#CircuitoIndio Charlie Montana, un rockero de antaño

Compartir

Imagen relacionada

Charlie Montana es un viejo rockanrolero, de esos de antaño de los que acostumbraban a tener noches de rock en los bares, porque preferían ahogarse en alcohol acompañados de su instrumento de 6 cuerdas.

El gusto por la música empezó desde que iba en la escuela, en donde junto con amigos forma parte de “bandas de garage”. Es egresado de la Escuela Libre de Música José F. Vásquez y del INBA. En el 83 forma una nueva banda “perro negro”. En sus inicios abrieron los conciertos de VAGO, agrupación a la que después sería invitado y en la que estaría por lapsos que sumarían 8 años, durante unas pausas también colaboro con otra de nombre MARA. Tras varios intentos de armar algo en conjunto con otros artistas y no terminar de despegar su carrera, es que decide la lanzarse de solista.

Imagen relacionada

La primera canción que el apodado “novio de México” escribió, lleva por nombre Cayendo. En una entrevista a musiclife.com, relata que en 1984, tras un accidente muy severo, sufrió de una fuerte hemorragia en la mano y tuvo que ser intervenido por varios días. Cuando regresó a casa lo único que pasaba por su cabeza era escribir sobre la sensación que le dejó dicho problema.

Vigente durante todos estos años ha creado cierto estilo de características intensamente populares, vivencias citadinas, desamores, bohemias, excesos, etc. Alterna la cultura urbana y su muy particular ideosincracia; ha plasmado en el Rockanroll imágenes a veces irreverentes, a veces sarcásticas, otras veces melancólicas, jugando a veces con la poesía, la vanalidad, con lo kitch y lo divertido. Durante todos estos años ha creado cierto estilo de características intensamente populares, vivencias citadinas, desamores, bohemias y excesos. Se ha definido como un Rockanrolero, crítico y testigo, compositor, cantautor, trabajador de la música desde hace casi 25 años y con más de 21 disco grabados.

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo.

Be first to comment