#Recomendación ’22, A Million’ de Bon Iver

Redes Sociales

Resultado de imagen para 22, A Million

Cuando se busca referentes del folk del último siglo, es indudable el recurrir a Bon Iver. Este proyecto musical/banda de un hombre, liderado por Justin Vernon, debutó en 2007 con un extraordinario For Emma, Forever Ago, el cual grabó encerrado en una cabaña, en el norte de Wisconsin, tras romper con su novia y su banda. En 2011 regresó con más melancolía, y nos presentó un material homónimo, ambientado en la tundra estadounidense. Tras varias problemáticas, por momentos se llegó a pensar que el multinstrumentista se retiraría de la música, algunos medios argumentaban que era debido a una fuerte depresión. Sin embargo, de las penas salen obras de arte y es así que, hace casi un año, conocimos 22, A Million. 

Desde el nombre, la portada y el título de las canciones, notamos un cambio radical a lo que la agrupación originaria de Eu Claire, nos tenía acostumbrados. El álbum abre 22 (OVER S∞∞N),  una mezcla de cuerdas, loops electrónicos, y la voz principal diciéndonos It might be over soon (esto acabará pronto), de principio a fin. 10 d E A T h b R E a s T ⊠ ⊠ (el título más raro que jamás había visto en una canción), es probablemente el corte más ensordecedor, debido a las tremendas percusiones, mientras los synths siguen apoderándose de la atmósfera.  En cada canción Vernon intenta romper esquemas sin importarle cómo. Es en 715 – CRΣΣKS que continúa la esoteria, pues sólo se escuchan versos que le exigen a Dios voltear y darse cuenta de que nuestro artista le habla.

Eso es, 22 a million es un álbum enteramente religioso, en el que el líder de Bon Iver busca el camino correcto para continuar y no perderse. La canción más completa de este material conceptual, es, sin duda, 33 “GOD”,  un magnífico piano, mezclado con loops y sencillas, pero estruendosas, percusiones, sin dejar a lado el romanticismo, inherente en sus primeros 2 trabajos. Recordamos el origen de la banda, cuando nos topamos con 29 #Strafford APTS, y sus sutiles y bellas cuerdas, sin olvidarnos del predecesor del clavicordio.

El enigma continúa en 666 ʇ, un grito de pérdida de fe, o falta de reafirmación de la misma, manifestada por el artista. 21 M♢♢N WATER es de las joyas que combinan el antes y después de la agrupación, pues mantienen el misticismo y lo unen a una de sus especialidades, representar la naturaleza mediante música. 8 (circle) y ____45_____, continúan con la experimentación salvaje, sólo para llegar a 00000 Million, el cierre de este viaje de 34 minutos, en el que Justin nos deja claro, que sigue sin encontrar su rumbo.

22, A Million es un material totalmente experimental con tintes trasgresores, en el que Bon Iver deja clara su capacidad para seguir creando sonidos diversos, sin olvidarse de llenarlos de carga emotiva. Te invitamos a escuchar un material, con el que la folktrónica se apoderará de tu cabeza.

Be first to comment