HACIA FINALES DEL SIGLO, LA TEMPERATURA DEL PLANETA PODRÍA AUMENTAR DE 1.5 A 5 GRADOS

Redes Sociales

 

Facultad de Ciencias Biológicas lleva a cabo la Cátedra “Alfonso L. Herrera”, 15 y 16 de junio, en el auditorio de la Facultad de Ingeniería

BUAP. 15 de junio de 2017.- Hacia finales del siglo, la temperatura del planeta podría aumentar de 1.5 a 2 grados, según las proyecciones más optimistas, mientras que las más pesimistas indican que llegaría a 5 o más grados. De ocurrir esto último, un escenario posible es la conversión completa de los ecosistemas, según estimaciones de Enrique Martínez Meyer, investigador del Departamento de Zoología del Instituto de Biología de la UNAM.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pie y gafas de sol

Durante su ponencia “El cambio climático en México. ¿Es una amenaza para su diversidad?”, impartida dentro de la Cátedra “Alfonso L. Herrera” que organiza la Facultad de Ciencias Biológicas de la BUAP, el experto consideró que un cambio de una magnitud de 5 a 7 grados en la temperatura del planeta, puede provocar una conversión de los ecosistemas con un impacto directo en los seres vivos que los habitan. “Existe evidencia y elementos de que ante las alteraciones del ambiente, las especies han respondido a lo largo de los años de diferentes formas, desde su comportamiento, su fisiología y nivel genético”, refirió.

Con base en los registros fósiles y los análisis históricos, puntualizó que en caso de ocurrir esta conversión completa de los ecosistemas, hay cuatro patrones de respuesta de las especies: permanencia, migración, extinción y reorganización de comunidades.

La imagen puede contener: 9 personas, personas sonriendo, personas de pie, calzado y de traje

Martínez Meyer afirmó que la evidencia biológica del cambio climático comienza a ser abrumadora en el mundo, debido a que se han documentado procesos de colonización y extinción local en plantas, insectos e invertebrados, en diferentes regiones. Una de las evidencias de extinción más emblemática es la del sapo dorado, anfibio que habitaba el bosque de Monteverde, en Costa Rica.

Finalmente, resaltó que en México se desarrolla un amplio trabajo con relación al estudio del cambio climático; sin embargo, la mayoría de las investigaciones son de tipo predictivo, por lo que es necesario promover estudios históricos de las especies, para encontrar mayores respuestas con respecto al cambio climático en la biodiversidad.

La Cátedra “Alfonso L. Herrera”, 15 y 16 de junio en el auditorio “Antonio Osorio García” de la Facultad de Ingeniería, se realiza en el marco del aniversario número 30 de la Facultad de Ciencias Biológicas. El objetivo: ser un espacio en el que estudiantes, docentes e investigadores de distintas instituciones compartan conocimientos y experiencias sobre avances e innovaciones en el área.

La imagen puede contener: 2 personas, multitud

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo.

Be first to comment