Pese a que los farmacéuticos en México desde hace más de cien años su labor aún es limitada y desconocida

Compartir

La imagen puede contener: una o varias personas 

  • En la BUAP, expertos proponen una mayor vinculación universidad-hospitales para ampliar el impacto de su trabajo

 BUAP. 24 de octubre de 2017.- La principal causa de la deserción de estudiantes de Farmacia es que las universidades desconocen las necesidades de los hospitales, los cuales, a su vez, no saben de la capacidad de los farmacéuticos, lo que ocasiona su lenta integración al sector salud. Para impulsar el desempeño y alcance de estos profesionales, la clave es su vinculación, coincidieron especialistas durante la Segunda Jornada del Día Mundial del Farmacéutico y UHFGV 2017, organizada por la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la BUAP y el Hospital Beneficencia Española de Puebla.

En el panel “Vinculación universidades-centros hospitalarios, los expertos sostuvieron que una colaboración más estrecha propiciará que los estudiantes adquieran las competencias que los nosocomios requieren, amplíen su campo laboral, incidan en la administración de las instituciones de salud y contribuyan al bienestar de la población, a más de cien años de la instauración del farmacéutico como una profesión en México.

José Gustavo López y López, de la FCQ, señaló que la BUAP ha entendido la relevancia de estas relaciones, por lo que incluyó en el diseño curricular las prácticas profesionales como un mecanismo que permite a los universitarios entender lo que sucede fuera de sus aulas. En ese sentido, recordó que el Laboratorio de Farmacia Clínica mantiene colaboraciones con hospitales, a fin de que los estudiantes participen en este tipo de programas.

A esta afirmación se sumó Daniel Valentín Cuautle, del Hospital Beneficencia Española de Puebla, quien comentó que los farmacéuticos empleados, en su mayoría fueron contratados no por contar con cédula profesional, sino por demostrar que poseen competencias específicas en la reglamentación de los sistemas sanitarios y los estándares para certificar hospitales -como el Modelo del Consejo de Salubridad General para la atención en salud con calidad y seguridad-, entre otros mecanismos de administración, control y calidad.

En estas áreas, que tradicionalmente no son consideradas por los futuros farmacéuticos, pero que poseen oportunidades para su crecimiento laboral, descansa la importancia de la vinculación, comentó Valentín Cuautle, pues es durante la práctica profesional cuando se adquieren dichas competencias.

La imagen puede contener: una o varias personas e interior

“No somos nuevos, tenemos más de cien años. Pese a ello el farmacéutico aún no está en el tabulador del sector salud mexicano y por ello debemos seguir insistiendo en la importancia de esta profesión. Es necesario hacer vínculos”, destacó el egresado de la FCQ, quien reconoció que paulatinamente los farmacéuticos generaron interés en su labor y se integraron en el sector médico.

Por su parte, el representante del grupo hospitalario Christus Muguerza, Heriberto Flores Gordillo, enfatizó en que los estudiantes, durante sus prácticas profesionales, y los egresados, al ejercer su profesión, deben generar sus propios protocolos de acción: “No ser el farmacéutico del pasado, que se limita a los procesos tradicionales, sino el del futuro, el que va a innovar a favor de los pacientes. Es necesario, pues, una vinculación del farmacéutico, no con los hospitales, sino con su profesión”, zanjó.

Estas conclusiones se hermanan con los propósitos de esta jornada académica, realizada en el marco del Día Mundial del Farmacéutico, comentaron en entrevista sus coordinadores, Alfonso Daniel Díaz Fonseca, académico de la FCQ, y Mario Carrera Ortega, responsable de la Unidad de Farmacovigilancia del Hospital Beneficencia Española de Puebla, quienes recalcaron en el doble sentido de estas actividades: favorecer la integración de estudiantes y farmacéuticos y difundir la importancia de su trabajo en la procuración de salud de la población.

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo.

Be first to comment