EPs: Nube y el Super EP. Contrario a sus coetáneos que ya mencionamos, los Pequeñín suelen tomar las raíces más profundas del post-hardcore y emo noventero, y traducirlo, con su estilo propio, a las composiciones originales que ellos tienen.

Letras personales y música llena de enojo.

Dan Taylor

Resultado de imagen para Dan Taylor musica

La música de Dan Taylor hace que te sientas en un suburbio de la ciudad de Monterrey, saliendo con tus amigos a patinar después de la escuela, y platicando hasta noche, cuando todos los temas de conversación parecen haberse agotado, pero dejándote un sentimiento de plenitud. Dan Taylor es de las bandas más importantes en el underground mexicano de, probablemente, los últimos cuatro años. Gracias a su música introspectiva pero con un cierto grado de optimismo, es como se acopla las composiciones de los regiomontanos. Muchas veces rozando con el pop punk de California, y, muchas otras, dando su propio sello al género del emo con canciones eufóricas.

Pese a que la banda ha sufrido de altibajos en la alineación y constancia, cuentan con tres materiales de estudio: Generaciones, en 2012; IV, en 2014; y Otoño ’15, en 2015. Después de dos años de inestabilidad, la banda se embarcó en un tour con Nevado y Finger Guns, y visitaron las ciudades más importantes de México.

Habrá que estar atentos, pues si bien sacaron un triple Split con las bandas anterior mencionadas, no se descarta la posibilidad de que estén preparando un nuevo disco.

A este listado habría que agregarla, como bien se dijo, las bandas híbridas del género y que siguen marcando tendencia en la escena mexicana, como For Dummies (math), El Shirota (noise rock), Joliette (post-hardcore), etc.

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Algún día seré periodista, mientras tanto disfruto lo que hago.

Be first to comment