¿Cuanto queremos ganar por invertir?

Redes Sociales

Resultado de imagen para centros de acopio

Por Miguel Tenorio Cruz

Construida por la dinastía Qin, 200 años antes de Cristo, la Gran Muralla China o Chángchéng,una imponente construcción que llegó a medir 7300 km de longitud, durante 2100 años desde el siglo V antes de Cristo hasta el siglo XVIprotegió a los chinos de los ataques de los habitantes de la actual Mongolia.

Ollantaytamboen Perú fue un templo-fortaleza construido por Pachacuti Inca Yupanki, era una ciudad que ofrecía albergue, alimentación y comodidades para viajeros y una fortificación muy importante ya que servía para controlar el tráfico hacia Antisuyu y para proteger Cusco, la capital del imperio incaico.

Ambas civilizaciones comparten su preocupación por mantener la seguridad de sus gobernados.

¿Por qué la seguridad ha sido tan importante para el ser humano?

Con el comienzo de la era de las computadoras presenciamos la necesidad de crear nuevos conceptos en cuanto a seguridad. En 2016, KasperskyLab, en conjunto con B2BInternational realizó un estudio global en más de 4,000 empresas representativas de 25 países, observando sus presupuestos de seguridad informática, la complejidad de su infraestructura, la actitud que toman ante las amenazas de seguridad y soluciones, el costo real de las filtraciones de información, y los incidentes de seguridad que han sufrido. El principal descubrimiento del estudio realizado mostró que los presupuestos de seguridad informática anual promedio varían entre $1,000 USD para las empresas más pequeñas y $1,000,000 USD en el caso de las más grandes.

¿Tenemos en México una política de seguridad documentada que defina claramente la forma en que se protege a los mexicanos en casos como los ocurridos durante los sismos del 7 y 19 de septiembre? ¿Cuanto gasta nuestro país en protegerse y recuperarse de los desastres?

Existen planes, leyes y reglamentos en nuestro país cuyo objeto es definir las acciones del Estado y de la sociedad civil para el manejo de los riesgos, el estudio de las vulnerabilidades existentes y su mitigación y los preparativos para la atención y recuperación en caso de desastres. Se cuenta con el Plan Nacional de Protección Civil, Prevención y Mitigación de Desastres, el Reglamento de la Ley General de Protección Civil etc., aunque conviene subrayar que con frecuencia los asuntos que afectan a la sociedad mexicana no son manejados en forma correcta.

En particular la Cultura de Protección Civil fundamental en la reducción de riesgos definida en el artículo 2 fracción VIII del Reglamento de la Ley General de Protección Civil, emitida el 13 de mayo de 2014, no recibe la inversión económica pública y privada necesaria para anticiparse y responder en forma oportuna a los peligros y la vulnerabilidad.

De igual modo, es primordial contar con un sistema de alerta temprana eficaz con tecnología de punta en los equipos de medición, monitoreo, transmisión, adquisición y procesamiento de la información.En consecuencia, es importante realizar una fuerte inversión económica que permita contar con información, en tiempo real para aumentar la seguridad de la población en situaciones de riesgo inminente.

Imagen relacionada

En México la corrupción, la urbanización sin plan, el desarrollo en zonas de alto riesgo, el subdesarrollo, la degradación del medio ambiente, el cambio climático, las amenazas geológicas, la competencia por los recursos escasos y el impacto de epidemias son algunos de los problemas que han hecho vulnerable a nuestro país mucho antes de las 13:14 de la tarde del 19 de septiembre.

Por otro lado, el daño económico que podría haber generado el sismo del 19 de septiembre podría llegar hasta 1% del Producto Interno Bruto (PIB), según una estimación del Servicio Geológico de Estados Unidos, que proyecta un impacto preliminar de daños de entre 1,000 y 10,000 millones de dólares.Es preciso señalar que en las dos últimas décadas más de 200 millones de personas se han visto afectadas en promedio cada año por desastres. Ante esas estadísticas, es importante aumentar la capacidad de reaccionar con efectividad y rapidez a los efectos de los desastres; es decir, la resiliencia de nuestro país y sus comunidades.

Las organizaciones regionales e internacionales, la sociedad civil, incluidos los voluntarios, el sector privado, la comunidad científica, los medios de comunicación del sector público y privado y el gobierno tenemos la enorme tarea de reconstruir el país a partir de establecer un Plan de Acción efectivo para la reducción de desastres y sea posible la reducción considerable de las pérdidas ocasionadas por los desastres, tanto las devidas como las de bienes sociales, económicos y ambientales.

La Declaración Universal de Derechos Humanos establecida el 10 de diciembre de 1948 en París en su artículo 3º señala “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad”. Tristemente en México es casi imposible asegurar que existe responsabilidad hacia la política de seguridad.

En el pasado las grandes civilizaciones incluyeron la seguridad como parte de su vida cotidiana e invirtieron grandes recursos económicos.Si cada año en nuestro país se invierten cantidades estratosféricas de dinero en seguridad informática, bancaria, privada etc., es momento de invertir más del 4% del PIB anual en la seguridad de todos los mexicanos como un derecho que nunca puede ser vulnerado antes, durante o después de una crisis o un desastre.

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Algún día seré periodista, mientras tanto disfruto lo que hago.

Be first to comment