Si me caigo 7 veces me levanto 8: Shirley Ann Muñoz

Redes Sociales

Soy una persona que lucha, no se da por vencida, si me caigo 7 veces, me levanto 8. Arriba del ring me siento libre, fuerte, valiente y poderosa, y creo que también los soy abajo del ring (…) Ojalá muchos vieran el boxeo como yo lo veo.

La vida ha sido una dura pelea por la vía larga para la boxeadora, Shirley Ann Muñoz Flores, que al igual que en su carrera en el pugilismo, su historia ha estado llena de golpes y algunas visitas a la lona, de la que se ha levantado como la campeona que es, no sólo en el ring, sino fuera de este.

Nació en los Estados Unidos pero fue registrada en sus primeros días de vida en Pachuca, Hidalgo, Muñoz Flores pronto mudó su residencia en forma permanente a Puebla, donde desde temprana edad lo suyo fue el deporte, mismo que probó en una gran cantidad de disciplinas.

A partir de los 12 años, la natación fue de los primeros que comenzó a practicar, le seguiría el futbol, el basquetbol y el voleibol; Sin embargo nadar seguía siendo la tendencia que deseaba continuar. En un paseo por el club Alpha 2, mientras estudiaba la preparatoria, descubrió el deporte que marcaría su vida: El Boxeo. Fue el profesor Wilfredo Peralta, quien le pediría traer un par de vendas y comenzar en el momento que ella deseara.

Cuando menos lo espero me puso a tirar guantes, le decía a la chica a la que le pegué: ay, perdóname, lo siento; Me daba cosa, eso fue a los dos meses.

Desde los primeros días denotaba habilidades superiores a las de un boxeador común, lo cual llevó a su entrenador a invitarla al torneo de los barrios del 2011.

Según sus palabras, sus ganas y su corazón fueron las que superaron su falta de técnica y su juventud en la disciplina. Desde que se subió al cuadrilátero, Peralta le motivó de gran manera con el fin de sacar lo mejor de sí; Su primera pelea fue contra una rival de mayor altura y más experiencia, a pesar de esta ventaja, las razones ya dichas hicieron que a los 4 rounds ganara por nocaut, después de sonar la campana de la victoria corrió en lágrimas a abrazarse con su madre, su abuela y su hermana, quienes siempre la han apoyado.

Las cosechas continuaron, es en el 2011 que el Mtro. Wilfredo le recomienda entrenar con alguien que llevaría sus capacidades a otro nivel, el Profesor Antonio Rico. Con su ayuda, en el siguiente año ganaría el torneo Nacional de Primera Fuerza, una fecha muy especial que se mantiene en su memoria, puesto que ese día celebraba su cumpleaños no. 17.

Su siguiente meta era la Olimpiada Nacional en Baja California, su objetivo siempre fue claro, una medalla de oro. Es ahí cuando un problema se le cruzaría en el camino, un fuerte dolor en el abdomen la llevaría al quirófano. El diagnóstico médico mencionó quiste ovárico, el deportivo un posible adiós a la presea aurea. Esto no fue nada para Shirley Ann, la motivación y las ganas superaron a su enfermedad, puesto que con todo y el dolor la añorada medalla llegó a sus manos.

En su vida personal seguiría la oportunidad de estudiar en la máxima casa de estudios de Puebla la carrera de enfermería, esto por recomendación de su ya amigo, Antonio Rico, quien, además de entrenar particularmente, trabaja para la Dirección de Deportes de Combate de la BUAP.

Sus logros le llevarían a encontrar una forma más de disfrutar el boxeo, entrenar a niños y jóvenes. Los cuáles acatan, obedecen y quieren mucho a Muñoz Flores.

No solo es tirar golpes, sino enseñar eso que tanto me gusta. Dicen que si tienes un talento, debes compartirlo para seguir creciendo

El pasado 5 de noviembre, volvió a conquistar el torneo de los barrios, algo que le trajo muchos recuerdos. Actualmente buscará se una representante Nacional en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, Japón, en el año 2020. Será un proceso largo, pero esto no le abruma, es uno de sus sueños.

Se visualiza en un futuro terminando con méritos sus estudios; Además trabajando en busca de impulsar al boxeo a nivel nacional; Un deporte que en nuestro país ha dado grandes resultados, pero según su visión, necesita un impulso aún más grande.

Soy una persona que ama su deporte, que es feliz con él, con su vida y ama la persona que es ahorita.

Estudiante de 17 años, me gustan los deportes y la música, acompañados de buena comida. Algún día seré periodista, mientras tanto disfruto lo que hago.

Be first to comment