“Si conservamos los encinos, conservamos los bosques”: Allen Coombes, curador del JBU

Redes Sociales

La imagen puede contener: 2 personas, barba

  • Concluyó el Taller Taxonomía de Encinos Raros en México, organizado por el Jardín Botánico de la BUAP, el cual reunió a expertos de México y Estados Unidos.

BUAP. 13 de septiembre de 2017.- La falta de planes y programas de conservación, así como actividades del ser humano, como pastoreo, desmonte y saqueo de madera, hoy colocan en peligro de extinción a unas 40 especies de encinos en el país, de las cuales alrededor de 20 se localizan en Puebla, Oaxaca, Hidalgo y Veracruz. Entre estas se encuentra Quercus pinnativenulosa, nativa de zonas húmedas, con distribución limitada y ciclo de vida largo, situada en bosques mesófilos reconocidos por su elevada biodiversidad, hoy severamente amenazados.

Abordar la taxonomía de los encinos raros que existen en México y elaborar la lista de los prioritarios porque están en peligro de extinción, reunió a expertos en el tema, de México y Estados Unidos, en un taller organizado por el Jardín Botánico de la BUAP, en colaboración con The Morton Arboretum, de Chicago, que hoy concluyó en las instalaciones de ese espacio universitario, en CU.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sentadas y mesa

México posee 160 de las 500 especies de encinos en el mundo, localizados principalmente en el hemisferio norte. Los bosques nacionales están conformados principalmente de encinos y pinos, de aquí la importancia de impulsar la colaboración entre los centros de investigación, universidades y gobierno, así como planes de conservación. La fórmula es simple: si conservamos los encinos, conservamos los bosques.

Así responde Allen Coombes, Curador del Jardín Botánico Universitario, de la BUAP, un espacio habitado por esta importante planta leñosa, lo mismo un árbol grande que un arbusto. Su directora, Maricela Rodríguez Acosta, señaló que en esta tarea han establecido una colaboración internacional con The Morton Arboretum, además de exploraciones dirigidas y organizar talleres y foros académicos con expertos en el tema.

“Otra tarea muy importante es concientizar a la población de la necesidad de conservar y cuidar los encinos; además, promover su estudio científico”, agregó.

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Algún día seré periodista, mientras tanto disfruto lo que hago.

Be first to comment