La tarde de los muertos vivientes

Redes Sociales

Zombies_NightoftheLivingDead

Los zombis, tal como los conocemos hoy en día, fueron introducidos en 1968 por George A. Romero en la célebre película “La noche de los muertos vivientes”. Como es de dominio público la puedes ver por aquí:

Curiosamente Romero no les llamaba zombis. Antes de esta película, los zombis eran muertos que por magia vudú se movían a voluntad de quien hacía el hechizo. En el caso de Romero ni siquiera explica de donde salen o porqué están aquí, sólo intenta generar terror. Como el mismo dice:

No me importa lo que son. No me importa de dónde vinieron. Pueden ser cualquier desastre. Podrían ser un terremoto, un huracán, lo que sea. En mi mente, no representan nada para mí, salvo un cambio global de algún tipo. Y las historias son acerca de cómo la gente responde o no responde a este y eso es realmente todo lo que han representado para mí. Eso es lo que pensé que trataba libro Soy leyenda, de Richard Matheson. Wikipedia

Para entender por qué los zombis son peligrosos sin importar su furor o velocidad, recordemos primero la leyenda sobre el ajedrez y los granos de trigo.

Esta leyenda nos muestra que el ir duplicando los granos de arroz con relativamente pocos sumandos se llega a números enormes. La suma de las potencias de dos es un ejemplo de lo que en matemática se llama una serie geométrica.

Si en vez de arroz hablamos de una célula que se duplica, podemos ahora imaginar como una sola célula llega a convertirse millones de ellas en poco tiempo. Un óvulo una vez fecundado se empieza a dividir, de dos en dos, para ir convirtiéndose en un bebé. Este video lo explica de una manera maravillosa.

Otro tipo de células que crecen desmesuradamente son las del cáncer. Y de ahí la analogía con los zombis.

En estos días puedes ver en el cine una muy buena película de zombis de manufactura coreana: Estación zombi: tren a Busán.

En ella los zombis no son muy listos, pero como siempre, su ventaja es que son muchos. Y esto se debe a que el tiempo en que una persona normal, a la que llamaremos Susceptible, puede ser infectada por un zombi (un Infectado), puede ser muy corto, como en la película en cuestión. O puede haber Latencia, como en Walking Dead o Znation donde todos los humanos ya están infectados pero solo se vuelven zombis hasta que mueren, pero siempre hay infección.

Si cada zombi infectara a dos personas, y no hubiera forma de parar la infección, podríamos usar el ejemplo del ajedrez para calcular cuantas iteraciones necesitaríamos para infectar a los 7 mil millones de personas de la población mundial actual. Una iteración es cuando una nueva generación de zombis muerde a sus dos víctimas.  Haciendo las cuentas resulta que necesitas solo 32 iteraciones para tener más de ocho mil millones de personas infectadas. Si cada zombi infecta a sus víctimas en una semana, necesitaríamos solo 3 meses para infectar a la población mundial.

Las ecuaciones de la infección

Las enfermedades infecciosas se pueden estudiar con un modelo que resulta ser más complejo que el de ajedrez y se puede dar un vistazo al sistema de ecuaciones diferenciales resultantes en Wikipedia.

Una película que capta el trabajo de los que estudian las infecciones es Contagio (Soderberg, 2011). A los pocos minutos te pones paranoico y no quieres ni tocar una puerta.

Para la película [REC], se tiene un análisis interesante de las ecuaciones de infección en esta liga. Es una de nuestras películas de zombis favoritas, con el agregado de que no es anglosajona.

Afortunadamente en el modelo de las infecciones interviene el tiempo de latencia, la cantidad de infectados iniciales y también ¡los que se recuperan de la infección! Aunque en este corto nos muestran que recuperarse de una infección zombi puede no ser muy bonito.

En este Prezi de Elizabeth Atanasova se hace un análisis de distintos casos: con tratamiento, con infección latente, con cuarentena, e inclusive atacando a los zombis, a lo que llama erradicación. Se muestran las gráficas de la población de susceptibles contra de los zombis y se ve en cada caso quien gana. Tarda un poco en cargar porque tiene efectos de sonido e imágenes. Míralo en esta liga.

¿Qué hacer?

Como puedes ver, en casi todos los casos en que se inicia una infección los humanos no sobreviven. Uno de los últimos estudios mostraba que, si un zombi infectaba a al menos un humano al día, y la esperanza de no encontrarse a un zombi e infectarse era de 20 días, en menos de 100 días quedarían solo cien personas en la tierra. Mira el paper de estos alumnos de física en esta liga.

Si los humanos se defienden, habría una ligera esperanza de que la humanidad se renovara, después de un tiempo de coexistir con los zombis.

Pero todo esto es ficticio, o al menos hasta donde sabemos no hay zombis. Por lo que no sirve de mucho esta guía de sobrevivencia al apocalipsis zombi.

Pánico en las redes sociales

El pasado 4 de enero, por la tarde, se empezaron a difundir mensajes por las redes sociales. Fue una tarde de zombis. Twitter, Facebook y WhatsApp bullían con mensajes invitando a saqueos. Un caso documentado es este: Así es como se sembró el pánico en redes sociales tras el gasolinazo.

En este video se muestra un análisis que demuestra el origen de los mensajes que menciona el artículo.

Como se puede apreciar, hay tres tipos de usuarios de redes sociales, en particular de Twitter: los bots, los crédulos y los informados. Los bots son cuentas que publican automáticamente un solo tema o texto para hacerlo viral.

Haciendo la analogía, los bots serían los zombis, todos los demás usuarios seríamos susceptibles, pero los crédulos son altamente infectables. A estos se le puede dar un tratamiento: la información.

Si algo nos enseñan las películas sobre zombis, es que debes atacarlos cuando todavía son pocos, no debes dejar uno solo.

Inmediatamente después de que se detectaron estos mensajes, incitando a la violencia y el caos, circuló este otro mensaje que pretendía ser una especie de vacuna contra el rumor:

  1. Mantente sereno
  2. No repitas información que no te conste
  3. Procura compartir información verificada
  4. Si te es posible documenta gráficamente la información a compartir.

Personalmente pude ver, en mis redes sociales, como los crédulos (o todavía bots) intentaban volver a poner nerviosa a la gente después del viernes, y los demás les exigían pruebas y datos concretos. Estos zombis están quietos por el momento.

Con esto nos damos cuenta de cuanto nos falta aprender sobre el uso de las redes sociales. Que el estar conectados también tiene sus peligros. Es tan fácil oprimir un botón para compartir o retuitear que a veces actuamos como zombis y difundimos rumores como una epidemia. Ojalá estemos preparados para la próxima.

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment