Trump, Farrage, Daniel Ortega…El retorno de los brujos

Redes Sociales

trump

por: Francisco Cruz

En la víspera de la elección presidencial estadounidense pululan los comentaristas del tema, la mayoría de ellos enfocados en Trump y la posibilidad, remota pero real, de que se convierta en el próximo presidente de los Estados Unidos.

Un triunfo para regocijo de una inmensa minoría, principalmente de blancos casi iletrados que el desalmado capitalismo estadounidense ha marginado y que Trump ofrece vengar, invitándolos a hacer a América (sic) grande de nuevo.

El magnate ha identificado como autores del despojo a estos blancos –la auténtica América (sic) blanca, anglosajona y protestante –WASP- al partido demócrata, globalista, de corruptos, inmorales, negligentes con los secretos de Estado.

Los demócratas –en el evangelio según Trump- vendieron al país a través de los acuerdos de libre comercio –no importa que la esencia del TLCAN con México y Canadá se haya negociado y aprobado durante la presidencia de un republicano, George H. W. Bush.

Trump –lo sabemos y nos indigna- ha enfocado sus baterías contra México y la inmigración mexicana -narcotraficantes, violadores, criminales. China, que viola (rape) a los Estados Unidos comercialmente. Y los musulmanes, terroristas, a los que hay que prohibir el ingreso al país.

Mañana sabremos si la campaña de odio, insultos, mentira e ignorancia, del republicano pone a los Estados Unidos –y al mundo- a la orilla del precipicio.

Al igual que las maniobras, entre otros de Nigel Farrage, líder del partido eurófobo UKIP –y admirador del candidato republicano- produjeron la catástrofe que el brexit está significando para el Reino Unido y Europa.

Este retorno de los brujos, que encabezaría Trump aupado en la presidencia de los Estados Unidos, lo está propiciando el brexit, sin que nadie acabe de entender cómo unos dirigentes fueron tan irresponsables y la mitad del Reino Unido tan estúpida para estar sacando de la Unión Europea a su país.

El brexit hoy se enreda entre un posible bloqueo de acuerdo al derecho británico, mientras jóvenes y espíritus jóvenes hacen justificada mofa de los patrioteros partidarios de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que exigen transmitir el himno nacional –God save the Queen- todos los días en la televisión.

Los jóvenes y los espíritus jóvenes, irrespetuosos, lograron que un noticiero de la BBC transmitiera God save the Queen, ¡en la versión del grupo Sex Pistols presentada en 1977 con motivo del jubileo de plata de la reina Elizabeth II! Dice: “Dios salve a la reina y al régimen fascista que te hicieron un idiota, una bomba atómica en potencia…No hay futuro en el sueño británico”.

El brexit está enredado en la controversia legal que discute si el parlamento es competente para decidir sobre la salida británica de la Unión Europea, y que se está ventilando en la Suprema Corte de Justicia, mientras la premier Theresa May negocia, con la furia de cualquier extremista de UKIP, con Bruselas. En un contexto de creciente violencia xenófoba.

Porque, en efecto, retornan estos brujos, racistas, xenófobos y anti Unión Europea, que se presentan como líderes y partidos nacionalistas a lo largo del continente. Gemelos del Tea Party y de Trump, son, entre otros, el Partido de la Libertad, del holandés Geert Wilders; Alternativa para Alemania; Norbert Hofer, el ultraderechista austriaco; el PiS (Derecho y Justicia) polaco; y Marine Le Pen, la emblemática dirigente del Frente Nacional francés.

Los brujos de Europa tienen en puerta las elecciones presidenciales de Austria en diciembre, las legislativas de Países Bajos en marzo, en abril-mayo las presidenciales francesas y las legislativas teutonas en septiembre. Mientras pienso yo que en la Francia nacionalista, que reclama con Marine Le Pen ¡y hasta con Sarkozy! sus orígenes galos, el Islam –para horror de ellos- está más que asentado.

El Islam –soft? Lavado con agua de Javel- dd Rachida Dati, marroquí argelina, ministra de justicia con Sarkozy y actualmente eurodiputada; Najat Vallaud-Belkacem, nacida en Marruecos, actual ministra de educación nacional; Audrey Azoulay, de orígenes judeo marroquíes, actual ministra de cultura. Y en las letras, Tahar ben Jelloun, nacido en Marruecos; Yasmina Khadra, nacido en Argelia; y Leila Slimani, nacida en Marruecos y Premio Goncourt de este año.

Los brujos también retornaron en Asia con Rodrigo Duterte, el Trump de Filipinas que, obsesionado en combatir el crimen cuenta ya con 3000 muertos a sus espaldas, con apenas 4 meses de presidente del país. Y con Kim Jong-un el jefe de Estado de Norcorea, donde los brujos nunca se fueron, señor de horca y cuchillo, con varios asesinatos a su cuenta y el papel de guerrillero nuclear, tolerado -¿o manejado?- por China.

Finalmente, en nuestro espacio latinoamericano, la ridícula, despótica y corrupta pareja que forman Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, en Nicaragua, se ajusta plenamente al perfil de brujos. Daniel Ortega es desde 2006 presidente del país. Estuvo ya como cabeza del gobierno sandinista en los años 80, sufriendo a su regreso al poder en 2006 una metamorfosis: el guerrillero izquierdista que derrocó al dictador Somoza es hoy un corrupto, comodino personaje, que ha manipulado la constitución para eternizarse en la presidencia.

Ayer domingo, con su esposa, Rosario Murillo, como candidata a la vicepresidencia, se impuso con más del 70% de los votos en unas elecciones fraudulentas, en las que la oposición afirma que hubo una abstención del 78% -aunque el gobierno sostiene que la participación excede el 65%.

El guerrillero convertido en empresario, apapacha al capital doméstico y hace negocios con él y con impresentables socios extranjeros, se benefició de las dádivas venezolanas de otros tiempos, se colude con la iglesia católica local, y lleva más tiempo en el poder que el dictador Anastasio Somoza. Y hoy, de la mano de su esposa, esotérica y esperpéntica, consolida un poder dinástico rodeado de hijos, nietos y demás parentela que detentan los puestos clave del gobierno.

 

Be first to comment