Estudiantes de la BUAP ganan concurso de composición “Arturo Márquez”

Compartir

premios-musica-09-111-16-jmf-6
De tres galardonados, dos son de Puebla y son estudiantes de la BUAP: Horacio Fernández Vázquez y Víctor Daniel Castro Escobar, de la Facultad de Artes

BUAP. 13 de noviembre de 2016. Horacio Fernández Vázquez y Víctor Daniel Castro Escobar, alumnos de la Licenciatura en Música de la Facultad de Artes de la BUAP, fueron dos de los tres ganadores del Concurso de Composición “Arturo Márquez” para Orquesta de Cámara 2016, convocado por el Patronato del Centro Cultural Roberto Cantoral A.C. y la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes.

El primero con su pieza Gran Fantasía y Fuga Latina, subtitulada “Júpiter”, mezcla de barroco y clasicismo, además de ritmos inspirados en Silvestre Revueltas, Astor Piazzola y Arturo Márquez; el segundo, con su composición Habanos, creada con un modelo inspirado en la sucesión de Fibonacci.
Dicho certamen nacional reconoce obras creadas por artistas menores de 40 años, a partir de ritmos de la música tradicional o popular mexicana, con el objetivo de valorar y reconocer la riqueza musical de nuestro país e impulsar la carrera de jóvenes compositores. El premio a las obras galardonadas consiste en un monto de 50 mil pesos y su interpretación en un concierto durante el mes de diciembre, en el marco del Quinto Festival Artístico de Otoño, del Centro Cultural Roberto Cantoral.

premio-musica-04-11-16-jmf-7

Interés que deviene en pasión
Los inicios de Horacio y Víctor en la música se remontan a su infancia. El primero, a pesar de su padre estudió Física, su madre Computación y su hermana Economía, desde temprana edad vivió un ambiente familiar inclinado hacia la música. El segundo, igualmente, se introdujo en la apreciación sonora tras la influencia empírica de la familia.
Más tarde, tras el inicio de una formación musical en distintas instancias, ambos jóvenes decidieron dedicar su vida a este arte y se matricularon en el nivel técnico en la BUAP. Desde ese momento, notaron un interés particular en la composición.

“Me di cuenta que lo que más me gustaba era crear, que mi más grande ambición dentro de la música era hacer cosas que fueran propias”, indica Horacio.

Después de tres años de estudios, ingresaron en el 2014 a la Licenciatura en Música, de la Facultad de Artes de BUAP. Fue en la clase de composición, impartida por el doctor Gonzalo Macías, donde los estudiantes coincidieron y recibieron por parte del docente la convocatoria del concurso: “algo interesante es que debía ser una pieza con un ritmo que se haya arraigado en México, porque era un concurso homenaje a Arturo Márquez, cuyo trabajo representa la academización de la música popular”, menciona Víctor.
De esta forma, se dieron a la labor de trabajar una pieza para este concurso. “Este año fue mi primer intento y me eché al vacío. Aún no me siento experto en el ámbito como para meterme a cosas tan profesionales, pero este año tuve la fortuna de ganar”, apunta Horacio. Si bien tenía conocimiento de la convocatoria desde ediciones anteriores, ésta fue la primera vez que realizó un trabajo de este tipo.
Su pieza, Gran Fantasía y Fuga Latina, subtitulada “Júpiter”, se basa en la mezcla de dos corrientes musicales: la barroca, por medio de Johann Sebastian Bach, y la inserta en el clasicismo, a través de Wolfgang Amadeus Mozart. En cuanto a la parte de la composición latina, Horacio empleó ritmos y melodías inspirados en los trabajos de Silvestre Revueltas, Astor Piazzola y el mismo Arturo Márquez.
Por otro lado, Víctor ya había realizado antes trabajos relativos a la composición. En años anteriores fue acreedor a la beca del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA), con el proyecto titulado “Las leyendas de Puebla”, en el que trabajó un acercamiento a historias poco conocidas de la ciudad. Sin embargo, afirma que éste es el primer concurso que ha ganado. Su pieza, Habanos, está hecha con un modelo inspirado en la sucesión de Fibonacci.

“Tenía algunas ideas de qué es lo que quería hacer y al final me decidí por el son cubano. Tuve mis dudas porque consideré que quizá era necesario un ritmo que hubiera nacido en México, pero finalmente el son cubano tiene mucha importancia en nuestro país”, relata. De acuerdo con comentarios de sus amigos y su propia experiencia, considera que su método de composición es primordialmente visual: “me imagino una historia y, en este caso específico, me imagino una película y la música me lleva hacia allá. Generalmente ésa es mi forma de componer”.

Un impulso a la carrera de jóvenes compositores
El concierto de estreno de las piezas se llevará a cabo en 1 de diciembre en el Centro Cultural Roberto Cantoral. Este evento representa un estímulo importante en la formación de los jóvenes. Al respecto, el autor de Habanos indica: “En el caso específico de mi pieza, el bajeo que lleva el contrabajo es lo que más me llegó. Tengo la inquietud de saber cómo sonaría en un contrabajo real. Me emociona mucho poder escuchar mi pieza en vivo, y más con una orquesta que creo será bastante buena”.
Asimismo, la proyección en un concierto de esta magnitud sirve como medio de difusión del trabajo de los jóvenes creadores.

Ahora, después de haber sido galardonado, el estudiante aspira a realizar estancia académica en el extranjero. “Para el próximo año me gustaría hacer un intercambio, por medio de la universidad, a alguna de las escuelas que he visto en Inglaterra, Estados Unidos, Canadá o Francia”.
Víctor, por otra parte, planea continuar en el ámbito de la composición y conjuntarlo con su trabajo en el terceto de guitarra clásica al que pertenece. “Eso y la forma compositiva son mis dos caminos que, graciosamente, se han juntado: he compuesto algunas piezas para el terceto y ellos me han ayudado al darme su opinión sobre ciertos trabajos.”
Resulta importante destacar que aunque el jurado elige tres piezas como ganadoras, no existe una categorización por lugares que las clasifique, sino que las tres gozan del mismo reconocimiento. Además, destaca el talento de jóvenes compositores, ya que Víctor cuenta con 24 años y Horacio con tan sólo 20.
“El hecho de que no solamente dos estudiantes de Puebla, sino dos estudiantes de la BUAP, que son compañeros, hayan ganado, es algo bastante significativo. Habla de que algo se está haciendo bien en la escuela”, afirma el autor de Gran Fantasía y Fuga Latina. Además, agrega: “Espero que esto ayude al reconocimiento que tiene la BUAP, porque no sólo fue un ganador, sino dos. Espero que la eleve al estatus que merece como una universidad importante de música”.

Be first to comment