VW dona a Facultad de Ciencias de la Computación un robot industrial para uso didáctico

Redes Sociales

B Robot Kuka_opt

 Se trata de un robot que tiene gran impacto a nivel mundial en el sector industrial

         Servirá como una plataforma física para la aplicación de conocimientos

 

BUAP. 5 de abril de 2017. Volkswagen de México donó a la Facultad de Ciencias de la Computación de la BUAP un robot industrial de seis ejes, el cual será empleado en la aplicación de diferentes herramientas computacionales, lo que contribuirá al aprendizaje y práctica de los estudiantes de esta unidad académica.

Fabricado por la empresa alemana KUKA AG, dicho robot está adaptado para usarse en los sectores industrial y productivo, en los que puede realizar trabajos rudos en ambientes hostiles, ya que cuenta con un sistema de gama alta en cuanto a carga. Es capaz de trabajar con objetos que pesan de una a dos toneladas.

Gustavo Rubín Linares, coordinador de las áreas de Arquitectura de Computadoras y Laboratorios de Robótica Móvil de la FCC, informó:

“Este tipo de mecanismos servirá como una plataforma física en la cual los universitarios podrán aplicar sus conocimientos, ya que en muchas situaciones se requería de equipos de cómputo sofisticados y los resultados sólo se mostraban a nivel de interfaz gráfica o de simulación. Con la ayuda del robot será posible implementar, por ejemplo, algoritmos de inteligencia artificial y observar físicamente el desempeño del robot, e incluso resolver problemas o verificar propuestas de solución de forma física”, señaló.

Afirmó que una característica es que su software es muy amigable, puede ser manejado por usuarios que no cuentan con demasiada experiencia en este tipo de programación, además de que permite el desarrollo de nuevas aplicaciones y estrategias de control, basadas en conjuntos de sensores para que el robot tome decisiones, verifique su calibración y su grado de precisión, por ejemplo.

En el sector industrial, este tipo de robots tiene un gran número de aplicaciones, que van desde cargar objetos de alto tonelaje, pintar, realizar procesos de producción en serie y apilamiento, entre muchas más acciones.

Su apariencia no es la de un clásico robot humanoide; más bien, tiene la estructura de un brazo mecánico con seis ejes de rotación que le permite realizar diferentes movimientos de 360 grados; mide alrededor de cuatro metros de diámetro, pesa una tonelada y media y se le pueden integrar diferentes aditamentos para su funcionamiento.

Utiliza motores de corriente alterna de muy alta potencia y para su instalación necesita de una línea propia de alimentación de energía, así como características especiales del suelo, como por ejemplo, que tenga concreto reforzado para que aguante el peso mismo del robot y la fuerza de sus movimientos.

En la FCC se está trabajando en la adecuación del espacio físico, donde se instalará el robot, el cual será certificado por un técnico especialista. Se espera que comience a funcionar en la segunda mitad del año. De igual forma, se contará con un equipo de cómputo de base y un sistema de comunicación para el control y manejo del robot.

Rubín Linares subrayó que para la FCC es muy importante contar con una herramienta de este tipo, ya que amplía el alcance de las materias y los estudiantes e investigadores podrán aplicar sus conocimientos en un robot que es ocupado por muchas compañías, debido a su gran impacto a nivel mundial en el sector industrial.

Be first to comment