José Alfredo Jiménez y la teoría del caos

Redes Sociales

caos

El poeta guanajuatense José Alfredo Jiménez nos ha dado mucho que pensar, una vez que hemos tomado nuestra tercera copa. No es broma, este señor toca fibras profundas, y aunque se le asocia directamente con las cantinas, resulta ser todo menos simple o simplón. No tengo las herramientas del maestro Mosiváis para hablar de José Alfredo, pero sí quiero mostrarte algo a partir de una de sus canciones.

Y nada más para que lo disfrutes, para escuchar a José Alfredo en otro estilo musical, y por recordar a la fallecida Betsy Pecanins, la Reina del Blues, escucha su versión de “No me amenaces”

Tal vez de las canciones más conocidas de José Alfredo sea el Rey.

Y precisamente estaba sobrio (o ese fue mi error) cuando me di cuenta de que este verso me decía algo interesante:

Una piedra
En el camino
Me enseñó
Que mi destino
Era rodar y rodar

No tanto por la interpretación directa,”no debes dejar de moverte, no tienes de otra”, sino por que obtiene este pedacito de sabiduría de la observación de una piedra.

Y eso me puso a pensar en que nuestras vidas son un sistema sensible a condiciones iniciales. A veces demasiado sensible.

Este concepto lo han vendido como “el efecto mariposa” una metáfora que sirve para explicar que ciertos sistemas, como el clima, el corazón humano, al tener tantos componentes tienen ecuaciones complejas; si en estas ecuaciones sustituyes un valor, obtienes un resultado, pero a diferencia de otros sistemas, si sustituyes un valor un poco diferente, muy poquito, obtienes un resultado que en nada se parece al anterior.

La metáfora se cita como “el leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo” y ha dado lugar a una serie de películas (malonas) con ese nombre, pero ha permitido entender y explicar fenómenos en economía, galaxias, humo y muchos más.

Y tal vez valga la pena recomendar la película “En el último trago”, donde actores de comedia que yo veía de pequeño en programas de risa, ahora actúan, en homenaje al Rey, una odisea en busca de lograr el último deseo de un amigo.

Y esto es un ejemplo de este aleteo mariposa, una frase en una cantina, que provoca un ciclón, la aventura de estos ancianos.

Entre parántesis te comento el shock que me dio ver a actores que vi como comediantes cuando era niño, y ahora en este trabajo dramático muestran que van mas allá de la risa fácil. Pero sobre todo el shock de ver que la vida no pasa en balde y cómo todos tarde o temprano nos vamos haciedo viejos.

Pero hay que tener cuidado, o como decía el maestro: “no hay que llegar primero, hay que saber llegar”

Decía que hay que tener cuidado y no confundir un sistema caótico, ese que es sensible a las condiciones iniciales, con un sistema que solo es complicado. No confundir complejo con elaborado.

Como las máquinas de Gilbert, que son “un aparato excesivamente sofisticado que realiza una tarea muy simple de una manera deliberadamente muy indirecta y elaborada, normalmente haciendo uso de una reacción en cadena” (wikipedia). Estas máquinas son llamdas así por las imágenes que de ellas hacía Rube Goldberg para revistas.

Mira esta máquina de Goldberg de Honda para que entiendas de lo que hablamos

Muchas de mis máquinas favoritas se mostraban en el programa japonés Pitagora Suitchi. De hecho, en Japón estas máquinas se conocen como dispositivos pitagóricos, y de ahí el nombre del mismo.

Mira algunos de estos dispositivos pitagóricos:

Estas máquinas me recuerdan las novelas en las que pasan muchas cosas, pero en realidad solo hay un único tema, y lo importante es no perderte, no olvidarlo. Como en la serie 13 Reasons Why. ¿ya la viste? Algunos compañeros ya y opinaron de ella.

O también podemos confundirnos y creernos que algunas cosas que nos estuvieron predestinadas, y olvidar que nosotros mismos fuimos construyendo nuestro destino y eso es más terrible. Me acuerdo del magnífico cuento de Clarke, La estrella. Por favor léelo o si no, mira la historia en esta versión que hicieron de ella en la Dimensión Desconocida en los ochentas.

Si esto del destino fuera cierto yo estaría más que agradecido, pues la historia de cómo conocí a mi esposa presenta dos o tres escenarios en los que estuvimos a punto de conocernos, pero que sin duda en ese momento no hubiéramos hecho química.

En vez del destino prefiero la idea de los sistemas caóticos. Por muchas razones. Tal vez la más importante me remite nuevamente a las piedras.

Imagina que estás en un estanque, jugando como cuando eras niño, o niña. En la orilla tienes un barquito de papel, como el que menciona Serrat:

Cuando el canal era un río,
cuando el estanque era el mar,
y navegar
era jugar con el viento,
era una sonrisa a tiempo,
fugándose feliz
de país en país,
entre la escuela y mi casa,
después el tiempo pasa
y te olvidas de aquel
barquito de papel.

Así, con tu barco aventurero estas en la orilla, pero otros amigos están lanzando piedras en el estanque. Algunas harán más emocionante la aventura de tu barquito, pero otras harán que peligre y pueda volcar.

Y en este caso el barquito son los planes, los proyectos que tienes en la vida.

Esto se me ocurrió sobrio, insisto porque tal vez eso me absuelva, aunque ya destapo el vino por el aniversario que menciono abajo. Se me ocurrió porque estaba pensando en laparticipación que tuve en TEDxBUAP: me gustaría que esta participación fuera para algunos como esa pequeña ola que hace que su barquito se mueva hacia aventuras emocionantes.

Para que la veas te comparto la liga del evento completo. Mi plática está a partir de la hora 3, minuto 7. Por cierto, cada que sale la pantalla blanca con el logo empieza una nueva plática.

Esta es la entrada de aniversario de este blog. El pasado 22 de abril de 2016 salió publicado el primer post: una invitación general para ser colaborador del blog, de parte de Radio BUAP, del maestro Ricardo Cartas, fue como esa piedra que cayó en mi estanque, y movilizó mi barquito para iniciar esta aventura que me ha llevado a escribir un libro y otra perspectiva respecto a la divulgación y la escritura y muchos nuevos amigos. Se ha movido el agua y ahora el vino da lugar al festejo.

Y te pregunto:  ¿Tu estanque está tranquilo? ¿Cuál será la piedra que te haga mover de tu zona de confort?

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment