¿Revisas todo el tiempo las redes sociales? Puede deberse al síndrome FOMO.

Compartir

Por: Raúl Romero

El mundo moderno se ha caracterizado por la integración de nuevas tecnologías a los nuevos estilos de vida. Ejemplo de esto, es el uso habitual de redes sociales, con las cuales, los diversos usuarios pueden emplearlas para distintas finalidades. Ya que éstas son de gran utilidad para facilitar la comunicación, así como el uso con fines de entretenimiento; pero a pesar de los múltiples beneficios, existen también algunas consecuencias contraproducentes como lo es el Síndrome FOMO.

Este síndrome es común entre la población joven que hace uso excesivo de rede sociales cuya motivación principal de consultarlas es estar al tanto de lo que sucede dentro de éstas y “no perderse de algo”, ya sea de las publicaciones, comentarios, noticias, fotos, y demás notificaciones existentes de la red en cuestión. Es decir, se trata de la preocupación excesiva y constante de un usuario por estar al tanto de las publicaciones que puedan hallarse en el mundo virtual. Pero ¿qué impulsa a estar conectado gran parte del día?

El síndrome FOMO significa: fear of missingout, o “miedo a perderse algo”. Y resulta ser una forma inadecuada de relacionarse socialmente, donde un usuario busca la aceptación de más personas, ya sea por la forma en que se muestra a sí mismo en redes sociales y por la frecuente preocupación de estar actualizado e informado de la mayor cantidad posible de publicaciones de otros internautas o de sitios web.

Resultado de imagen para síndrome FOMO.

Algunas publicaciones en redes sociales pueden mostrar los momentos más agradables de los usuarios (por ejemplo fotos de conciertos, viajes, fiestas, logros académicos o laborales). Es éste un uso totalmente respetable, sin embargo, en el caso del síndrome FOMO, pero algunos usuarios pueden sufrir afectaciones a la salud mental por trastornos de ansiedad, depresión, angustias o baja autoestima, pues entre los afectados surge una idealización de la vida de otras personas y la insatisfacción social de la vida del usuario con este síndrome.

Es así que un usuario puede interpretar que es más interesante (o mejor de alguna manera) la vida de otras personas que también se encuentran dentro de las redes sociales y comparten sus buenos momentos, aún sin intención de afectar a otros. Esto conllevaría a una autoestima afectada, o sensación de inferioridad por la constante comparación respecto otros usuarios que comparten sus éxitos y parte de sus vidas en redes sociales.

Otro aspecto de los problemas asociados al síndrome FOMO, es la exclusión social. Para ello es conveniente tomar a consideración que el ser humano es un ser social que necesita un sentido de pertenencia y aceptación de los demás. Por lo que la identidad de los internautas, pertenencia e interacción en redes sociales puede llegar a cobra mayor relevancia que la vida real para encajar y ser aceptados en la interacción social con los demás.

Por lo que se presenta la necesidad de “estar al tanto” y “no perderse de algo” en las redes sociales, puede dar paso a una adicción al uso de smartphones y demás dispositivos con acceso a Internet, y por ende la constante consulta de contendidos disponibles en redes sociales. Es así que también surge el síndrome FOMO como una constante necesidad por estar conectado y estar al tanto de los acontecimientos y publicaciones de las redes sociales. Lo que significa una necesidad de “no quedarse fuera” de lo que pasa en las redes y de no pertenecer a la comunidad que interactúa dentro éstas.

Por último, cabe destacar que existen además también afectaciones en el rendimiento de actividades diarias requeridas por el desempeño en el entorno, debido al constante uso de dispositivos que facilitan el acceso a redes sociales y la “necesidad” de mantenerse conectado a ellas. Y dado a que el síndrome FOMO también se caracteriza por la falta de conciencia de su existencia entre los usuarios

y la incapacidad de mejora, es conveniente la ayuda de terapias y asistencia psicológica que contribuyan al tratamiento de trastornos a la salud mental asociados al inadecuado uso de redes sociales; esto con la finalidad de optar por hábitos más adecuados en el uso de las nuevas tecnologías.

Principales fuentes consultadas:

* (2016). FOMO: La enfermedad que desconoces aunque ya la tienes. [En línea]. Universia. [Fecha de consulta: 19 de septiembre de 2016]. Disponible en: http://noticias.universia.es/ciencia-tecnologia/noticia/2016/05/23/1139862/fomo-enfermedad-desconoces-aunque.html

* (2016). FOMO: el síndrome que padeces y aún no conoces. [En línea]. Entravision. [Fecha de consulta: 20 de septiembre de 2016]. Disponible en: http://noticias.entravision.com/2016/09/14/fomo-el-sindrome-que-padeces-y-aun-no-conoces/

* (2013). El síndrome FOMO: la obsesión de estar “on” para no quedarte “off”. [En línea]. bloggin zenith. [Fecha de consulta 20 de septiembre de 2016]. Disponible en: http://blogginzenith.zenithmedia.es/el-sindrome-fomo-que-el-miedo-no-te-pierda/

* García- Allen, J. (s.f.). Síndrome FOMO: sentir que la vida de los demás es más interesante. [En línea]. Psicología y Mente. [Fecha de consulta: 19 de septiembre de 2016]. Disponible en: https://psicologiaymente.net/clinica/sindrome-fomo

Contacto: romeroc_raul@outlook.com

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment