¿Los exámenes de la escuela te producen ansiedad y estrés? No todo está perdido

Compartir

Irritabilidad, insomnio, problemas alimenticios y cansancio físico o intelectual, son algunos de síntomas que se presentan cuando los exámenes son abrumadores para los estudiantes. Estas evaluaciones, al ser motivo de gran preocupación, representan en muchos estudiantes situaciones de estrés y ansiedad. Pero también en ocasiones las calificaciones y resultados pueden no ser los esperados debido a un “bloqueo intelectual” Pero ¿realmente esto es un problema sin solución alguna?

La ansiedad extrema se asocia a una incapacidad para llevar a cabo algunas tareas, pero según un estudio realizado por el  National Institute of Mental Health, la ansiedad moderada puede mejorar y mantener la concentración en las actividades que requieran atención. La ansiedad en general se caracteriza por producir estados de constante alerta y estos estados de alerta pueden tener algunas ventajas para los estudiantes, tanto al momento de estudiar, como al momento de responder una prueba.

Si la ansiedad se produce por una preocupación por aprobar exámenes, dicha preocupación puede ser aprovechada de manera positiva, pues esta condición motivaría a planificar horas de estudio, investigar y consultar los contenidos que estarán contemplados en los exámenes.

Resultado de imagen para examenes

Sin embargo, también puede ser común que en los estudiantes surjan algunos pensamientos irracionales con connotaciones negativas que generan angustia y preocupación al momento de estudiar para un examen. Ejemplo de algunas ideas son: “este examen es difícil y no podré aprobarlo”, “no comprendo nada, porque no soy inteligente”, “no importa cuánto me esfuerce, voy a reprobar”. ¿Pero cómo influyen estos pensamientos en el rendimiento académico?

Dichos pensamientos generan estados de ánimo que lejos de mejorar el rendimiento, pueden ser un factor de “bloqueo intelectual” por lo que algunas recomendaciones para poder sobrellevar las situaciones de ansiedad y de estrés por exámenes son:

  • La relajación.

Ésta puede ser una actividad que a muchas personas resulte útil. Pues el descanso adecuado, las horas de sueño y algunos ejercicios o actividades como el Yoga, pueden ser de gran utilidad para un estudiante que se encuentre abrumado por exámenes de gran importancia y dificultad.

 Imagen relacionada

  • Dedicar el tiempo a actividades recreativas

Pues estas son formas de mejorar el desempeño, no solamente en el ámbito escolar, sino que en el laboral e incluso el familiar y en las relaciones sociales. Caminar, hacer algún deporte, tener hobbies, o viajes, pueden ser actividades que disminuyan significativamente los niveles de estrés que los exámenes pueden representar. De esta manera, se generaría una mayor predisposición y motivación para dedicar horas de estudio a los temas de mayor dificultad.

  • Identificar aquellos pensamientos con mensajes negativos y replantearlos.

Por ejemplo: “Este examen es difícil y no podré aprobarlo” y cambiar por pensamiento más funcional: “Este examen es difícil, pero si me esfuerzo podré aprobarlo”, es decir: visualizar el examen como un reto y no como un obstáculo.

  • Realizar planeaciones de horas de estudios y dedicar mayor  atención a las áreas de mayor complicación.

Así, por ejemplo, un estudiante puede pensar: “no soy bueno para Inglés, pero es no significa que no sea inteligente, soy bueno en otras materias, por lo que solo debo dedicar más tiempo y esfuerzo a estudiar inglés”. Es este caso se comprendería mejor la importancia de planear más horas de estudio a las materias de mayor dificultad.

Resultado de imagen para examenes

Cuando existen complicaciones, y la ansiedad o estrés representan un preocupante  obstáculo para un adecuado desempeño en el ámbito académico, es conveniente la consideración de la asistencia psicológica, terapias cognitivo conductuales o la orientación de un profesional. Pues el problema puede tener algunas otras implicaciones.

No obstante, los niveles de ansiedad y estrés pueden reducir si los exámenes son vistos como un reto, más que una mera obligación. Y aunque los exámenes pueden ser descritos por los estudiantes como algo desagradable, (pero importante para aprobar materias), y pese al esfuerzo intelectual o estrés que éstos pueden representar, los exámenes o pruebas pueden también representar áreas de oportunidad para adquirir nuevos conocimientos y aprender de los errores. Después de todo, en palabras de John Stuart Mill: “Al estudiante que nunca se le pide que haga lo que no puede, nunca hace lo que puede”.

Principales fuentes:

  • Beck, J. (200). Terapia cognitiva: conceptos básicos y profundización. Barcelona, España. Gedisa Editorial.
  • Bausela, E. (2005). Ansiedad ante los exámenes: evaluación e intervención psicopedagógica. Revista Scielo. Recuperado de: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1316-49102005000400017
  • (2016). Ser ansioso también tiene sus beneficios. [En línea]. Universia México. [Fecha de consulta: 7 de octubre de 2016]. Disponible en: http://noticias.universia.net.mx/cultura/noticia/2016/10/03/1144190/ansioso-beneficios.html
  • Romero, S. (S.F.). ¿Ansiedad por los exámenes? 5 trucos para vencerla. [En línea]. Muy interesante. [Fecha de consulta: 7 de octubre de 2016]. Disponible en: http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/ansiedad-por-los-examenes-5-trucos-para-vencerla-291433414684

Contacto: romeroc_raul@outlook.com

Be first to comment