Las bibliotecas todavía existen y no podemos vivir sin ellas

Compartir

Biblioteca-montserrat_opt

A mí me parece que hay un ambiente muy especial en las bibliotecas. No importa si es una biblioteca especializada como la de la Facultad de Físico Matemáticas o muy moderna como la Biblioteca Central de CU, o si es antigua como la biblioteca Palafoxiana de nuestra ciudad de Puebla o la biblioteca La Fragua de nuestra universidad, todas tienen lo suyo.

Y digo que es como entrar a un lugar místico, sobre todo en aquellas en las que todavía priva el silencio. Hablar en voz baja, estar quietecito, te indica que no estás en un lugar común.

Hasta mister Bean lo sabe:

Y se me hace poco alocado pensar que te encuentras en un santuario que poco a poco será cada vez más sagrado.

Tal vez ya hayas oído de la Biblioteca de Alejandría por la historia que cuenta Sagan en Cosmos, aunque ya te la haya mencionado en relación a Hipatia.

Pero puedes profundizar mucho más en la historia de esta biblioteca en un libro muy bonito llamado El incendio de Alejandría, de Jean Pierre Luminet. De la reseña de Rosamaría Villarello   sale esta cita:

quemar los libros es quemar a los antepasados, quemar a tu padre y madre, quemar el alma, quemar con ella a toda la humanidad

No es raro pensar que el fuego es el enemigo de las bibliotecas, pero la cita completa que se acaba mencionar habla de los otros elementos. En mi blog hablé de cómo es que fui aprendiz de bibliotecario. Recuerdo con gusto las capacitaciones para mantener en buen estado los libros. Cuidando alejarlos de humedad y sequedad extremas, así como del aire que puede traer alguna polilla que se los coma.

Me acuerdo de cuando fui a ver El nombre de la rosa, con Sean Connery, que si no recuerdo mal acababa de hacer de papá de Indiana Jones. Ahora como Guillermo de Baskerville, es un monje estilo Sherlok Holmes que hace una investigación especial. Mira como la reseña esta booktuber:

Basada en el libro de Humberto Eco, recuerdo que me daba gusto enterarte de como cuidaban los monjes copistas los libros que tenían a su custodia. Este libro no es fácil y de hecho Eco debe escribir explicaciones sobre las frases en latín y las costumbres de la época, con lo que los textos a pie de página (o al final dependiendo de la edición) hacen un libro del doble de grueso. Más aún, Eco escribe Apostillas al Nombre de la Rosa para seguir explicaciones y discusiones sobre el mismo. Es un libro que no te debes de perder. O al menos la película.

Otra biblioteca que me ha picado la curiosidad es la de la tía Eleanor, en Corazón de Tinta. ¡Que rabia me dio de que se la quemaran los malos!  Comenté este libro en mi blog .

Pero veamos la opinión de otra booktuber:

Si el fuego es el enemigo natural del libro, la quema de libros es, de manera general, un muestra de intolerancia a otras formas de pensar. Se quemaron libro de cristianos y de musulmanes, libros infantiles como el de Harry Potter o libros de biología que no siguen las buenas costumbres.

Esta es la base de uno de los libros más bonitos que he leído. En Farenheith 451, de Ray Bradbury, los bomberos no se dedican a apagar incendios sino a quemar libros. Da hasta un poco de gracia esta escena:

https://youtu.be/mzyOyw6ZO_I

Montag es el protagonista, y al conocer a una chica cambia su idea acerca de los libros. La película, dirigida por François Truffaut, es tan buena como el libro.

 

Arriba mencionaba al aprendiz de bibliotecario, pero un verdadero bibliotecario escribió un cuento sobre un libro fantástico. Me refiero a Jorge Luis Borges, ese ser mitológico, que fue real en su momento, y que describía un libro infinito que te llevaba a la locura, El libro de arena. A mí se me antojaba que era una premonición, un adelanto a la web y a la procrastinación infinita que te lleva al navegar en ella, como lo mencionaba en su momento.

Aunque no todo está perdido.

Actualmente las bibliotecas empiezan a ser digitales, y ya sea que las tengas guardadas en tu lector digital (especializado o tableta) o que las visites en su sitio, siempre puedes pasar un buen rato de lectura. Por ejemplo, Open library tiene más de once mil ejemplares con cerca de dos mil libros en español.  Te recomiendo revisar el proyecto Gutenberg que pretende recuperar a los autores y ponerlos al acceso de todos. O puedes leer estos libros que ofrece la UNAM.

Y aunque pareciera que el formato digital prevalecerá, yo estoy de acuerdo con Asimov, que en su texto El Indestructible nos dice por qué el libro físico le seguirá ganando a los digitales.

Tal vez pronto los libros serán algo novedoso, como esto:

Regresando a la idea inicial, las bibliotecas tienen algo especial. Dime si no lo es así que Batman salta a la baticueva desde la biblioteca y Poe sitúa su poema El cuervo en una como se ve en esta escena de los Simpsons

Y no podemos olvidarnos de los bibliotecarios, estos superhéroes que cuidan de una gran biblioteca que contiene objetos mágicos.

Alaska es mejor conocida por aquella canción con Dinarama ¿A quién le importa?, pero a nosotros si nos importa ver su biblioteca y su forma de pensar:

Terminamos con dos listas de bibliotecas una con bibliotecas hermosas o interesantes y otra con las más extrañas. ¡A que te dan ganas de visitarlas!

 

Espero haberte picado el gusanito  y que pronto visites alguna biblioteca para algo mas que obtener WiFi. Un tip: ¡en la biblioteca central tienen una sección especial de cómics!

Por cierto ¿A ti te gustan los libros y las bibliotecas?

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment