Entrevista: Jehú Coronado López

Redes Sociales

La imagen puede contener: una persona

Por Juan Carlos Báez

En el marco de celebración del primer aniversario de mi programa –que sucedió hace aproximadamente un mes–, Space Pricks, me di a la tarea de invitar, como platillo fuerte del evento a Yo maté a tu perro, desde Santa Catarina, Monterrey. Hacía unos meses les había escrito con el mismo pretexto, de armar algo en Puebla, y después de ver que a partir de abril la banda se desintegraría, no dudé en volverles a escribir; las fechas se empalmaron a la perfección, y el evento –si bien salí poniendo dinero– fue todo un éxito.

Uno de los términos que me planteó Jehú Coronado –vocalista y guitarrista de la banda– para que tocasen en Puebla, era que les proporcionara hospedaje una noche. Dado que había una gran posibilidad de que durmieran en mi casa, y sin esperar a descubrir el mero día si se trataba de un asesino o pervertido sexual, decidí meterme a su perfil de Facebook e investigar un poco sobre él. Una publicación que me llamó mucho la atención fue una en donde Cultura Colectiva lo mencionaba, junto a otros poetas, como una joven promesa en las letras mexicanas. Al acabar de leer el artículo, inmediatamente busqué en Google algún otro poema suyo, y me encontré con su poemario Sangre, mismo que empecé a leer y terminó por gustarme.

Hablé con él sobre hacerle esta entrevista cuando visitara Puebla, pero me vi imposibilitado, pues armar un evento solo es mucho trabajo, y al día siguiente decidimos dar una vuelta al centro de la ciudad, para distraernos un poco. Le escribí por Facebook y le planteé la probabilidad de hacerla vía internet y por escrita (o sea, contestarla en el mismo Word); me contestó que sí, y pronto ya tenía las respuestas a dichas preguntas.

Jehú Coronado López nació en 1987. Reside actualmente en la ciudad de Monterrey, en Nuevo León, aunque es originario de Santa Catarina, municipio aledaño a la capital regia. Estudió Letras Hispánicas en la Universidad Autónoma de Nuevo León. En 2014 se le otorgó el premio nacional Salvador Gallardo Dávalos por su poemario “Sangre”, que fue publicado en el Fondo Editorial Tierra Adentro. Años atrás, publicó Apocalipsis Juanito (LuegoLuego Editores), Piedra (Atrasalante), y Un mal karma (UANL). Obtuvo una beca por parte del Centro de Escritores de Nuevo León en el año 2012. Aparte de eso, Jehú participa en varios proyectos musicales, siendo el más representativo Yo maté a tu perro.

No hay texto alternativo automático disponible.

¿Cómo te inclinaste a la literatura, y en especial a la poesía?

La verdad no sé por qué, pero recuerdo que de niño me gustaba leer cualquier cosa que encontraba. En mi casa no había muchos libros así que terminaba leyendo la Biblia o las revistas Selecciones. La poesía me llamó la atención en la preparatoria, cuando intenté escribir canciones, lo cual no lograba, y descubrí poemas en el libro de Español de la preparatoria, ahí fui interesándome más.

 La poesía se ha combinado, en muchas ocasiones, con el rock, pero cayendo a veces en la música de cantautor o la denominada “folk”. ¿Tú cómo la has sabido combinar?

Al principio trataba de separar muy claramente cada cosa que hacía; las canciones que sacaba con la banda salían casi por completo en los ensayos, la escritura de poesía la reservaba para cuando estaba solo en mi casa. Hasta hace poco comencé a ver las posibilidades líricas que podía explotar al escribir una canción.

 ¿Qué te gusta más, la poesía o la música? ¿Por qué?

No sé, las dos me gustan. La poesía es un buen medio de expresión y de reflexión, y la música me ayuda a no ser tan antisocial y funciona como catarsis.

¿Qué posición ocupa el poeta hoy en día?

Ni idea, no tengo mucho contacto con otros poetas como para poder responder. Para mí, actualmente el poeta existe sólo para ser visto por los demás poetas. Todo es vivir en una burbuja de confort.

¿Existen poetas del norte que también te gusten?

Sí, pues no recuerdo todos, pero puedo nombrar algunos. Jesús Carmona Robles, Diana Garza Islas, Iveth Luna, José Javier Villarreal, Juana Adcock, etc.

V

Proposición número 1:

un hombre, por delgado que sea, tiene tres dimensiones,

y es por tanto un sólido, no una línea.

si el grueso del hombre se reduce sin cesar con una dieta

   especializada,

el hombre se aproxima

más y más a lo que la geometría llama línea,

si bien nunca puede llegar a ser una verdadera línea

tampoco un verdadero hombre

Sangre, p. 41

En Sangre existen estructuras poéticas que confundirían a un lector que está acostumbrado a los sonetos. ¿Qué explicación podrías darles a ellos, al leer, por ejemplo, tu poeta de “Bases y procedimientos”, que es un esquema?

Creo que no les daría ninguna explicación, no me gusta tener que explicar lo que escribo. Sólo me gusta conservar el aspecto lúdico.

Entre cada poema describes síntomas de enfermedades psiquiátricas, o de conductas de este tipo. ¿Cuál fue la razón por la que hiciste esto?

Intentar hallarle un hilo a lo que escribía en ese tiempo.

Me parece que hay una fuerte crítica hacia la sociedad en el poemario, ¿estoy en lo correcto? Y si fuese así, ¿cómo surgieron los poemas que lo conforman? ¿En qué te inspiraste?

No lo hago a propósito, o de manera consciente pues, ya me habían dicho eso de la crítica a la sociedad. Pues yo sólo escribo de lo que tengo en la cabeza, aunque a veces no me dé cuenta si eso tiene ciertas inclinaciones. Me gusta pensar mucho sobre las cosas, pero no hablar demasiado. Supongo que por eso, cuando escribo, salen esas ideas guardadas.

La mayoría de los poemas de ese libro surgieron a raíz de invitaciones a lecturas de poesía. No me gusta leer textos viejos, siempre que me invitan escribo algo nuevo, especial para ese día. Así que son poemas para leerse en voz alta, esa fue su idea original.

 Durante el proceso de escritura de Sangre, ¿tu centro de atención era completar el poemario, o te diste la oportunidad de escribir otros poemas (o textos) por puro placer?

En ese entonces tenía la beca del Centro de Escritores de Nuevo León, para escribir otro libro llamado “Un mal karma”. “Sangre” es lo que escribía en mis ratos libres, para distraerme un poco de la obligación que tenía con la escritura del otro libro.

Pueden bajar su poemario Sangre dando click AQUÍ. Escuchen a Yo maté a tu perro en su Bandcamp, y apóyenlos comprando su música.

Estudiante de 18 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Algún día seré periodista, mientras tanto disfruto lo que hago.

Be first to comment